El “loop” de Boca, de Sebastián Battaglia a Hugo Ibarra: sacar lo que empezaba a funcionar para encontrar una idea... desde cero

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Hugo Ibarra asumió hace dos semanas y, al cabo de tres partidos, no ha dotado de una identidad a su Boca.
Hugo Ibarra asumió hace dos semanas y, al cabo de tres partidos, no ha dotado de una identidad a su Boca. - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Cuando Sebastián Battaglia se sentó frente al micrófono de la conferencia de prensa apenas consumada la eliminación de Boca a manos de Corinthians por la Copa Libertadores, y consciente de lo que generaría, expuso su inconformismo con la labor del Consejo de Fútbol –sin mencionarlo– en un mercado de pases que hasta entonces carecía de incorporaciones. E intentó plantear del plantel completo: una base consolidada en la cancha; incógnitas en el banco de suplentes. Pareció arriesgar su cargo para gritar en voz baja “¡ayuda!”, pensando en el futuro inmediato del equipo.

Este martes, en la caída por 2 a 0 frente a Argentinos por la Liga Profesional de Fútbol, Hugo Ibarra afrontó el tercer encuentro de su interinato con modificaciones ligadas a golpes (Darío Benedetto y Alan Varela sufrieron duros raspones ante Talleres), agotamiento (Óscar Romero) y bajísimo nivel (Juan Ramírez). Sin tener algo asentado en la formación inicial, también prueba. La elección de los reemplazantes Luis Vázquez, Jorman Campuzano, Nicolás Orsini y Exequiel Zeballos hizo que la cara del conjunto xeneize siguiera cambiando... para mal.

Un desconcierto: la impotencia de Boca frente a Argentinos.
Un desconcierto: la impotencia de Boca frente a Argentinos. - Créditos: @Mauro Alfieri

Lo conseguido por Battaglia (motivar y hacer jugar a un equipo que estaba derrumbado anímica y futbolísticamente), sin ser asombroso, era suficiente para seguir trabajando y proyectando. No obstante, nada de eso está ocurriendo. Es un nuevo amanecer, aunque queda sobrevolando la sensación de que no era el momento. Como tampoco el de la crítica de Battaglia, que pareció autoboicotearse.

Ibarra cambió el esquema este martes. “Sí, me gusta jugar con un futbolista suelto [enganche], como lo hice cuando dirigí la reserva. Pero la primera división es otra cosa”, había advertido en su presentación. Por eso, para ir a La Paternal decidió prescindir del 4-3-1-2 y pasar a un 4-4-2. Quizás las cortas dimensiones del campo lo llevaron a pensar ese dibujo: dos referencias de área para saltear líneas, o externos para desbordar y servir centros a los dos nueves.

Ibarra, reemplazante de Sebastián Battaglia como entrenador de la primera división de Boca, fue confirmado por el resto del semestre por el Consejo de Fútbol.
Ibarra, reemplazante de Sebastián Battaglia como entrenador de la primera división de Boca, fue confirmado por el resto del semestre por el Consejo de Fútbol. - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

No obstante, Boca no sólo no sostiene lo conseguido por el ex mediocampista central, sino que además va retrocediendo a pasos agigantados. La palidez se impone nuevamente, como desde hacía meses no ocurría. Además de que –otra vez– el equipo tiene la pelota sin profundidad, más allá de que según Ibarra la primera media hora frente a Talleres fue “perfecta”. En el estadio Diego Maradona, el juego jamás hizo pesar la presencia de los tanques Vázquez y Orsini.

Los volantes Campuzano y “Pol” Fernández, acostumbrados a jugar en triángulo, fueron dos esta vez y se vieron desbordados en el primer tiempo: el conjunto dirigido por Gabriel Milito manejó con soltura y convicción la pelota. Y el golazo de Gabriel Caravajal para abrir el marcador fue una clara evidencia, más allá del enorme mérito del mediocampista del Bicho: Campuzano quedó desacomodado en el retroceso y, al momento en el que Caravajal se acomodó para el derechazo, Pol quedó lejos de tapar el remate.

Compacto de Argentinos 0 vs. Boca 2

Otra muestra de la impotencia de Boca en ese primer período estuvo en este último: fue a presionar arriba y dio una dura patada desde atrás. Sue fue amonestado al descanso, cuando Boca acababa de recibir el segundo tanto mediante un cabezazo de Gastón Verón.

La segunda tapa se tornó aburrida. Argentinos, inteligente, le cedió mucho el protagonismo al conjunto diseñado por Ibarra, que con el correr de los minutos apostó a los ingresos de algunos de aquellos titulares a los que había descartado como tales (Benedetto, Romero y Ramírez).

Exequiel Zeballos es hoy por hoy el único jugador que genera algo distinto en Boca; en sus primeros partidos Ibarra lo excluyó de la alineación titular.
Exequiel Zeballos es hoy por hoy el único jugador que genera algo distinto en Boca; en sus primeros partidos Ibarra lo excluyó de la alineación titular. - Créditos: @Mauro Alfieri

Si la intención inicial fue ser un equipo directo en los extremos y potente en el área, no se concretó. Si con las modificaciones se intentó darle al equipo la identidad de los dos partidos anteriores –en realidad, aún no se sabe cuál es–, más perdido pareció estar. Boca vuelve a ser una incógnita que mueve la pelota y sólo por el atrevimiento de Zeballos encuentra algo diferente: el juvenil al que Battaglia empezaba a asentar es aquél al que Ibarra sacó porque “debe seguir aprendiendo”, y al que los hinchas quieren ver titular.

No hay grises: durante las nueve fechas de la Liga, Boca solamente pierde (cinco veces) y ganar (cuatro). En la irregular campaña, la problemática vuelve a exceder los resultados: trabajar para encontrar una idea, evidentemente desde cero. En su momento lo consiguió Battaglia y ése es el desafío de Ibarra. No para asentarse en el puesto, sino para no generarle al club más dolores de cabeza que los que arrastró en cuestión de dos semanas.

El director técnico -ratificado por la dirigencia hasta diciembre- se retiró en silencio del estadio Diego Armando Maradona tras la caída. Suspendió la conferencia de prensa, en un escenario que es cada vez más preocupante para el equipo xeneize.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.