México cierra su preparación perdiendo contra Suecia

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- Ese gol de Mattias Svanberg, un tiro colocado que se fue entre un mar de piernas al ángulo inferior izquierdo, no puede borrar el buen juego que la Selección Mexicana ofreció ante Suecia.

Pero al final la derrota (1-2) queda y preocupa, porque las falencias defensivas son graves, el rival llegó tres veces y metió dos goles, y en ofensiva no se genera en demasía y se falla más.

La Selección ilusiona y preocupa, no todo está bien, no todo está mal, y eso no es la mejor forma de llegar a una Copa del Mundo.

Se acabaron los exámenes. Gerardo Martino dirigió 63 partidos para llegar a este momento, enfrentar la Copa del Mundo, iniciar el próximo día 22 ante Polonia, pero el último examen no deja del todo tranquilo.

México muy bien en cuestión de posesión. Gerardo Martino ha dicho que su equipo siempre será protagonista, irá al frente y así se mostró el cuadro nacional.

La Selección mal cuando no tiene los recursos, la imaginación no se presenta para abrir espacios cuando se encuentra ante una pared de hasta once hombres como lo propuso Suecia.

México muy bien cuando la pelota le cae a los que intentan ser diferentes, como Alexis Vega, Luis Chávez, Uriel Antuna e Hirving Lozano.

La Selección mal al momento de no aprovechar los desbordes, al no confiar en el centro delantero que se tiene en el área.

Y más mal al no poder controlar a los jugadores adversarios con habilidad, que rompen las formaciones a base de velocidad y picardía.

Bien y mal, México debió sacar más provecho de un juego en el que fue dominante aunque no contundente, teniendo un cabezazo de Carlos Rodríguez y un tiro al poste de Antuna, como mejores aproximaciones en el primer tiempo y con Vega generando mucho más en la segunda.

Y sufriendo cuando Suecia quiso soltar sus ataduras.

De resaltar la reacción que se tuvo cuando Suecia se fue al frente. En un contragolpe, Jorge Sánchez estaba muy adelantado, César Montes salió tarde a la cobertura y Rohdén a segundo poste, cerró la pinza para dar la ventaja a los europeos (53’).

El gol en contra dolió a los mexicanos, que ayudados por un equipo sueco que se retrasó, tomó de nueva cuenta el protagonismo, con Vega como punta de lanza, Lozano como el hombre diferente y la vuelta de Raúl Jiménez a la cancha.

Héctor Herrera sacó la chistera, metió un pase filtrado de maravilla, el cual Vega aprovechó para definir como grande de forma cruzada (59’).

México se volvió más dominador, tanto que en vez de preocuparse por marcar y ganar el juego, buscó demasiado que Jiménez tuviera opciones y sellara con letras de oro su regreso.

El juego se hizo adulto y México se descuidó. Un rebote le cayó a la entrada del área a Matthias Svanberg quien tiro colocado, alejando el balón de Memo Ochoa (83’).

Decir que México jugó mal sería exagerar, pero la derrota no deja tranquilo a nadie. A seis días del debut mundialista el Tricolor aún tiene fallas, demasiadas falencias que pueden pesar en Qatar.