El Madrid no encontró su fútbol y dijo adiós a dos largos invictos

·2  min de lectura

Real Madrid comenzó el 2022 muy lejos de lo deseado. Es que, ante Getafe, se abrió camino en el año con una derrota en el Coliseum Alfonso Pérez, la que resultó dolorosa por su supremacía en la tenencia de la pelota pero, sobre todo, porque se le escurrieron de las manos dos extensas rachas y, en especial, la que sostenía como invicto en La Liga.

Los Azulones hicieron su propio partido y eso fue suficiente para generarle dolores de cabeza al equipo de Carlo Ancelotti. En su campo, con férreo bloque defensivo, trabajaron para contener a la visita y más con la ventaja conseguida, y que sería definitoria, en los primeros minutos gracias a Enes Ünal.

A partir de esta postura de los locales, que no pusieron reparos en ceder el balón, el Merengue se hizo con una amplia posesión y con una circulación constante de un lado al otro para vulnerar el planteo táctico del conjunto de Quique Sánchez Flores.

Pasó el tiempo en el recinto de Getafe y, por más disposición de la pelota que tuvieron, los Blancos siguieron irresolutos hacia el cierre y apenas generaron cuatro remates al arco contrario para aspirar al empate, cerrando con un tenencia del 74% en el global del encuentro.

Resulta contradictorio, pero la alta posesión es una herramienta a la que el Madrid no logró darle utilidad y que, en cierto punto, le resultó perjudicial. Tal es así que es la cuarta vez en la temporada en la que, con un porcentaje elevado, no consigue los tres puntos.

La mayor cifra la obtuvo ante Cádiz, con un 82%, en un juego en el que igualó sin goles en el Santiago Bernabéu. También como local y con una posesión que llegó al 76%, padeció un 2-1 contra Sheriff Tiraspol por Champions League, mientras que, frente a Osasuna, por el torneo, no pasó del cero pese al 75%.

Así como padeció desde el juego, el Real atravesó un sentimiento similar en dos registros relevantes. El primero de ellos y, tal vez, el más fuertes, ocurrió con el fin a su invicto en el presente campeonato español.

Desde la caída con Espanyol por 2-1, el pasado 3 de octubre, los de Ancelotti habían acumulado 11 cotejos sin ser superados, la que terminó este domingo, con un total de nueve victorias y dos empates en el recorrido.

A su vez, la otra marca que fue rota en la jornada está ligada directamente a su rivalidad con Getafe. Y es que, por primera vez desde agosto de 2012, el cuadro blanco fue derrotado por los Azulones, luego de una racha de 13 encuentros.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.