Loeb y Branch superan con nota el test para el 'Empty Quarter'

Redacción Deportes, 11 ene (EFE).- El Dakar 2023 se adentra en el 'Empty Quarter', el cuadrante vacío, de Arabia Saudí. Los pilotos afrontaron este miércoles un test de preparación para lo que tienen justo por delante: un maratón de dos días sin asistencia técnica en el temido desierto de Rub al-Jali. El francés Sébastien Loeb (Prodrive) y el botsuano Ross Branch (Hero) pasaron con nota la primera incursión en esa zona en la que solo hay arena.

Ya sin los españoles Carlos Sainz (Audi) y Joan Barreda (Honda), que abandonaron el martes tras sendos accidentes, el Dakar tuvo su toma de contacto con ese territorio sin habitantes que amenaza la relativamente tranquila situación en la que se encuentra el líder en coches, el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), acostumbrado a ese tipo de escenario, y el incipiente primer puesto del argentino Kevin Benavides (KTM) en motos.

Loeb confirmó que está en racha y se anotó la tercera victoria consecutiva en el Dakar, la cuarta que consigue en esta edición, una corta especial de solo 114 kilómetros (pero con 510 kilómetros de enlaces) en la que Al-Attiyah mantuvo el rumbo hacia su quinto Touareg sin arriesgar.

El alsaciano, esta vez sí -en la anterior etapa se presentó tarde en la salida-, abrió pista y cumplió la misión con sobresaliente entre Haradh y Shaybah.

El nueve veces campeón del mundo de rallies se presentó en la meta tras haber invertido 1h48:32 en la especial, con más de tres minutos de ventaja sobre el sueco Mattias Ekstrom, el único piloto que le queda a Audi en el Dakar tras los abandonos de Sainz y el francés Stéphane Peterhansel. El brasileño Lucas Moraes (Toyota) fue tercero a 5:22.

Al-Attiyah cedió 5:45 respecto a Loeb, pero, a falta de cuatro etapas para la conclusión del Dakar, aventaja al francés, tercero en la tabla de tiempos, en 1h37:23, mientras que a Moraes, segundo, le saca 1h21:34, una renta que le permite afrontar con relativa tranquilidad las jornadas que restan, incluso el maratón del 'Empty Quarter'.

TRIUNFO PARA BRANCH, LIDERATO PARA KEVIN BENAVIDES

Ross Branch logró su segunda etapa en el Dakar 2023, la tercera del fabricante indio en todas sus participaciones, y el argentino Kevin Benavides (KTM), que aún no ha estrenado su casillero de victorias en la actual edición del raid y fue cuarto este miércoles, se hizo con el liderato de la general de motos en detrimento del estadounidense Skyler Howes (Husqvarna).

El sudafricano Michael Docherty, que compite en Rally2, el segundo nivel en motos, marcó el mejor tiempo en el primer punto de control, el del kilómetro 29, y estuvo cerca de dar la sorpresa a los profesionales.

El valenciano Tosha Schareina, que subió hasta la cuarta posición en la etapa del martes tras habérsele ajustado el tiempo por parar a ayudar a Joan Barreda, rodó tras el trío que abría etapa y solo cedía 1:09 en ese 'waypoint'.

A mitad de especial, en el kilómetro 60, Van Beveren mejoró el tiempo de Docherty en once segundos y aventajaba en veintiuno a Kevin Benavides. A menos de un minuto del de Honda se encontraban también Branch y el chileno Pablo Quintanilla (Honda).

En el último punto intermedio (km.84), el argentino le recortó once segundos al francés, que seguía al frente, pero con solo un segundo sobre Branch, que fue el que se llevó la victoria en meta.

El mayor de los Benavides fue cuarto en la etapa, pero su regularidad le ha dado el liderato de la general. Le metió 6:38 a Howes y ahora le aventaja en 1:29. El australiano Toby Price (KTM), que cedió 7:16 respecto al argentino, es tercero a 2:10.

Schareina y Lorenzo Santolino, mejoraron el tiempo de Price y Howes en meta, a 7:18 y 7:26, respectivamente, del ganador de la etapa. Branch batió en 21 segundos el crono de Van Beveren y en medio minuto el de Docherty, que le acompañaron en el podio de la cronometrada.

En Original by Motul, Javi Vega fue tercero y le recortó casi dos minutos al sudafricano Charan Moore, que conserva una renta de 21:40 en la clasificación.

PRIMERA VICTORIA DE FARRÉS

El español Gerard Farrés (South Racing) ya tiene su primera victoria del Dakar 2023 al imponerse en la especial de la décima etapa de la categoría T4 (SSV, vehículos de serie modificados).

El manresano, que en 2022 fue segundo tras el norteamericano Austin Jones, completó el recorrido por las dunas en 1h58:22, con 55 segundos sobre el polaco Marek Goczal (Energylandia) y 1:08 sobre el hijo de este, Eryk (Energylandia).

En la clasificación general, a falta de cuatro etapas, Farrés es tercero, a 6:47 del líder, el lituano Rokas Baciuska (Red Bull), y a 3:07 de Eryk Goczal.

En prototipos ligeros, el estadounidense Seth Quintero (Red Bull) se anotó el triunfo con solo 37 segundos sobre el chileno Ignacio Casale (X-Ride Yamaha) y la española Cristina Gutiérrez (Red Bull) fue quinta. El belga Guillaume de Mevius (Red Bull) acabó duodécimo la etapa pero lidera con 7:48 sobre Austin Jones.

El brasileño Marcelo Medeiros triunfó en quads por delante del argentino Manuel Andújar y el chileno Giovanni Enrico. El francés Alexandre Giroud, quinto, cuenta con una ventaja de 1h17:56 sobre el argentino Francisco Moreno Flores en la general.

En camiones, el líder, el checo Ales Loprais (Praga) no tomó la salida de la décima etapa al haberse puesto a disposición de las autoridades a raíz del accidente que acabó con la vida de un aficionado italiano en la jornada anterior del raid.

El neerlandés Pascal de Baar, que no ganaba desde 2016, conquistó la especial por delante de sus compatriotas Mitchel van den Brink (a 22 segundos) y Janus van Kasteren (a 1:12), que es el nuevo líder con 22:41 de ventaja sobre Martin Vandenbrink y 51:07 sobre el checo Martin Macik.

En Classic, se impuso el checo Urbano Clerici (Nissan), el español Carlos Santaolalla (Toyota) fue segundo y Juan Morera (Toyota) sigue líder con 95 puntos de ventaja sobre su compatriota, mientras que Fernando Navarrete tuvo que abandonar tras un accidente en una duna cortada.

Carlos Alberto Fernández

(c) Agencia EFE