Liverpool y Chelsea no se sacaron ventaja y siguen lejos de puestos de Champions

Laurence Griffiths/Getty Images

Este sábado, Liverpool recibió en el estadio de Anfield a Chelsea, en el partido más atractivo válido por la fecha 21 de la Premier League. Los dirigidos por Jürgen Klopp no supieron encontrar los caminos ante la férrea defensa propuesta por Graham Potter.

El compromiso inició con los Blues demostrando que necesitaban arrebatarle la victoria a los Reds. Con tan solo tres minutos de compromiso, Kai Havertz abría el marcador, tras un rebote en el travesaño, después de un tiro de esquina. Sin embargo, el VAR encontró al alemán en fuera de juego y anuló el tanto.

Desde entonces, los londinenses se adueñaron del balón y consiguieron dominar a los locales territorialmente. Sin duda que los comandados por Potter sabían de la importancia de llevarse un triunfo en Liverpool.

No obstante, Klopp ordenó el posicionamiento de sus dirigidos y emparejó las acciones de juego. Finalizado el primer tiempo, Chelsea se adueñó de las estadísticas, pero el marcador reflejó una igualdad merecida por los dos conjuntos hasta entonces.

En la parte complementaria, los dueños de casa no se guardaron nada y en el minuto 49’, su más reciente fichaje, Cody Gakpo, remató de cabeza un gran centro, pero el balón pasó sutilmente desviado en el arco defendido por Kepa.

La visita respondió cuando transcurrían 60’ minutos de partido. Mason Mount habilitó de gran manera al marroquí Hakim Ziyech, que disparó desde el centro del área con la zurda, pero su remate pasó por arriba del travesaño superior.

Los Blues, a pesar del ímpetu mostrado por Los Reds, lograron encontrar espacio en la zona más vulnerable de los locales, a través de contraataques y en el minuto 64’, Mykhailo Mudryk, nueva ficha del Chelsea en este mercado invernal, remató con peligro al arco comandado por Alisson, pero se marchó ligeramente desviado.

Finalmente, el encuentro se abrió en el epílogo, con la posibilidad de los dos equipos para llevarse los tres puntos. No obstante, el arco se cerró para los dos conjuntos y así la igualdad se apoderó del partido número 1000 para Jürgen Klopp como DT.

De esta manera, Liverpool, tras el empate, se ubica en la octava posición, con 29 puntos y lejos de la pelea por el campeonato. Su próximo partido será visitando al Brighton. Mientras que Chelsea, con Graham Potter en la cuerda floja, se quedó con los mismos 29 puntos que su rival, pero en la décima posición. En casa, el próximo 3 de febrero, esperará vencer al Fulham.

Foto: Getty Ima