México está bajo lupa por lanzar insultos

Édgar Luna Cruz, enviado

DOHA, Qatar, noviembre 24 (EL UNIVERSAL).- La sombra, por ahora, de una nueva sanción de parte de la FIFA a la Federación Mexicana de Futbol se ha posado en plena Copa del Mundo.

La Comisión Disciplinaria del órgano rector del balompié mundial abrió un procedimiento contra la FMF, debido a los cánticos de los aficionados durante el partido contra Polonia.

Esto se hizo sobre la base del artículo 13 del Código Disciplinario de la FIFA, que prevé sanciones que van desde la multa económica, la pérdida de puntos y hasta la expulsión del torneo.

¿De qué se acusa a la FMF?

Hasta este miércoles, nada es oficial, más allá del anuncio del procedimiento. A la FIFA le molestó que, durante el juego frente a los polacos, la afición mexicana haya reaccionado como normalmente lo hace en un partido de la Liga MX o de la propia Selección: Con protestas contra el silbante y el público rival.

Según ha trascendido, el grito "¡Cul..., cul...", que se produjo cuando el silbante australiano Chris Beath fue a revisar el VAR para marcar el penalti en contra de México, fue una razón.

Y la segunda es por la popular manifestación: "¡El que no brinque es un polaco mar...!".

La FMF no ha recibido el comunicado por el procedimiento abierto, por lo que se ha reservado su posición al respecto.

Estos señalamientos de la FIFA no son nuevos para el futbol mexicano. Desde hace algunos años, la FMF entabló una disputa directa con el Comité Disciplinario, que trataba de castigar al balompié nacional; sobre todo, por el grito "¡Eeeh, pu...!".

Primero fueron multas —cerca de tres millones de pesos—, las cuales no se pagaron debido a que el caso fue llevado hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo. Después, vino el veto a los juegos de eliminatoria como local; hasta ahí llegó, aunque el riesgo de perder puntos o la eliminatoria estaba latente.

Y ha vuelto.

Posibles castigos

Si se trata de la primera vez, se disputará un partido con un número limitado de espectadores y se pagará una multa de al menos 410 mil pesos.

En caso de reincidencia, puede haber medidas disciplinarias como la implementación de un plan de prevención, multa, deducción de puntos, la disputa de uno o más partidos a puerta cerrada y la prohibición de jugar en un estadio.

Si es muy grave, una opción es la expulsión del torneo.