Cómo llegan Boca y River al Superclásico

·2  min de lectura

El partido más importante del fútbol argentino se jugará en La Bombonera. Boca Juniors recibirá a River Plate en un Superclásico que podrá mejorar el panorama para uno u otro de cara al final de la Liga Profesional, por lo que habrá mucho más que tres puntos en juego.

Precisamente, llegan a este compromiso con una realidad similar debido a que tienen el mismo puntaje: 29 unidades. Además, se ubican a cuatro puntos de Atlético Tucumán y Gimnasia y Esgrima La Plata (33), los líderes, y una victoria les permitiría achicar distancia en la tabla.

Sin embargo, existen diferencias: el Xeneize ganó nueve encuentros, empató dos y sufrió seis derrotas mientras que el equipo de Marcelo Gallardo consiguió ocho triunfos, igualó en cinco ocasiones y perdió cuatro encuentros. Igual, hay diferencias, sobre todo en los arcos.

El Millonario es el equipo que más goles convirtió en lo que va del torneo (27) y saca diferencia del resto, mientras que en el caso de los dirigidos por Hugo Ibarra, sus números lo equiparan próximos a los que más tantos recibieron (22), como Barracas Central o Lanús (26).

Boca-River
Boca-River

Desde el aspecto deportivo, ambos tendrán ausencias, aunque por el lado de Boca se sentirán en mayor medida: Exequiel Zeballos y Sebastián Villa se lo pierden debido a sus respectivas lesiones. En la visita, el que no estará es Bruno Zuculini, suspendido por expulsión.

Por otra parte, son varias las incógnitas para este juego. En el local, Marcos Rojo se retiró con molestias en el aductor izquierdo del entrenamiento del miércoles por lo que encendió las alarmas y su presencia no está confirmada. El entrenador lo evaluará durante la semana.

En tanto, en River es mucho más compleja la situación. Franco Armani podría ser exigido luego de que se confirmara el desgarro que sufrió la semana anterior y de no llegar, Ezequiel Centurión seguiría en el arco. Diferentes son los casos de Emanuel Mammana y Pablo Solari.

Mammana salió en el entretiempo en el partido con Barracas por precaución, mientras que Solari salió con dolor en el aductor y su participación estaba en duda, aunque en la práctica del miércoles llevó tranquilidad, pero igual serán preservados hasta último momento.

Otra coincidencia para este encuentro es que tanto Boca como River llegan con una racha de seis partidos sin derrotas con los mismos resultados: acumulan cuatro victorias y dos empates. Este partido en La Bombonera puede extender el registro de ambos o interrumpirlo.

Foto: Rodrigo Valle/Getty Images