A Liverpool le sonrió la fortuna y derrotó a Leicester City

Simon Stacpoole/Offside/Offside via Getty Images

Una jornada completa de emociones fue la que se vivió en Anfield, donde, tras el homenaje a Pelé, Liverpool le remontó a Leicester City para imponerse por 2-1 en una nueva fecha de la Premier League.

El encuentro no pudo haber arrancado de una mejor manera para los Foxes, que a los cuatro minutos de juego pusieron el grito de gol por todo lo alto de Merseyside gracias a una gran jugada individual de Kiernan Dewsbury-Hall, quien dejó atrás al bloque defensivo rival para quedar mano a mano con Alisson y definir cruzado de zurda.

Sin embargo, los Reds usaron este duro y tempranero golpe para reaccionar de manera positiva. Mohamed Salah fue una de las claves en ataque con dos claras oportunidades: un gol fue anulado por posición adelantada y otra chance lo tuvo al egipcio con un remate apenas desviado que le quedó tras un centro al área.

Estas dos veces, la fortuna no le sonrió al equipo dirigido por Jürgen Klopp. Pero sí lo hizo sobre el final del primer tiempo, ya que, si bien también contaron con mérito propio, los locales se vieron favorecidos.

Dicha ayuda llegó justamente del conjunto visitante. A los 38', Trent Alexander-Arnold desbordó por derecha y tiró un centro de baja altura que iba a ser controlado por Danny Ward, pero Wout Faes se metió con un intento de despeje que le cambió el recorrido a la pelota solo para terminar adentro del arco.

Minutos más tarde, Darwin Núñez quedó mano a mano y definió con una especie de globo por encima del arquero de los Foxes, pero su remate fue al palo. No obstante, al rebote llegó pasado de velocidad Faes, quien chocó con la pelota y no pudo acomodar bien el pie para tirarla afuera. La mandó al fondo de la red.

Así fue como los dueños de casa pasaron a estar en ventaja y ya en el complemento manejar con un poco más de comodidad el partido. A gusto, y con el marcador a favor, los Reds tuvieron sus chances de salir en velocidad, pero no supieron concretarlas.

En tanto, Leicester City no se rindió y plantó cara sobre todo con un Harvey Barnes que tuvo las más claras para su equipo, pero así y todo sin el peligro necesario para poner contra las cuerdas a Alisson.

Con este resultado, Liverpool llegó a las cuatro victorias consecutivas en la Premier League y se ubica en la sexta posición con 28 unidades, apenas una por detrás de un Manchester United que ocupa el último puesto a competiciones europeas.

Foto: Getty Images