Luis Enrique, el denominador común en los tres grandes escándalos arbitrales contra España

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El gol de Kylian Mbappé en la final de la Nations League forma ya parte de la lista negra de los escándalos arbitrales que ha sufrido España en fases finales de campeonatos internacionales. El delantero francés recibió un pase entre líneas de Theo Hernández claramente por detrás de la defensa, pero el árbitro interpretó que el toque de Eric García al intentar despejar le habilitaba.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En este caso hay una diferencia con algunos errores que hayan podido perjudicar a La Roja en el pasado. Y es que se puede considerar más una incoherencia del reglamento que un fallo arbitral, aunque se trata de una jugada complicada y cuya interpretación admite bastante debate. Sea como fuere, lo cierto es que los aficionados españoles no tardarán en olvidarla.

Muchas otras polémicas permanecen igualmente en la memoria colectiva de los aficionados españoles, destacando especialmente el codazo de Mauro Tassotti en el Mundial de Estados Unidos 94 y el arbitraje de Gamal Al-Ghandour en el de Corea y Japón 2002. Tanto en esas dos como en la sucedida ahora en la final de la Nations League hay un denominador común: siempre ha estado por medio Luis Enrique.

Luis Enrique tras recibir el codazo de Tassotti en 1994, protestándole junto a Fernando Hierro a Al-Ghandour en 2002 y en la final de la Nations League 2021. (Foto: Henri Szwarc / Bongarts / Getty Images / Andreas Rentz / Bongarts / Getty Images / Franck Fife / AFP / Getty Images).
Luis Enrique tras recibir el codazo de Tassotti en 1994, protestándole junto a Fernando Hierro a Al-Ghandour en 2002 y en la final de la Nations League 2021. (Foto: Henri Szwarc / Bongarts / Getty Images / Andreas Rentz / Bongarts / Getty Images / Franck Fife / AFP / Getty Images).

La figura del actual seleccionador nacional siempre ha estado rodeada de polémica, pero en esta curiosa coincidencia no tiene ninguna responsabilidad. De hecho, se le puede considerar la principal víctima. Y es que no ha tenido ninguna suerte con los arbitrajes cuando ha defendido a La Roja tanto en el campo como en el banquillo.

Seguramente lo más doloroso, sobre todo físicamente, fue el codazo que le propinó Tassotti en los cuartos de final del Mundial de Estados Unidos 94. Era ya el tiempo de descuento y España perdía por 2-1 ante Italia. El asturiano entró a rematar un centro de Andoni Goikoetxea y el defensor de la azzurra soltó el brazo para golpearle la nariz con el codo dentro del área.

De forma inexplicable, el árbitro húngaro Sándor Puhl no señaló nada, pese a que la sangre corría por el rostro de Luis Enrique que se marchaba del campo siendo atendido por las asistencias y jurando en arameo contra el colegiado sin apenas poder contener las lágrimas de impotencia y de dolor.

El destino le tenía preparada otra sorpresa desagradable al asturiano ocho años después de nuevo en un Mundial y también en la ronda de cuartos de final. Esta vez La Roja se enfrentaba a Corea, una de las anfitrionas de aquel torneo y sufrió uno de los peores arbitrajes que se recuerdan.

Luis Enrique formaba parte de aquel equipo que dirigía José Antonio Camacho, aunque empezó el partido en el banquillo. Desde ahí vio como en el minuto 50 Al-Ghandour anulaba un gol de Rubén Baraja, alegando una falta previa de Iván Helguera a un defensor coreano. Ya en el 78 de encuentro entró en el campo sustituyendo a Juan Carlos Valerón.

Ya en la prórroga fue testigo directo del gol anulado a Fernando Morientes después de que el juez de línea Michael Ragoonath considerara que Joaquín centró el balón por fuera de la línea de fondo.

Más protagonismo tuvo en la última gran jugada controvertida de aquel encuentro. Y es que el linier señaló fuera de juego cuando se plantaba solo ante el portero tras un pase de Morientes. La repetición demostró que estaba claramente habilitado.

El Mundial de 2002 fue el último torneo como internacional de Luis Enrique, que dejó la selección con el mal sabor de boca de lo que ocurrido aquella tarde en Gwangju. Las botas las colgaría definitivamente en el año 2004.

Ya en este 2021, ahora como seleccionador, la mala suerte se ha vuelto a cruzar en el camino del asturiano como integrante de La Roja con el gol de Mbappé en posición adelantada que significó el 2-1 definitivo para los franceses. 

Además, en la primera parte, hubo una mano de Jules Koundé en el área gala que el árbitro no consideró como penalti y que provocó las protestas de los españoles.

Ojalá que el de este 10 de octubre haya sido el último infortunio con la selección española de Luis Enrique, quien, pese a no conseguir ganar la Nations League, sale bastante reforzado de este torneo como ya sucedió en la Eurocopa. España plantó cara a la actual campeona del mundo y por un momento hizo soñar a la afición con volver a levantar un título.

VÍDEO | Esta niña ha roto todos los récords del fútbol al firmar un contrato con Nike con solo 8 años

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.