Liga de las Naciones: Francia corrigió errores, le dio vuelta un partido increíble a Bélgica y jugará la final contra España

·7  min de lectura
Theo Hernández dispara y marca
MASSIMO RANA

Bien podría haber sido la final de esta Liga de las Naciones. O de la Copa del Mundo. Una Bélgica madura, decidida a doblegar a su vecino, se ponía al frente por medio de su mejor fórmula: De Bruyne y Lukaku. Pero enfrente había otra: Mbappé y Benzema. Y con ellos, Francia se reenganchó a un duelo decisivo y salió airoso con un 3 a 2 que se definió en el último minuto. Y de qué manera...

Los goles galos fueron convertidos por Kylian Mbappé, Karim Benzemá y Theo Hernández (el suyo fue el decisivo), después de que Bélgica se había puesto arriba con tantos de Yannick Carrasco y Romelu Lukaku, tras un inicio arrollador. De esta manera, el campeón del mundo definirá la Liga de las Naciones (creada en 2018) ante España, este domingo desde las 15.45, en el estadio San Siro.

Kevin De Bruyne y Toby Alderweireld luchan por el balón con el francés Karim Benzema
Bruno Fahy


Kevin De Bruyne y Toby Alderweireld luchan por el balón con el francés Karim Benzema (Bruno Fahy/)

La mayor parte del primer tiempo transcurrió sin ocasiones de riesgo. Hubo que esperar 37 minutos para que se desarme la monotonía que solo había sido desafiada en los primeros minutos, cuando Kevin De Bruyne envió un latigazo fuerte a quemarropa y Hugo Lloris contuvo muy bien.

Lentamente, Bélgica comenzaba a hilvanar más pases y se hacía dueño del encuentro. Su ritmo acabó mareando a los campeones del mundo, y aún no llegaban los goles... Pero a los 37 minutos, Carrasco se recostó sobre el lado izquierdo del área y recibió. Avanzó dos metros y, ante la atenta marca de Theo Hernández, acomodó la pelota para su pie derecho y definió rasante contra el caño derecho de Lloris. El arquero había atinado a tirarse hacia el otro lado y quedó pagando. Gol de manual de texto.

Con el panorama más abierto y una Francia aturdida, llegó la mejor combinación del equipo belga. De Bruyne tomó la pelota en la mitad de cancha y encendió el radar. Rápidamente envió un pase a Lukaku, quien se encontraba de espaldas sorteando la marca del lateral Lucas Hernández. La pelota corrió entre las piernas del delantero, quien aprovechó la inercia de su marcador para deshacerse de él y correr con pelota dominada hacia el arco. Entonces sacó un zapatazo bestial y mandó el cuero a la red. Lloris, de nuevo, nada pudo hacer.

Francia ingresó a jugar el segundo tiempo con el manual que utilizó en aquella semifinal del Mundial Rusia 2018, en la que eliminó a ese mismo rival con gol de Umtiti, de cabeza. Sin muchas ideas desde el juego y los pases cortos, los centros de Griezmann buscaron una y otra vez las cabezas de Karim Benzema y Kylian Mbappé. Y en los tiros libres indirectos, la de Raphaël Varane. A los 51 minutos, Paul Pogba conectó un envío del delantero de Atlético Madrid y la pelota pasó algo cerca del travesaño. Cosquillas para Courtois.

De a ráfagas, Francia pudo construir jugadas por medio de otra de las duplas letales que estaban en el campo de juego: Griezmann y Mbappé . El de Paris Saint Germain pudo, a los 57 minutos, sortear a pura velocidad la marca escalonada a la que lo había invitado la banda izquierda del rival. Cómodo, envió un buscapié al punto del penal. Pero Griezmann, quien fue el que siguió la jugada, no pudo controlar la pelota y se la llevó a canillazos directo a los carteles de publicidad. Los delanteros galos no estaban finos y el equipo, que no se despertaba, dependía exclusivamente de su creatividad.

Lukaku se divirtió con la marca de Hernández. Paradójicamente, fue Hernández quien le arrebató el triunfo en el último minuto
Massimo Rana


Lukaku se divirtió con la marca de Hernández. Paradójicamente, fue Hernández quien le arrebató el triunfo en el último minuto (Massimo Rana/)

Se trata de jugadores que, mientras surjan oportunidades, alguna capitalizan seguro. Entonces, sucedió. Nuevamente Mbappé comenzó con una bicicleta y aceleró a puro eslalom entre las dos líneas defensivas de Bélgica. En medio de la maraña, le pasó la pelota a Benzema, que la pedía en medio del área. El “Gato” salió en la foto marcado por cinco contrincantes, pero aún así logró, sin mirar al arco, desenfundar un zurdazo mordido hacia el palo izquierdo del arco custodiado por Courtois. Gol de Francia para animar a la tribuna tricolor.

Ese tanto anestesió a Bélgica. Francia empató poco después. La dominancia de los rojos terminó siendo desarmada por la interrupción del VAR, que detectó un penal sobre Griezmann. Mbappé se hizo cargo de capitalizarlo, y con qué definición: fuerte, alta y esquinada. El partido se ponía 2 a 2 y los visitantes lograban revivir algo de la dinámica que los sacó campeones mundiales.

A los 70 minutos, un contraataque belga nacido en un taco de Lukaku casi cambiaría de nuevo el resultado. Casi. El centrodelantero inició la jugada y le pasó la pelota a De Bruyne. Éste trasladó para Carrasco, Carrasco para Lukaku y la devolución de Lukaku para Carrasco, que se encontraba en el punto penal, pero de espaldas. Entonces el autor del primer gol le cedió la pelota al volante creativo, que se ubicaba de enganche y sin marca. De Bruyne envió un remate seco, derecho, que Lloris pudo desviar con la punta de los dedos.

Roberto Martínez movió el banco y puso en cancha a Hans Vanaken y Leandro Trossard en lugar de Youri Tielemans y Eden Hazard. Más rigor en la marca y piernas frescas para contener a una Francia que se había recuperado de un dolor de cabeza. Deschamps, por su parte, sacó a Adrien Rabiot e ingresó el joven Aurélien Tchouaméni, nacido en el año 2000. La intención, como mostraba el cambio, era seguir jugando igual, a diferencia de su rival, que había resignado la idea de controlar los tiempos.

El remate de Hernández viaja hacia el arco de Courtois
MASSIMO RANA


El remate de Hernández viaja hacia el arco de Courtois (MASSIMO RANA/)

Así, las piezas se acomodaron, para Deschamps, y a los 90, Francia consiguió el tanto de la victoria de una manera agónica (y muy parecida al gol de Pavard contra la Argentina). Theo Hernández recibió la pelota sobre el costado izquierdo de la medialuna y remató. Tenía pase hacia ambos lados, pero eligió la opción más difícil. El disparo cortó el aire y se le metió al altísimo arquero belga a gran velocidad. 3 a 2. Se confirmaba lo que todos intuían en la templada noche de Turín: Francia recuperó la memoria . Victoria y pase a una final imperdible contra España.

La síntesis:

Bélgica: Courtois; Denayer, Alderweireld, Vertonghen, Castagne (Batshuayi, min.91), Carrasco; Witsel, Tielemans (Vanaken, min.70); Hazard (Trossard, min.74), De Bruyne y Lukaku.

Francia: Lloris, Pavard (Dubois, min.91), Varane, Koundé, Lucas Hernández, Theo Hernández; Pogba, Rabiot (Tchouameni, min.75); Benzema (Veretout, min.97), Griezmann y Mbappé.

Árbitro: Daniel Siebert (Alemania).

Amonestados: Vertonghen (Bélgica).

Estadio: Juventus.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.