Luis Suárez: ni la Libertadores con River ni la Sudamericana con Nacional, goleado por Goianiense

·3  min de lectura
Luis Suárez se lamenta durante el partido que disputaron con Atletico Goianiense
Luis Suárez se lamenta durante el partido que disputaron con Atletico Goianiense - Créditos: @Andressa Anholete

La prioridad del uruguayo Luis Suárez, relativa a tomar ritmo de juego de cara al Mundial, se quedó con una competencia menos. La Copa Sudamericana, en la que había debutado hace una semana en su impactante regreso a Nacional, fue un sueño fugaz.

La despedida fue con una dura goleada. Goainiense, tras el 1-0 en el Parque Central, cerró la serie con un 3-0 que lo clasificó a las semifinales, donde espera al ganador de la llave entre San Pablo (1) y Ceará (0). Goianiense cumple una gran campaña en el torneo continental, en contraste con el Brasileirao, en el que está penúltimo, en puesto de descenso.

En su tercer partido con la camiseta tricolor, Suárez volvió a ser suplente. El viernes, durante los 44 minutos que estuvo en la cancha, marcó el tercer gol en el 3-0 a Rentistas por el torneo uruguayo. Y además falló un penal. Evidentemente consensuó con el entrenador Pablo Repetto un plan para ir sumando minutos progresivamente.

El 1-0 de Goianiense

En Goiania, Nacional lo necesitó desde el comienzo del segundo tiempo -reemplazó a Emanuel Gigliotti- para intentar un milagro, ya que el equipo de Jorginho ganaba 2-0. Con gesto de preocupación por la temprana desventaja, Suárez observó la primera media hora sentado en el banco, entre el colombiano Castro y Juan Ramírez. A los 32 minutos, con otros suplentes empezó los ejercicios de calentamientos. Se frenó y quedó con los brazos en jarra, paralizado, con el segundo gol de Goianiense, en un contraataque conducido por el argentino Diego Churín y definido por Baralhas con un remate cruzado.

En un cancha pesada y bajo un clima cálido y húmedo, los movimientos de Suárez se hicieron lentos. Nacional tampoco tuvo el mejor juego para saber encontrarlo. La impotencia fue muy patente. Suárez no tardó en fastidiarse y discutir con Baralhas.

Goianiense fue irónico con Lucho Suárez en las redes

En una de las pocas acciones bien armadas por Nacional, Suárez alcanzó a conectar un zurdazo desde la puerta del área que atajó el seguro Renán. En un defectuoso cabezazo quedó en evidencia que está lejos de su mejor forma.

Goianiense hizo de su estadio Serra Dourada una fortaleza en esta Copa Sudamericana. Ganó los cinco partidos, tres por la etapa de grupos (Liga de Quito, Antofagasta y Defensa y Justicia), uno en octavos (Olimpia) y el de cuartos frente a Nacional. El único rival que le marcó goles en su campo fue Defensa y Justicia, que cayó 3-2.

Nacional quedó muy comprometido desde el comienzo, al defender mal un lateral local lanzado al área. Cándido falló en el despeje de cabeza y Churín le tocó la pelota a Luiz Fernando, que definió con un fuerte remate. Como en la ida en Montevideo, el equipo brasileño no necesitó de muchas llegadas para ser efectivo. Y Nacional se vio ante otro partido en el que debía reflejar su iniciativa y mayor posesión en goles.

El 2-0 de Goianiense

De local, Nacional no acertó en el último toque ni pudo con las atajadas de Renán. El arquero volvió a mostrarse en forma para despejar al córner un control con giro y remate de Gigliotti. Goianiense se sintió cómodo en el repliegue sobre su campo y la salida en contraataque. Nacional estaba obligado, pero no podía descuidarse.

Antes de la final de la primera etapa, el Puma Gigliotti estuvo cerca del gol al intentar conectar dos desbordes. El argentino soportó un desarrollo duro, con un codazo desde atrás sobre la espalda del zaguero Klaus.

El 3-0 de Goianiense

Diego Churín fue una de las figuras. Manejó muy bien los hilos. El argentino aprovechó otra mala salida visitante, esta vez de Coelho, para asistir a Luiz Fernando, que puso el 3-0 con un remate cruzado. La historia quedó definida con mucha anticipación. Suárez, que no vino a River porque quedó eliminado en la Copa Libertadores, con Nacional se quedó sin la Sudamericana.