Lewis Hamilton demuestra muy poca memoria con sus últimas quejas

·3  min de lectura
Lewis Hamilton no culminó su excelente remontada y criticó el Safety Car (Photo by Eric Alonso/Getty Images )
Lewis Hamilton no culminó su excelente remontada y criticó el Safety Car (Photo by Eric Alonso/Getty Images )

Lewis Hamilton, como la gran mayoría de pilotos de la actual parrilla de Fórmula 1, no terminó nada contento después de que la carrera acabar detrás del Safety Car en Monza. Prueba de ello fueron sus quejas por radio una vez el equipo le informó que la carrera no se iba a reprender. La reacción es totalmente lógica, pero al mismo tiempo es hipócrita si la comparamos con el Gran Premio de Abu Dabi 2021.

Para ser más exactos, el piloto de Mercedes soltó “en situaciones así deberían extender la carrera”. Por otro lado, el equipo también quiso mandar una pulla a la FIA diciendo que “ahora sí siguen las normas…” con una clara intención de recordarnos que el proceso que se llevó a cabo en la carrera que perdieron el título no tuvo nada que ver con lo vivido el fin de semana pasado.

Y es que a Hamilton no le falta razón, no fue un desenlace que gustara a nadie. Pero tampoco se puede pedir alargar una carrera cuando llevan quejándose más de medio año sobre cómo se actuó en una acción que obligó a cambiar el protocolo. De hecho, seguramente tanta queja de la decisión de final de 2021 fue el impulso a no tomar decisiones precipitadas. Esa prisa que hubo para darnos un espectáculo brutal para cerrar la temporada no se tuvo en Monza por miedo a otro caos polémico. El resultado sin duda no fue mejor. Solo hizo faltar escuchar los silbidos de la grada y las radios echando humo de tanta lentitud.

MONZA, ITALY - SEPTEMBER 11: Lewis Hamilton of Great Britain driving the (44) Mercedes AMG Petronas F1 Team Mercedes W13 during the F1 Grand Prix of Italy at Autodromo Nazionale Monza on September 11, 2022 in Monza, Italy. (Photo by Eric Alonso/Getty Images )
El Mercedes de Lewis Hamilton durante el Gran Premio de Italia. Foto: Eric Alonso/Getty Images.

La verdad es que a Hamilton le corrían las prisas porque necesita sumar como el comer. Con el podio que consiguió Russell en el trazado italiano ya son tres consecutivos para el británico, mientras que el siete veces campeón del mundo lleva los mismos sin pisar el cajón. La temporada de Lewis está siendo demasiada irregular y en su primer año juntos, George le saca 35 puntos a falta de solo seis carreras para que se baje el telón. Que un compañero de equipo lo bata es algo que no ocurre desde que Nico Rosberg le ganó el Mundial hace nada más y nada menos que cinco temporadas.

La FIA no tuvo prisa para actuar porque la última vez que quisieron arriesgar les cayó la del pulpo, empezando por toda la cúpula de Mercedes. Por lo tanto, son los últimos que deben estar quejándose de cómo se actuó porque gran parte de la culpa la tienen ellos. Se cargaron a Michael Masi porque lo vieron como máximo responsable de que perdieran el Mundial. El tiempo ha dejado claro que el problema no era un solo hombre y por mucha presión que hicieran hay cosas que se deben cambiar.

En resumen, Hamilton está firmando probablemente la peor temporada desde 2014, siendo muy irregular y viéndose superado. Correr tantos años con tanta comodidad es algo inusual y a la que el panorama cambia, empiezan los nervios. Pasó en el tenso 2021 y vuelve a pasar ahora. No estamos cuestionando su talento, seria de necios, pero las quejas con tan poca memoria no le hacen ningún favor a su legado.

Vídeo | Hamilton: "Nunca dije que iba a parar"

Otras historias que te pueden interesar: