Liga de España: Atlético de Madrid perdió con Barcelona y Diego Simeone quedó con los peores números en más de 10 años

Diego Simeone reclama durante la derrota del Atlético de Madrid ante Barcelona
Diego Simeone reclama durante la derrota del Atlético de Madrid ante Barcelona - Créditos: @PIERRE-PHILIPPE MARCOU

La remota posibilidad que tenía Atlético de Madrid de engancharse en la lucha por el título se esfumó con una derrota que va en línea con su pobre temporada. En el estadio Metropolitano, Barcelona, sin ser superior, consiguió un triunfo 1-0 que lo ubica como único puntero, favorecido por la caída del sábado de Real Madrid, y con 14 puntos de ventaja sobre Atlético de Madrid.

Eliminado de la Champions League al quedar último en su grupo, el equipo de Diego Simeone tampoco encuentra el rumbo en la Liga de España. Solo le queda la Copa del Rey, en la que enfrentará a Levante por los octavos de final, como único resquicio para que el Cholo corrija uno de sus años más complejos de los 11 que lleva en el club colchonero. La ecuación entre un plantel cotizado, con variantes, y los resultados está marcando un déficit del entrenador argentino.

Lo más destacado de Atlético de Madrid-Barcelona

En toda su gestión en el Atlético, es la primera vez que Simeone sufre cinco derrotas en 16 fechas. “La realidad es que perdimos y es verdad que el equipo hizo méritos para poder llevarse otro resultado. Las áreas siguen siendo determinantes en el fútbol. Hoy me voy con la sensación de que hicimos más cosas buenas que malas y vamos a competir”, fue el primer balance del Cholo.

Barcelona tampoco es el rival más propicio para que Simeone intente una remontada: lo enfrentó en 33 partidos, con cinco triunfos, 17 derrotas y 11 empates. Antes de fin de año, el Cholo ya había hecho un mea culpa: “Posiblemente, el que no está dando, digamos, lo que hay que dar, es el entrenador, porque futbolistas buenos hay. Viendo que hemos llegado con cinco futbolistas a la final del Mundial, de los cuales tres han jugado muchísimo (Antoine Griezmann, Rodrigo de Paul y Nahuel Molina), tenemos un gran plantel. Tenemos jugadores importantes y soy yo el que debo mejorar para que ellos puedan elevar su nivel en la Liga”.

Dembélé, autor del gol de Barcelona, festeja con Koundé y Pedri
Dembélé, autor del gol de Barcelona, festeja con Koundé y Pedri - Créditos: @-

Barcelona se llevó el triunfo con un acierto aislado, tras una profundización con cambio de ritmo de Pedri y el pase a Gavi, que alargó para la definición de Ousmane Dembélé. Atlético de Madrid, que progresivamente equilibró la tenencia de la pelota, tuvo ocasiones para empatar. La más clara, a los 48 minutos del segundo tiempo, cuando Antonie Griezmann conectó un centro a atrás de Ángel Correa que el zaguero uruguayo Ronald Araujo despejó de milagro con el taco, casi sobre la línea, mientras se metía dentro del arco por el envión.

Simeone dividió el encuentro en dos tramos: “Después del gol, obviamente los cuerpos se sueltan. A partir del minuto 20 (el gol de Dembélé fue a los 22) hasta el final jugamos un partido muy bueno, que entusiasma y deja cosas muy claras, muy claras. Y eso me sirve a mí”.

Al Cholo se lo cuestionó por un comienzo demasiado cauteloso del Atlético, que se soltó a partir del 0-1. “Hay un rival, un escenario, hay personalidad y no entramos bien a este partido. Estuvimos con dudas, no subimos la intensidad en los duelos y dejamos jugar a un equipo que tiene muchas asociaciones. Cuando nos marcaron, saltamos y mostramos nuestra mejor versión. Lo que queremos es que esta versión aparezca desde el inicio y está claro que la tenemos”, analizó. El arquero Jan Oblak admitió el flojo arranque: “Empezamos mal, con miedo”.

Pedri intenta desbordar ante el cierre de Griezmann
Pedri intenta desbordar ante el cierre de Griezmann - Créditos: @Manu Fernandez

Xavi, entrenador de Barcelona, se venía lamentando porque a su equipo le faltaba contundencia en las áreas, se le escapaban partidos por no ser contundente en ataque y defensa. Este domingo puede darse por satisfecho. Barcelona sacó rédito de sus esporádicos ataques y aguantó, aun con sufrimiento, las embestidas locales. Sin el suspendido Robert Lewandowski, el conjunto catalán dejó de lado el 4-3-3 y apostó por un 4-4-2, con Dembélé y Ansu Fati como pareja ofensiva.

Fue titular Nahuel Molina, con proyecciones más incisivas en el primer tiempo que en el segundo. Por delante tuvo a Marcos Llorente, que suele desplegarse hasta el fondo por el carril derecho. El lateral campeón del mundo llegó dos veces a posición de definición, ambas con remates cruzados que se fueron desviados.

Simeone le sigue reservando un papel secundario a Rodrigo De Paul, suplente y sin ingresar, pese a la búsqueda de más juego y profundidad del entrenador para revertir la desventaja. Entre los volantes titulares se ganó un lugar el juvenil Pablo Barrios, elogiado por el Cholo en las últimas semanas por su personalidad y sacrificio. Lo volvió a hacer tras la derrota frente a Barcelona, en lo que se interpretó como un mensaje para Joao Félix, sin peso en el desarrollo y sustituido en el segundo tiempo: “Es noble (por Barrios), trabaja mucho, crece y no piensa en lo individual como otros”.

Dembélé festeja su gol, el 1-0 de Barcelona
Dembélé festeja su gol, el 1-0 de Barcelona - Créditos: @THOMAS COEX

Llegado el momento de los cambios, en lugar de De Paul entraron en la zona media Kondogbia y Lemar. No contó con De Paul, que podría ser negociado en este mercado de pases de enero. Sí hubo tiempo en los últimos 20 minutos para Ángel Correa, habitual revulsivo ofensivo. Angelito le sirvió el empate a Griezmann en la acción que Araujo evitó el 1-1.

Atlético de Madrid se busca sin encontrarse. Cuando estuvo contenido no impidió que marcara Barcelona, y en la hora que atacó obligado por las circunstancias no tuvo pegada. Simeone se mostró optimista, pero las soluciones se demoran.