Luisle Sánchez: "Mi mujer me dice que cuando me retire lo pasaré muy mal"

Sant Fruitós de Bages (Barcelona), 18 nov (EFE).- El ciclista murciano Luis León 'Luisle' Sánchez (Mula, 1983) admite en una entrevista con EFE que su mujer Laura le hace ver que el día que se retire lo va a pasar "muy mal", porque lleva montando en bicicleta desde que tenía cinco años.

A punto de cumplir 39 años, Luisle ha cambiado de equipo tras deshacer su compromiso con el Bahrain para firmar por el Astana, en un compromiso de 1+1 para volver "a un equipo ideal" para él como es el kazajo.

Con 36.000 kilómetros anuales acumulados en sus piernas, el murciano es de los que se cuida 365 días al año, que tiene el ciclismo como su estilo de vida, pero que admite que lo que peor lleva es mantenerse alejado de su familia, su mujer Laura y sus tres hijos.

"No me imagino mi primer día alejado del ciclismo, el día que me levante y sepa que se ha acabado, que no me voy a poner ningún dorsal... Mi mujer siempre me advierte que lo voy a pasar muy mal", comenta Luisle Sánchez en un encuentro en la sede de Sportmed, una empresa distribuidora de material deportivo.

Recuerda que lleva toda la vida con ello, que no sabe hacer otra cosa, pero asume que al final son etapas de la vida. "He tenido la suerte de vivir muy bien de este deporte, que me ha permitido conocer muchísimos lugares y que le estaré agradecido siempre al ciclismo y al mundo de la bicicleta", comenta.

El ciclista admite que no se está preparando para "el día después", algo que aparca para "cuando llegue" ese momento. "No lo pienso, porque mi prioridad es mi familia, mis hijos, después la bicicleta y habrá que prepararse, aunque no será fácil", insiste.

Preguntado sobre si ve en un futuro ligado al mundo del ciclismo, no lo ve muy claro: "Cuando deje la bici, muchos me dicen que tengo que ser director de equipo, pero los directores de equipo pasan muchos días fuera de casa... Si dejo la bici para estar más tiempo en casa, no sé si daré ese paso".

Luisle recuerda sus inicios y lo que ha cambiado el ciclismo. De aquellos tubulares de 21 a los actuales de 28, de los desarrollos de 52 a los de 54-55 de ahora; del peso de las bicicletas, de los grupos electrónicos, de los entrenamientos por velocidad y pulso a los entrenamientos por vatios, de las medias de velocidad...

"Me cuido los 365 días. No me relajo ni un mes, no me lo permito. Prefiero salir en bici todos los días que puedo, moverme. Camino, juego a tenis y lo que intento es que el cuerpo no se duerma y luego me cueste volver a coger la rutina de entrenamientos y es lo que hago", señala.

Seguramente ese es el secreto de su éxito, de estar al pie del cañón con casi 39 años. "Que los deportistas profesionales sean más longevos tiene que ver con la profesionalidad", apunta Luisle Sánchez, quien recuerda que en sus inicios, por ejemplo, los nutricionistas no tenían cabida en el mundo del ciclismo.

"¿Sabes quiénes preparaban el arroz o los cereales después de la carrera? Los masajistas. Ahora todo es muy diferente, hasta se pesa la pasta, se mide la ingesta de carbohidratos en carrera y todo eso suma para que tu cuerpo pueda durar mucho más de lo que duraba antes", insiste.

Afirma que no hace tanto "con 33 o 34 años te empujaban a irte, porque ya eres viejo" y ahora se ha visto cómo Valverde se retira casi con 42 años.

Habla de su cambio de equipo y agradece su paso por el Bahrain. "¿Por qué el cambio? Evidentemente, a día de hoy, el Bahrain es mejor equipo que Astana, pero no me he sentido cómodo, y no he venido a perder el tiempo, no tengo edad para hacerlo, ni tampoco quería hacérselo perder a nadie", dice.

Confirma que habló con el mánager de Bahrain y llegaron a un acuerdo para abandonar el equipo. Después surgió la posibilidad de volver al Astana de Alexander Vinokurov, donde ya estuvo entre 2015 y 2021.

"Era lo que necesitaba, quiero disfrutar, estar bien y volver a un equipo en el que yo he estado, en el que conocía a la gente. Ya no estoy en una edad de intentar cosas nuevas, porque tampoco tengo tanto tiempo. Quiero disfrutar y hacerlo bien. Astana es el equipo ideal para mi, si me equivoco o no, será cosa mía", confiesa.

Admite que la última temporada no ha sido "ni muchísimo menos un mal año", pero recuerda Luisle Sánchez que no ha conseguido ninguna victoria, siendo su primera temporada de profesional en la que no lo consigue.

"Las victorias son lo que cuentan, para mí individualmente, para las estadísticas... Si no ganas, aunque sea una carrera de un día, parece como si la cosa no ha ido bien", insiste.

Su contrato con los kazajos es de una temporada renovable a otra más porque ya va teniendo "una edad" y no sabe si una lesión "o cualquier cosa" le pueden impedir continuar.

El ciclista de Mula asegura que no tiene la referencia de Alejandro Valverde, que se ha retirado prácticamente con 42 años -él se retiraría con 41 si cumple su contrato con Astana-, y recuerda que su único objetivo es "disfrutar, hacerlo bien, ser competitivo y tener motivación".

"Continuaré mientras se cumplan estas cuatro cosas. Ahora la gente joven está apretando mucho y están ganando las carreras de tres semanas 'niños' de 20, 22 o 23 años. No quiero que llegue el día en que tenga que decir que sobro porque ya me estoy arrastrando, ni muchísimo menos", insiste.

Francisco Ávila

(c) Agencia EFE