Lionel Messi no es el único que se luce: ¡Feliz cumpleaños para la nueva columna de la selección argentina!

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Nicolás Otamendi, "Dibu" Martínez y "Cuti" Romero les aseguran el arco en cero a los habilidosos del seleccionado argentino; en este caso, Ángel Di María, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez
ADRIAN DENNIS

Una de las principales preocupaciones de Lionel Scaloni hace justo un año era conformar una última línea sólida en el seleccionado argentino. Había rotado nombres en el arco y en la defensa. Pero había algo que aún no lo satisfacía. Faltaba presencia, robustez. Y el recambio que buscó el entrenador, una vez confirmado en el cargo luego de la traumática salida de Jorge Sampaoli, encontró una terna hoy inamovible: Emiliano Martínez, Cristian Romero y Nicolás Otamendi, los cimientos detrás de los goles y lujos de Lionel Messi, Ángel Di María y Lautaro Martínez.

No se tratan de simples apreciaciones. Las estadísticas lo confirman. Cuando ellos compartieron el campo, exactamente en 704 minutos, repartidos en nueve encuentros, la Argentina mantuvo el arco en cero . No habrá que confundir aquella formación inicial ante Colombia, por las eliminatorias para el Mundial de Qatar, el 8 de junio del año pasado, cuando los seleccionados empataron 2-2. En Barranquilla, el equipo local anotó los dos tantos cuando “Dibu” Martínez y “Cuti” Romero ya les habían dejado sus lugares a Agustín Marchesín y Germán Pezzella.

Emiliano "Dibu" Martínez, el puntal desde el arco para el seleccionado argentino; a veces, se excede con el temperamento
Marc Atkins


Emiliano "Dibu" Martínez, el puntal desde el arco para el seleccionado argentino; a veces, se excede con el temperamento (Marc Atkins/)

La estadística se realza con otro concepto: todos los cotejos fueron oficiales, entre las eliminatorias, la Copa América y el mano a mano de anteayer frente a Italia, sin amistosos que engrosaran las cifras.

La consagración en la Finalissima ante Italia, en Wembley, dejó en claro que el equipo albiceleste no sólo se trata de fantasía ofensiva. Es cierto que pasó algunos sobresaltos en el primer tiempo, pero la defensa (completa con Nahuel Molina y Nicolás Tagliafico) dio casi siempre una sensación de seguridad.

Martínez son los reflejos y la ubicación. Todos empezaron a hablar sobre su presencia después de la definición por penales frente a Colombia, por la Copa América, por las voladas y por los controvertidos gestos en los festejos, que vieron pudieron verse como una provocación para el adversario.

Cristian "Cuti" Romero muestra múltiples recursos en la defensa; se volvió indiscutible casi desde el debut en el seleccionado argentino
Eurasia Sport Images


Cristian "Cuti" Romero muestra múltiples recursos en la defensa; se volvió indiscutible casi desde el debut en el seleccionado argentino (Eurasia Sport Images/)

El carisma de Martínez en estos tiempos se ganó la aceptación de la gente. “Es algo increíble. Salir campeón en el Maracaná y Wembley es un sueño del que todavía no sé si me voy a despertar. Ojalá que celebren todos los argentinos como yo”, dijo.

Con Romero sucedió algo parecido. En Brasil se asentó tanto que, al poco tiempo, ausente por lesión, ya se lo extrañaba y se lo veía casi irremplazable. El carácter también suele jugarle alguna mala pasada, sobre todo en el exterior, más allá de sus buenos recursos para el quite, los cruces y las salidas. El cordobés completó varios casilleros de los que se precisaba.

Según pudo confirmar LA NACION, el temperamento es virtud, pero también tema de conversación puertas adentro en el seleccionado. El cuerpo técnico no quiere desbordes. Sí, fortaleza bien entendida. “Tenemos que bajar un poco los decibeles. Somos los encargados de hacerlo”, consideró Scaloni.

Nicolás Otamendi estuvo varias veces en duda; hoy se complementa con "Dibu" Martínez y "Cuti" Romero
DeFodi Images


Nicolás Otamendi estuvo varias veces en duda; hoy se complementa con "Dibu" Martínez y "Cuti" Romero (DeFodi Images/)

El entrenador se refería a los ademanes y también a algunas palabras frente a los micrófonos. Desde las entrañas del predio de la AFA aseguran que un buen equipo también se construye a partir de una buena imagen. Eso se intenta trasladar, más allá de lo importancia de los partidos. La situación se descomprimió notablemente después de la conquista en la Copa América de Brasil. “Hay una sensación de liberación. Eso ayuda mucho para que cada uno se suelte en su función, incluso los chicos de atrás”, aseguran.

Las coincidencias emparentan a “Dibu” Martínez y “Cuti” Romero. Hace justo año, cuando muchos repasaban sus antecedentes en el exterior frente a las breves carreras en el fútbol argentino, ambos debutaban en el seleccionado mayor en el 1-1frente a Chile, en Santiago, por las eliminatorias para el Mundial de Qatar. ¿Quiénes eran? No les llevaría demasiado tiempo demostrarlo.

Los gestos de “Dibu” Martínez

La historia de Otamendi en la Argentina es mucho más amplia. Se presentó el 20 de mayo de 2009 y desde entonces disputó los mundiales de 2010 y 2018, y las copas América de 2015, 2016 (Centenario), 2019 y 20121. Es más, por algún momento se dudó de su continuidad en el conjunto nacional, hasta que la actualidad evitó cualquier tachadura en la lista. El más experimentado cada vez que puede, justamente, subraya el aspecto grupal: “Se formó un lindo grupo, competitivo. Juegue quien juegue rinde de la mejor forma. Todos queremos estar en la lista”.

“Partido tras partido nos vamos conociendo mucho más con Nico [Otamendi]. Me siento muy cómodo jugando a su lado. Creo que nos vamos complementando. También me siento seguro con tener al Dibu [Martínez] atrás. Tener el arco en cero nos da mucha confianza, nos hace crecer. Todo es un proceso. Esperemos llegar de la mejor manera a la Copa del Mundo”, dijo Romero, en una entrevista con ESPN.

La frescura de Martínez y Romero movieron la estructura del seleccionado definitivamente. El arquero, moldeado por la mano de Pepé Santoro en Independiente, no llegó a debutar en Primera. Por sus buenas condiciones en los seleccionados juveniles, además de lo proyectado en los Rojos, en 2011 partió a Arsenal, de Inglaterra. De ahí forjó una carrera que en 2020 lo depositó en Aston Villa, el trampolín al predio de Ezeiza. El club inglés pagó una fortuna por un arquero: US$26.000.000. Nunca antes visto. “Soy detallista. Cuando termino el arco en cero, al otro día me fijo qué hice mal”, las palabras de “Dibu”, antes de la Finalissima, son la explicación del momento.

LONDON, ENGLAND - JUNE 01: Lionel Scaloni, Head Coach of Argentina celebrates after their side scored their third goal during the 2022 Finalissima match between Italy and Argentina at Wembley Stadium on June 01, 2022 in London, England. (Photo by Catherine Ivill - UEFA/UEFA via Getty Images)
Catherine Ivill - UEFA


LONDON, ENGLAND - JUNE 01: Lionel Scaloni, Head Coach of Argentina celebrates after their side scored their third goal during the 2022 Finalissima match between Italy and Argentina at Wembley Stadium on June 01, 2022 in London, England. (Photo by Catherine Ivill - UEFA/UEFA via Getty Images) (Catherine Ivill - UEFA/)

Romero debutó en Belgrano con 18 años, en 2016. Un par de temporadas le valieron el pase a Genoa, de Italia, y después a Atalanta, en el que fue considerado el mejor defensor de la liga en 2021, y Tottenham, de Inglaterra. Otamendi, en tanto, dejó Vélez en 2010 y desde entonces pasó por Porto (Portugal), Atlético Mineiro (Brasil), Valencia (España), Manchester City (Inglaterra) y Benfica (Portugal).

Hoy parecen lejanas aquellas palabras de Scaloni un 2 de junio de 2021. Lo dicho: antes de las presentaciones de Martínez y Romero. “Jugar en el seleccionado es el sueño de todo futbolista argentino. Hay que disfrutarlo y sacarse ese peso que dicen que hay. Al final, es un partido de fútbol. Aunque el partido sea importante, el jugador tiene que salir a la cancha sabiendo que hay infinidad de cosas más importantes. Tienen que salir y hacer lo que mejor hacen. Son jugadores interesantes, que nos pueden aportar cosas. Que lo disfruten porque les va a quedar para siempre”.

En el mensaje de Scaloni, seguramente, estará otro de los secretos. No el público: el interno. Desde su experiencia también como jugador hasta este líder de grupo que supo jugarse por nombres que apenas aparecían en el inconsciente futbolero.

Historias de acá para allá que confluyeron en el seleccionado argentino cerca del arco, donde la pelota quema tanto que parece jugarse sobre arena caliente. El área argentina tiene quien la defienda. Y con bastante eficacia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.