Liverpool recuperó la memoria con una tarde a puro festejo

·2  min de lectura

Luego de tres partidos en los que no encontró su mejor rendimiento, Liverpool tuvo en Anfield una tarde de ensueño para quedarse con un resultado histórico producto del 9-0 sobre AFC Bournemouth con el que igualó un registro propio por la Premier League en su primer triunfo en la temporada.

El equipo de Jürgen Klopp aplastó a su rival de principio a fin, no le dio tregua y lo vapuleó a lo largo y ancho del campo de juego durante los 90 minutos. De hecho, quedó expuesto en la posesión del balón la superioridad sobre el rival: 70,6 por ciento sobre un 29,4 en favor de la visita, que se resignó.

Casi desde el vestuario, el local se adelantó y desde allí no perdonó. Si bien desperdició alguna chance, principalmente en los pies de Mohamed Salah, mandó al fondo de la red casi todas las situaciones en las que remató al arco: sobre 12 disparos contra Mark Travers, nueve terminaron adentro.

Precisamente, repitió lo conseguido el 12 de septiembre de 1989, la mayor goleada de su historia: 9-0 a Crystal Palace, también como local. En aquella oportunidad, Steve Nicol -2-, Steve McMahon, Ian Rush, Gary Gillespie, Peter Beardsley, John Aldridge, John Barnes y Glenn Hysén anotaron para los dirigidos por Kenny Dalglish.

Sin embargo, en esta oportunidad logró algo que nunca antes había logrado: convertir cinco goles solo en el primer tiempo en un partido por la liga inglesa. Luis Díaz, Harvey Elliott, Trent Alexander-Arnold, Roberto Firmino y Virgil van Dijk se lo permitieron luego de 45 minutos a pura intensidad y contundencia.

No solo eso, sino que la diferencia sobre la visita en pases expone también el gran juego colectivo que desplegó: 678, con una precisión del 86,6 por ciento contra 285 pases del Bournemouth, al que Liverpool no le tuvo piedad en sus últimos siete partidos en los que le marcó 28 goles y apenas recibió solo uno.

Foto: Andrew Powell/Liverpool FC via Getty Images