México 86: la camiseta que usó Maradona en la final volverá a la Argentina gracias a la donación de un símbolo alemán

·4  min de lectura
El coleccionista argentino Marcelo Ordás aplaude junto con Lothar Matthäus; en el medio, la camiseta de Maradona
El coleccionista argentino Marcelo Ordás aplaude junto con Lothar Matthäus; en el medio, la camiseta de Maradona

Fue el momento sublime que terminó de coronar al rey del fútbol argentino de todos los tiempos. La final de México 86 significó para Diego Armando Maradona la consumación de un sueño que se había truncado en España 82 y que había ido edificando en suelo azteca con los goles a Inglaterra en cuartos de final y a Bélgica en las semifinales. El partido decisivo con Alemania y la consagratoria victoria por 3 a 2 le otorgó a nuestro país la segunda Copa del Mundo, pero además sirvió para que el planeta se rindiera a los pies del número 10 argentino.

Treinta y seis años más tarde, la casaca albiceleste que usó Maradona y que en el entretiempo del partido intercambió con el alemán Lothar Matthäus volverá a nuestro país gracias al gesto del mediocampista germano. “Esta reliquia tan importante va a tener un lugar perfecto en este museo. Diego Maradona no fue solo una leyenda muy grande del fútbol, creció una amistad entre nosotros. Era único, no cabe duda, en todo el mundo es reconocido Diego como leyenda y por eso me llena de orgullo estar aquí hoy”, dijo Matthäus, que entregó la camiseta al coleccionista argentino Marcelo Ordaz, en una ceremonia realizada en Madrid, donde el anfitrión fue el embajador de nuestro país en España, Ricardo Alfonsín.

“Siempre fue un gran honor jugar contra él porque, sencillamente, era el mejor; no solo como jugador, también como ser humano fue una persona muy importante para mí. Es una pena que no esté aquí hoy, pero Diego va a estar siempre presente en nuestros corazones y ahora también en el museo”, afirmó Matthäus, de 61 años, que cultivó una muy buena amistad con Maradona, con quien no solo fueron rivales a nivel de selecciones (también se enfrentaron en la final de Italia 90, donde se impuso Alemania), sino también en la liga italiana, donde el argentino vestía la camiseta de Napoli y el germano, la de Inter.

Una fanático de los objetos de fútbol

Marcelo Ordaz, dueño de la empresa Legends, es uno de los coleccionistas de fútbol más importantes del mundo. Fue noticia hace algunos meses cuando intentó comprar otra camiseta emblemática de Diego Maradona: la que intercambió con el futbolista Steve Hodge al final del legendario Argentina-Inglaterra de México 86. En medio de una subasta envuelta en polémicas, ya que la familia del astro argentino siempre negó que esa casaca fuera la que Maradona utilizó para anotar los dos emblemáticos goles con que la selección ganó el partido.

Marcelo Ordás frente a la camiseta de Maradona
Marcelo Ordás frente a la camiseta de Maradona

Sin embargo, a Ordás no le alcanzó. Al final de la subasta, la casa Sotheby’s anunció que la oferta ganadora fue de 7.142.500 libras esterlinas, el equivalente aproximado a 9.200.000 dólares. Y habría quedado en manos de un grupo de Abu Dhabi, cercano a la gente que maneja el Manchester City. Entre lágrimas, el coleccionista contó que hizo todo lo que pudo: “Esta armadura, esta reliquia era para ser llevada a casa y que todos los amantes del fútbol mundial la puedan apreciar. Y era la punta de lanza para que hubiera un acervo cultural de la selección argentina más importante de la historia. Pido disculpas, hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance”.

El coleccionista le agradeció a las personas que apoyaron esta iniciativa, como el futbolista de Barcelona Gerard Piqué y el presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia.

Marcelo Ordás es uno de los mayores coleccionistas de objetos de fútbol
Marcelo Ordás es uno de los mayores coleccionistas de objetos de fútbol

Marcelo Ordás es un reputado coleccionista. En 2018, por ejemplo, fue hasta el Vaticano donde le entregó en mano al papa Francisco -reconocido fanático de San Lorenzo- la camiseta que utilizó su ídolo René Pontoni, cuando el equipo de Boedo ganó el campeonato de 1946.

Ordás tiene piezas de colección como la casaca que usó el Tata Brown en la final contra Alemania de 1986 -aquella que rompió para poder meter el dedo y jugar sin dolor por la lesión que había sufrido en el hombro- y también la de Claudio Caniggia con la que le anotó el gol a Brasil, en los cuartos de final del Mundial Italia 90. Sobre esta última, Ordás contó que tenía 17 años y pudo acceder al vestuario tras ese partido. Allí se fundió en un abrazo con el delantero, que le obsequió la camiseta. En ese instante le surgió la idea de comenzar su colección.