Liverpool se asoma a la final tras lograr una valiosa ventaja ante Villarreal

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Liverpool fue amo y señor este miércoles en la ida de las semifinales de la UEFA Champions League. En Anfield, dominó de principio a fin a Villarreal y, con una cuota de trabajo, ganó por 2-0 para quedar a las puertas del choque decisivo.

Las posturas de cada equipo quedaron marcadas ya desde el saque inicial. Fiel a estilo, el cuadro inglés salió a imponer condiciones y a volcar todo el juego al campo contrario, a lo que aportó con una incesante presión alta. Por su parte, con conocimiento de lo que podía suceder, los españoles apostaron a un bloque defensivo para contener.

Durante la primera parte, las formas del Submarino Amarillo dieron resultado, generándole dolores de cabeza a los locales, que hicieron hasta lo imposible para superar la férrea defensa. Apenas sus extremos, Mohamed Salah y el colombiano Luis Díaz, lograron aproximarse, aunque la más clara fue un disparo lejano al travesaño de Thiago Alcántara.

Para la visita, el negocio estuvo hecho hacia el descanso, con el marcador en cero, lo que buscaron replicar en el complemento. Sin embargo, no pudo ser debido a que los Reds fortalecieron su ímpetu y no perdonaron.

Transcurridos unos instantes del entretiempo, Jordan Henderson se abrió hacia la derecha y lanzó un centro, el que, con el desvío en el camino en el ecuatoriano Pervis Estupiñán, complicó al arquero argentino Gerónimo Rulli, quien llegó a rozar el balón, pero no pudo evitar que culmine en la red.

Vulnerada la defensa del conjunto de Unai Emery, el elenco de Merseyside entendió cómo generar más daño y eso lo aprovechó en cuestión de minutos. A los 55', tras una serie de pases, Salah quedó de frente, por la derecha del área, y filtró perfecto para Sadio Mané, quien la punteó justo para estirar la cuenta.

Hacia el final, los de Jürgen Klopp no bajaron la marcha ni un instante y fue por más. En diversas ocasiones, estuvo cerca de aumentar la cifra, pero quedó en el intento ante un gol anulado por offside a Andrew Robertson y una llegada peligrosa de Díaz.

De esta manera, Liverpool tiene un pie en la final en París, aunque todavía le resta hacer la otra mitad de la labor en el Estadio de la Cerámica, donde Villarreal intentará la hazaña en la revancha del próximo 3 de mayo.

Foto: David Ramos/Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.