Luis Roberto Alves Zague, el ídolo americanista cuya víctima preferida eran las Chivas

·5  min de lectura
Luis Roberto Alves Zague anotó 162 goles con el Club América de México (Foto: Simon Bruty  /Allsport)
Luis Roberto Alves Zague anotó 162 goles con el Club América de México (Foto: Simon Bruty /Allsport)

Luis Roberto Alves Zague tiene su nombre guardado en los libros de las Águilas del América. El futbolista nacido en México aunque criado en Brasil, demostró con talento y soltura que el sitio de máximo goleador del conjunto Azulcrema estaba destinado para él. Además, el jugador de 1.90 metros de altura entendió que los clásicos nacionales había que ganarlos a como diera lugar, eso sí, con goles.

La rivalidad entre el Club América y las Chivas de Guadalajara ha dado frutos al hervidor de los aficionados y es gracias a ella que el futbol mexicano se renueva año con año. No importa si uno va en la última posición y el otro pelea por los primeros puestos de la tabla general, lo importante es ganar el clásico nacional. Todo lo anterior lo comprendió Zaguinho, pues no se cansó de vacunar al acérrimo rival.

Luis Roberto Alves Zague anotó 162 goles con el Club América de México. REUTERS/Jorge García
Luis Roberto Alves Zague anotó 162 goles con el Club América de México. REUTERS/Jorge García

El llamado Clásico Nacional tiene la enmienda de mantener a los aficionados del futbol al pendiente del resultado. Los encuentros entre los clubes más importantes de México tienen personajes y protagonistas. La victoria es lo esencial. Para llegar al triunfo hay que mover la red y Zague lo hizo en varias ocasiones. Fueron 10 anotaciones con las que Zaguinho se consagró como el máximo anotador americanista en los derbis, así como 162 en todo su trayecto como americanista.

Para entender la importancia de Luis Roberto Alves con las Águilas hay que desmenuzar su travesía. Simplemente no se puede dejar de lado su pasado. En un principio, Zague cargó con un peso difícil de sostener, el de la historia de su máximo ídolo y allegado.

Su padre, José Alves, se convirtió en primera instancia, referente de los “Millonetas” por allá de los años 60. El apodo de “Lobo Solitario” se lo ganó luego de que fue un ariete significativo para la institución americanista. El brasileño fue campeón de copa con las Águilas en los torneos de 1962 y 1963; así como campeón de liga en la campaña 1965-1966. De ese modo, asemejar los números del mayor de los Alves no sería tarea sencilla.

Zaguinho nació en un nido Águila. Entre pláticas familiares y de vestidor, Luis Roberto creció en el seno americanista para emular a su padre y superarlo posteriormente en cuanto a números y campeonatos: “Me fui desarrollando como niño cuando mi padre y mi madre platicaban de lo que vivieron en México. Me platicaban lo que representaba el América acá. Eso se fue transformando hasta que algún día pude hacer que esas metas que me propuse de niño se convirtieran en realidad de forma individual”, narró Zague para el canal de Youtube de América.

El camino de Zaguinho inició de la mano de Panchito Hernández, famoso reclutador y quien tenía una sensibilidad única para fichar a jugadores que luego le daban la razón al directivo. De tal modo, Luis Roberto forjó su renombre él mismo y desde la cantera. El debut de Luis Roberto llegó en noviembre de 1985, para de a poco convertirse en goleador azulcrema. Dicha época fue la más ganadora de la escuadra americanista, la década de los 80´s.

El mexicano con ascendencia brasileña tenía una zancada envidiable y una zurda inmaculada. Esas dos virtudes fueron el sello del jugador americanista. Tan solo tres temporadas después de su debut, Luis Roberto Alves figuró en la posición de extremo izquierdo donde su olfato goleador le hizo realizar anotaciones que le valieron para levantar el título en la temporada 1987-1988 ante los Pumas de la UNAM. Ese trofeo sería el primero para el jugador y el séptimo en las vitrinas de los del Nido.

Un año después, Zague cerró la campaña 88-89 como 16 anotaciones y venciendo a la Máquina del Cruz Azul en la final de liga de ese año. El bicampeonato en torneos largos no sería visible sin la cuota goleadora del ariete con sangre brasileña. Si bien solo pudo levantar esos dos títulos de liga de manera presencial y uno desde la banca, además del Campeón de Campeones en cada una de ellas, Zague también colaboró para que los Azulcremas pusieran en alto el nombre de México cuando se impusieron en la Copa de Campeones de la Concacaf en tres ocasiones: 1987, 1990 y 1992.

Con América, Zague fue ídolo. Levantó ocho títulos; es el máximo anotador en los clásicos nacionales por parte de las Águilas y el máximo rompe redes en la historia del conjunto azulcrema. En cuanto a los aficionados es uno de los consentidos: lo eligieron como parte del once ideal de todos los tiempos. Luego de su salida de la escuadra de Coapa tras 12 años en 1997, Zaguinho deambuló por Atlante, una segunda etapa en el América, otra segunda etapa con los Potros de Hierro para finalizar y colgar los botines cuando vistió los colores de los Rayos del Necaxa en 2003.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La rápida maniobra de un policía en Chihuahua que evitó que un hombre saltara de un puente