Lionel Messi, el verdugo con el que todos quieren una foto, no importa si te sacó de Qatar 2022

Lionel Messi es tan grande que hasta los jugadores de Australia, a quienes eliminó, le pidieron una foto. (Foto: Mark Metcalfe - FIFA/FIFA via Getty Images)
Lionel Messi es tan grande que hasta los jugadores de Australia, a quienes eliminó, le pidieron una foto. (Foto: Mark Metcalfe - FIFA/FIFA via Getty Images)

Lionel Messi es una leyenda. Con 35 años su retiro parece próximo, al menos de los circuitos europeos y mundiales, pero antes tiene una cita pendiente en Qatar 2022 con Argentina y todos lo saben; hasta los jugadores de Australia, a quienes no le importó la eliminación del Mundial y le pidieron una foto al finalizar el juego.

La Selección de Argentina eliminó en octavos de final a Australia y Messi dio una de sus mejores actuaciones. Ante ello, se ganó el premio al MVP del partido (el cual le entregó el cantante Paulo Londra) y la admiración de los elementos australianos.

Marco Toilo y Joel King fueron los jugadores que abordaron a Messi para pedirle una fotografía después del encuentro. Ninguno vio actividad en el juego de octavos, pero no podían perderse la oportunidad de retratarse con la leyenda del fútbol mundial.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lionel, quien ya se encontraba con sandalias y una sudadera post juego se mostró accesible y concedió la petición. Posó con King y colgó una sonrisa discreta —fiel a su estilo— con uno de ellos.

Cuando se iba a retirar, Toilo creyó que su oportunidad se escapaba, pues el 10 argentino amenazaba con irse. Pero no, la humildad lo hizo retroceder y fotografiarse con el jugador que faltaba.

Esto fue lo que captó un vídeo tras las bambalinas del Estadio Áhmad bin Ali, pero ¿qué otras cosas cosas no captarán las cámaras? Messi es un fenómeno mediático. Seguramente, en esta Copa del Mundo, hay jugadores que crecieron viendo sus genialidades y colocándole como ídolo; ahora que está cerca de decir adiós, no parece una imprudencia el querer guardar un recuerdo de él.

Milos Degenek, pilar en el combinado australiano, también se sacó la foto del recuerdo con el astro sudamericano.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En México no hubo excepción. No fue un jugador joven quien quiso algo de Messi, fue uno de los más experimentados y quien tiene el gafete de capitán en su brazo: Andrés Guardado.

Guardado fue quien intercambió camiseta con él después de su partido el pasado 26 de noviembre. Y aunque algunos no ven con buenos ojos este gesto, especialmente porque se hizo después de una derrota, demuestra que la rivalidad deportiva es eso, solo un roce entre atletas de alto rendimiento.

La acción de los australianos y de Guardado exponen que no hay rivalidad que deba trascender. Ni siquiera una eliminación de la máxima competencia internacional, o la derrota contra un rival histórico, son suficientes para romper la barrera del respeto y admiración hacia un compañero de profesión.

Messi, por su parte, no se ha mostrado renuente a la petición de otros jugadores por compartir algo con él. También es consciente del peso que tiene su nombre.

“Yo he tenido el privilegio de enfrentarlo muchos años en España, de vivir momento con mi hijo y sé la persona que es Leo…Leo ha tenido varios detalles conmigo y con muchos compañeros de profesión que saben cómo es y más allá de lo que se habla es para crear polémica y vender cosas”, apuntó Andrés Guardado ante los medios argentinos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología