Lionel Messi en PSG: el goleador insaciable que no tiene el mismo idilio con el arco encontró consuelo en su poder creativo

·4  min de lectura
El Messi asistidor, una imagen cada vez más recurrente en un PSG que comienza a encontrar la armonía en su tridente ofensivo de estrellas
El Messi asistidor, una imagen cada vez más recurrente en un PSG que comienza a encontrar la armonía en su tridente ofensivo de estrellas - Créditos: @afp

Lionel Messi debe sentirse agradecido de que el próximo Mundial de Qatar se jugará en noviembre y no en junio, como suele suceder. Más allá de que la Finalissima contra Italia, quizá una de sus mejores presentaciones en toda su carrera con la selección argentina, llegó al final de la temporada 2021/22, la realidad es que fue un ciclo de lo más frustrante para la Pulga, que nunca se sintió cómodo en el esquema táctico de Mauricio Pochettino, tirado sobre la banda derecha. Por contraste, se nota a golpe de vista el cambio positivo que generó la llegada de Christophe Galtier y el nuevo rol de creador de juego en tres cuartos que le otorgó en sus primeros partidos, una realidad que los números (y su excelente desempeño reciente en el triunfo por 2-1 contra Brest) respaldan.

Al momento de su arribo a Francia, Messi había concluido un último año en Barcelona de lo más turbulento, pero esto no estuvo reflejado ni en sus estadísticas (38 goles y 14 asistencias en todas las competiciones) ni en su importancia trascendental en el equipo. Es por eso que las dificultades que manifestó en su temporada debut en PSG, donde encontró el arco apenas once veces y no podía tener el mismo nivel de influencia en los partidos, despertaron sorpresa y encendieron alguna que otra alarma sobre su futuro. Pero aún en lo que fue su lapso de menor cuota goleadora desde 2005/06 (con apenas 18 años), el número 30 arrancó 2022 en otra sintonía: de las 15 asistencias que terminó contabilizando, 10 llegaron en la segunda mitad de la temporada.

Brest's French defender Jean-Kevin Duverne (L), Paris Saint-Germain's Brazilian forward Neymar (C) and Paris Saint-Germain's Argentine forward Lionel Messi (R) jump to intercept the ball during the French L1 football match between Paris Saint-Germain (PSG) and Stade Brestois 29 (Brest) at the Parc des Princes Stadium in Paris on September 10, 2022. (Photo by FRANCK FIFE / AFP)
Brest's French defender Jean-Kevin Duverne (L), Paris Saint-Germain's Brazilian forward Neymar (C) and Paris Saint-Germain's Argentine forward Lionel Messi (R) jump to intercept the ball during the French L1 football match between Paris Saint-Germain (PSG) and Stade Brestois 29 (Brest) at the Parc des Princes Stadium in Paris on September 10, 2022. (Photo by FRANCK FIFE / AFP) - Créditos: @Agencia AFP

Esto fue tomado en cuenta por Galtier, el reemplazante de Pochettino, que hoy demuestra una clara intención de potenciar aún más al Messi asistidor. Jugando libre en la zona de tres cuartos de cancha, con Neymar y Kylian Mbappé como sus socios en ataque y receptores de sus pases rompelíneas, a la Pulga se lo ve mucho más despojado de las presiones y frustraciones que vivió anteriormente. Este cambio se manifiesta en los brillantes resultados de su equipo (en nueve partidos en todas las competencias, solo empató contra Monaco; el resto fueron todos triunfos) pero también en sus cifras: su exquisito pase-gol al brasileño en la tarde del sábado fue el séptimo del actual curso, y ningún otro jugador de las principales ligas europeas supera sus 19 asistencias (se suman las dos que dio contra Italia con el seleccionado) en lo que va del año calendario.

Este arranque positivo tiene también su parte algo más complicada: la relación de Messi con el gol sigue estando muy, muy alejada de sus días en España. Definitivamente no tiene los matices de la era Pochettino, en la que el rosarino llegó incluso a disparar diez veces en el palo o travesaño, más que nadie en Europa. Y en el inicio de esta temporada parecía que iba a regresar a aquella rutina, con cuatro goles en sus primeros cuatro cotejos. Pero desde su última conquista, en el aplastante 7-1 contra Lille, la Pulga no ha podido encontrar el arco de nuevo, habiendo ejecutado 22 tiros en los cinco partidos siguientes.

PSG's Lionel Messi, left, and Brest's Haris Belkebla compete for the ball during the French League One soccer match between Paris Saint-Germain and Brest at the Parc des Princes in Paris, Saturday, Sept. 10, 2022. (AP Photo/Thibault Camus)
PSG's Lionel Messi, left, and Brest's Haris Belkebla compete for the ball during the French League One soccer match between Paris Saint-Germain and Brest at the Parc des Princes in Paris, Saturday, Sept. 10, 2022. (AP Photo/Thibault Camus) - Créditos: @Thibault Camus

Observando esos números, llama la atención un dato fundamental para entender por qué ese es el caso: su furioso arranque goleador se dio mientras Mbappé aún no se reincorporaba al equipo, siendo suplantado por Pablo Sarabia mientras cumplía una suspensión. Es a partir de que el francés reingresa al once titular, en el partido contra Montpellier, en el que Messi deja de pisar el área con la misma asiduidad, cediéndole la responsabilidad de finalizar las chances que él crea al número siete. En esta vena, es bastante significativo que cinco de sus asistencias fueron dadas desde ese momento. ¿Quiénes las finalizaron? Mbappé en tres ocasiones, Neymar en dos.

Al término de la victoria del sábado, Neymar se pronunció acerca de la adaptación de Messi en París tanto dentro como fuera de la cancha: “Es difícil hacer un cambio así, porque estuvo muchos años en Barcelona y todo cambió para él y para su familia. Está mejorando ahora, se siente como en casa. Quiero que nos divirtamos juntos”. PSG todavía tiene algunos aspectos por corregir a nivel colectivo, pero Galtier parece haber encontrado el camino para que Messi continúe divirtiéndose, ya no eludiendo defensores constantemente como supo hacerlo, pero abrazando por completo su faceta de organizador de juego y generador de peligro.

El compacto de Messi en el triunfo de PSG sobre Brest