Leylah Fernandez, la nueva estrella que sacude los cimientos del US Open y se conmovió con Maradona

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Leylah Fernandez, luego de vencer a Elina Svitolina en los cuartos de final del US Open
Darren Carroll/USTA

Tiene 19 años recién cumplidos, es zurda, con revés de dos manos, y juega con el desparpajo de una juvenil y la determinación de una jugadora veterana, aunque todavía esté dando sus primeros pasos en el tour. Leylah Fernandez, la flamante semifinalista del US Open, es la nueva estrella del tenis femenino, tiene también los componentes cosmopolitas a los que se acostumbró el universo de las raquetas en los últimos tiempos. Ella nació en Montreal; es una de las hijas de Jorge, un ex futbolista ecuatoriano, e Irene, una maestra canadiense de ascendencia filipina, y se entrena en Florida.

Revés de dos manos para Leylah Fernandez, que dio otro gran impacto en la Gran Manzana
Darren Carroll/USTA


Revés de dos manos para Leylah Fernandez, que dio otro gran impacto en la Gran Manzana (Darren Carroll/USTA/)

Fernandez ya venía de superar a rivales experimentadas y de ranking mucho más alto, como la estonia Kaia Kanepi, la japonesa Naomi Osaka -defensora del título- y a otra ex campeona de Grand Slam, la alemana Angelique Kerber. En los cuartos de final, la ucraniana Elina Svitolina, 5ª del ranking, le propuso un combate encarnizado, y la multitud que colmó el Arthur Ashe disfrutó un partidazo, uno más de los excelentes encuentros que se han visto en lo que va de este Abierto de los Estados Unidos. Que se definió por el canto de una uña: 6-3, 3-6 y 7-6 (7-5), con un guiño del destino: en el 5-5 del tie-break, a un ataque de Svitolina, la canadiense respondió con un passing paralelo exigido, que dio en la parte alta de la red y superó a la ucraniana para dejarla match-point, que definió a continuación.

Fernandez es la jugadora más joven en llegar a las semifinales del US Open desde Maria Sharapova, en 2005. También es la más precoz en eliminar a dos Top 5 (Svitolina y Osaka) desde que Serena Williams lo hizo en 1999, cuando apenas tenía 17 años. Ahora, está a dos pasos de seguir los pasos de Bianca Andreescu, la canadiense que se consagró en Flushing Meadows en 2019. Ingresó en el Open estadounidense como la número 73 del ranking, y al menos tiene asegurado el ascenso hasta el puesto 36°, en un salto vertiginoso que puede sumar más escalones.

La inmensidad del Arthur Ashe y Leylah Fernandez al servicio; la joven canadiense asombra en Nueva York
Darren Carroll/USTA


La inmensidad del Arthur Ashe y Leylah Fernandez al servicio; la joven canadiense asombra en Nueva York (Darren Carroll/USTA/)

“La verdad, no tengo ni idea de qué siento ahora mismo”, expresó Fernandez al pie de la cancha, envuelta en una ovación, luego de arrodillarse tras ganar un desempate dramático. En Nueva York cuenta con el apoyo de Irene, su madre de ascendencia filipina, mientras recibe desde Florida las instrucciones de Jorge, el ex futbolista ecuatoriano que se convirtió en entrenador de tenis cuando a su hija la dejaron de lado en una escuela de desarrollo de la federación canadiense, aun sin saber un ápice de las raquetas. “Yo entré al tenis para ayudar a mi hija, porque le prometí que la iba a ayudar”, contó Jorge hace un par de años, cuando la pequeña Leylah ganó el torneo junior de Roland Garros.

De su progenitor parece haber tomado la fibra competitiva. “Estuve trabajando duro, entrenándome muy bien. Mi padre siempre dice: Ten paciencia, ten confianza en tu juego, eso luego se verá en los partidos. Me alegro de que finalmente lo haya hecho”, había dicho antes de alcanzar esta etapa. Tras vencer a Svitolina, recordó las instrucciones que le mandó en las horas previas: “Mi padre me dijo: Estos son tus primeros cuartos de final. Disfrutalos, pero que no sean tus últimos, lucha por cada pelota”, contó.

Jorge, que jugó en equipos semiprofesionales, le inculcó también el afecto por el fútbol. Por eso no es extraño que en su cuenta de Instagram Leylah le haya dedicado un post a un icono argentino: “RIP a la leyenda del fútbol, Diego Maradona. Mi padre me mostró tu talento, tu fuego... tu genio. Eres la verdadera definición de un campeón. Descansa en paz eterna”, cuando falleció el inolvidable 10. Otra coincidencia con Argentina: antes del duelo con Svitolina se encontró con Juan Martín del Potro, con quien se tomó una foto. “Tuve el honor de toparme con esta leyenda. Muchas gracias”, escribió.

Leylah Fernandez y Juan Martín Del Potro
Instagram Leylah Fernandez


Leylah Fernandez y Juan Martín Del Potro (Instagram Leylah Fernandez/)

“Desde muy joven supe que podía ganarle a cualquiera que estuviera enfrente. Incluso jugando otros deportes siempre fui así de competitiva, diciendo que voy a ganar, que voy a ganarle a mi papá en el fútbol, aunque eso es como imposible. Siempre tuve esa mentalidad. Siempre he tratado de usar eso en cada partido que juego”, destacó Fernandez. ¿Otro secreto? “Pasarla bien en la cancha. Ellos se encargan de enfatizarme que no puedo tomarme las cosas demasiado en serio, y que hay que madurar y al mismo tiempo ser una niña: debes relajarte, divertirte, comer chocolate cuando quieras y simplemente divertirte, ver una película y dejar pasar la hora de ir a la cama”.

Ya instalada entre las cuatro mejores del torneo, espera a la ganadora del cruce entre la bielorrusa Aryna Sabalenka, segunda favorita, y la checa Barbora Krejcikova, campeona de Roland Garros. La guía tenística está a cargo del coach Romain Deridder, ya que su padre no está en Nueva York. Mientras, la pequeña Leylah sigue asombrando en la Gran Manzana con su tenis agresivo y suelto, dispuesta a hacer historia en el escenario más colosal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.