Luis Adrián Martínez: quién es el venezolano que se convirtió en el verdugo de Messi

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Luis Martinez, comete una dura falta ante Messi
MIGUEL GUTIERREZ

Tal vez los nervios le jugaron en contra. Podría haber sido la responsabilidad de representar al país. La presión del público presente en el estadio. O el hecho de enfrentar al reciente campeón de la Copa América. Habrá sido que la figura de Lionel Messi le aceleró las pulsaciones o bien, tener que ingresar a los 24 minutos de juego del primer tiempo para reemplazar a un compañero. Alguna de estas opciones pueden haber tenido alguna injerencia en el accionar de Luis Adrián Martínez, que derivó en su expulsión. La patada directa a la pierna de Messi, fue una acción que pudo haber terminado de la peor manera para el jugador argentino. Para el venezolano significó la expulsión y el apagón de sus sueños. Con ese episodio que causó escalofríos, la selección de Venezuela perdió como local por 3-1 frente a la argentina por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022.

Martínez apenas pudo jugar un puñado de minutos. Es uno de los jugadores de la renovación de la selección de Venezuela que está dando sus primeros pasos con la Vinotinto. De 28 años, la primera vez que salió del país fue para jugar la Copa América de Brasil, y siempre defendió los colores de clubes locales. En la actualidad juega para Deportivo La Guaira, pero su carrera comenzó en 2015, cuando se unió al Mineros de Guayana B, y luego pasó por Lala FC, Metropolitanos, Chicó FC de Guayana y Mineros de Guaya A. Es un defensor aguerrido, sólido y de marca. Tuvo su debut este año en la Copa Libertadores, marcó un gol ante Atlético Mineiro, y este año fue llamado a la selección por primera vez.

La Copa América lo tuvo en su lista de convocados y en Brasil, sumó sus primeros tres partidos como titular. Sin mayor revuelo, este defensor de 1,87 metros de alto y 89 kilos disputó la competencia con una buena performance. Pero, esta segunda oportunidad lo tuvo como protagonista de dos situaciones difíciles para su carrera. Durante la previa, Martínez arrojó un test de covid positivo -que luego se verificó y resultó ser un falso positivo) por lo que fue duda hasta el final del cierre de la lista. Esta situación, que alertó a todo el plantel, lo marginaron de la titularidad y por eso fue al banco de los suplentes. La segunda fue su expulsión.

Su foja de antecedentes es abultada: en 42 partidos por el torneo local (Mineros, La Guaira y Metropolitanos) suma cuatro expulsiones y 14 tarjetas amarillas. En los cuatro partidos que disputó con la selección nacional, vio su primera expulsión. Sin dudas, fue la que implicó más gravedad y mayor repercusión mundial.

Siete minutos fatales

A Martínez le tocó la responsabilidad de ingresar a los 24 minutos del primer tiempo por el lesionado José Manuel Velázquez, quien sufrió la rotura del tendón de Aquiles de su tobillo izquierdo. El conjunto argentino estaba en plena presión, y esa dinámica de ataque empezó a incomodar a la Vinotinto, por lo que Martínez debió entrar, acomodarse, enfocarse rápido y defender, aunque la desesperación por cumplir lo llevó a ser el villano de la película.

Messi era el líder de un contraataque para el conjunto de Lionel Scaloni. El diez le entregó un rápido pase a Rodrigo De Paul, pero antes de que pudiera buscar la devolución, Luis Adrián Martínez lo cruzó con un descalificador planchazo y frenó el ataque argentino. Primero, el árbitro uruguayo Leodán González le mostró la tarjeta amarilla, pero inmediatamente sus colegas del VAR lo llamaron para que revisara la jugada. Tras ver las imágenes, González no hubo dudas y le mostré el cartón de la expulsión.

Las repeticiones televisivas mostraron a Martínez con los tapones hacia adelante y revoleando a Messi, de manera impactante. Desde el suelo y tras revolcarse, el rosarino hizo ademán de pedir una tarjeta para Martínez.

Nos quedamos con uno menos muy temprano y lo sufrimos mucho. Hasta ese momento estábamos jugando bien ”, se lamentó Yeferson Soteldo, autor del gol venezolano, de penal. Lo sucedido desordenó al equipo local. Esa patada al minuto 31 directo a la pantorrilla de la pierna izquierda de Messi los condenó. La expresión de Martínez mientras los jugadores argentinos se acercaban a ver el estado del capitán, la cara de sorpresa, inocencia, inexperiencia expusieron aún más al defensor. “Su actitud parece producto de la ansiedad de dar todo contra el campeón de América, lo llevó a esto”, dijo Rafael Sotillo, periodista venezolano a Olé, ante su consulta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.