Lionel Messi anotó su primer gol en PSG: un fantástico remate al ángulo en la Champions League

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Los brazos en alto de Messi después de su golazo, el primero que anota para PSG
FRANCK FIFE

Y finalmente llegó el día tan esperado: Lionel Messi gritó su primer gol con la camiseta de París Saint-Germain. El ídolo argentino tuvo su bautismo en la red con la casaca del PSG al anotar el segundo tanto del club francés que cerró por 2-0 la victoria sobre el Manchester City de Pep Guardiola.

En este encuentro por la segunda fecha de la Champions League, jugado en el Parque de los Príncipes, PSG ya ganaba desde los primeros minutos con el gol de Idrissa Gueye, y luego de resistir el asedio de los Citizens, amplió distancias a los 29 del segundo tiempo. El rosarino arrancó una de sus clásicas diagonales de derecha hacia el centro y combinó con Mbappé; el francés lo asistió con un notable taco para dejarle el balón servido, Leo apuntó al ángulo izquierdo con un remate potente y certero, y dejó sin chances a Ederson. Golazo.

Messi lo gritó con todas las ganas, con cierto desahogo porque se había hecho esperar un poco su primer grito en el PSG. “Tenía ganas. Jugué pocos partidos, tenía uno solo acá (en el Parque de los Príncipes), era mi segundo partido... Lo importante es que se ganó ante uno de los candidatos, y era valioso para nosotros ganar después del empate con Brujas [en la primera fecha]”, dijo el rosarino tras el encuentro.

Más allá de estrenarse como artillero de PSG, hay una costumbre que Messi mantiene: anotarle a los equipos dirigidos por Pep Guardiola, justamente el DT con el que marcó una época en Barcelona. Una vez terminado el partido, las redes sociales en español de PSG publicaron una imagen de Messi con un guiño a Maradona: “Pase maestro, lo estábamos esperando”, escribieron para acompañar una imagen de Messi. La frase remite al partido del Mundial ‘86 en el que ingresó Ricardo Bochini, el ídolo de la infancia de Maradona; la leyenda cuenta que en ese momento Diego se le acercó y le dijo esa frase...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.