Luis Suárez frena a la Real y el clásico sigue teñido de blanco

·4  min de lectura

Madrid, 24 oct (EFE).- El Atlético de Madrid se encomendó al olfato del uruguayo Luis Suárez para salvar un punto ante la Real Sociedad (2-2), que sigue como líder en solitario de LaLiga Santander por derecho propio, aunque ahora con tan solo un punto de ventaja del Real Madrid, que se llevó el clásico en el Camp Nou (1-2), y del Sevilla, ganador del Levante del duelo más goleador de lo que va de temporada (5-3).

No necesitó hacer su partido más brillante el conjunto del italiano Carlo Ancelotti. Le bastó con ser un equipo solidario y con la pegada en el área rival. El austríaco David Alaba se estrenó en estos duelos con un magnífico tanto que encarriló el triunfo y Lucas Vázquez lo remachó a poco del final.

El equipo del neerlandés Ronald Koeman, superado principalmente en la primera mitad por el fulgor del brasileño Vinicius, en cambio no aprovechó sus escasas opciones, sobre todo una del estadounidense Serginho Dest. Cuando tomó el mando tras el descanso apenas llegó y lo pagó. De nada le valió el primer gol como azulgrana del argentino Sergio 'Kun' Agüero. Era demasiado tarde.

El Real Madrid ganó su cuarto título seguido, algo que no lograba desde los lejanos años 60. Había sabido navegar en un clásico nada brillante, que busca nueva referencias lejos del brillo de tiempos cercanos. Con el marcador a favor manejó el choque como más le interesó ante un Barcelona impotente.

El cuadro blanco se situó provisionalmente líder a la espera del durísimo encuentro que tenía la Real Sociedad en el Wanda Metropolitano. Y el equipo de Imanol Alguacil, pese a la avalancha de bajas con las que se presentó en Madrid respondió de forma modélica. De hecho, soñó con ganar cuando se situó con un 0-2, pero el Atlético ejerció de campeón vigente, reaccionó, presionó y encontró de nuevo a Luis Suárez, que con un doblete salvó un punto.

Los Alexander, Isak y Shorloth, fueron una pesadilla para la defensa del Atlético desde el pitido inicial. El noruego superó a Jan Oblak antes de los diez minutos. Los planes donostiarras no le podían salir mejor. Más cuando el sueco, de falta directa, sorprendió al meta esloveno.

Pero el Atlético, como hizo ante el Liverpool, se levantó de un 0-2 a base de empuje auténtico ante una Real que poco a poco fue reculando. Luis Suárez, de cabeza (m.61) y luego de penalti cometido sobre él mismo (m.77), evitó la derrota del conjunto del argentino Diego Pablo Simeone, que queda cuarto a tres puntos del equipo vasco y empatado con Betis y Osasuna.

El partido del Ramón Sánchez Pizjuán de momento puede presumir de ser el que ha deparado más tantos de toda la temporada en una fiesta de golazos y también de clamorosos errores. No debió sufrir Sevilla de Julen Lopetegui, pletórico de entrada ante el Levante con un Óliver Torres excelso, pero se empeñó en complicarse la vida más de la cuenta.

Óliver, de volea a la salida de un córner, y Rafa Mir elevaron al marcador la buena puesta en escena del cuadro sevillista. Y aunque José Luis Morales sacó a relucir su calidad para acortar distancias, el brasileño Diego Carlos elevó el 3-1 antes del descanso, que después Munir El Haddadi elevaría a 4-1 con otro magnífico disparo.

El Levante parecía tocar fondo, pero se encontró con dos 'regalos', uno del meta serbio Marko Dmitrovic y otro del propio Diego Carlos, para meter picante al partido. El 'comandante' Morales y Melero situaron en el marcador un 4-3 que metió el medio en el cuerpo a la afición del cuadro hispalense. Para su fortuna el brasileño Fernando situó el ya definitivo 5-3 que confirma la ambición del Sevilla.

Si la 'sesión del almuerzo' fue vibrante en un lado de la ciudad, en el otro, ya por la tarde, no lo fue menos con una complicada victoria del Betis ante un Rayo Vallecano (3-2) que nunca se rindió y planteó dura batalla. El equipo del chileno Manuel Pellegrini sigue al alza y saca de los puestos europeos al sorprendente conjunto de Andoni Iraola.

También pudo ser un triunfo claro. En dos minutos (entre el 22 y el 24), Álex Moreno, un exrayista, y Juanmi Jiménez, pusieron el 2-0 en el marcador, pero un error del lateral zurdo verdiblanco, protagonista todo el partido, al entregar al balón a Óscar Trejo acabó en el 2-1 del francés Randy Nteka justo antes del descanso.

Álvaro García (m.65) igualó el partido ante la sorpresa del Benito Villamarín. Y, ambicioso, incluso saltó al césped el colombiano Radamel Falcao, pero justo después un claro penalti de Ivan Balliu sobre Álex Moreno lo transformó el brasileño Willian Jose para meter al Betis en los puestos europeos con su cuarta victoria en los últimos cinco encuentros y situarse a tan solo dos puntos de sus vecinos y del Real Madrid.

José Antonio Pascual

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.