Lewandowski no pierde la costumbre de romper récords

·2  min de lectura

Aunque no haya sido considerado como titular en Barcelona, con pocos minutos en cancha le alcanzó para volver a convertir. Robert Lewandowski sigue encendido y no pierde la costumbre de romper récords: se convirtió en el jugador más rápido en llegar a los seis goles en LaLiga.

El delantero se quedó junto a Xavi Hernández en el banco de suplentes, debido a que en la semana al Culé lo espera una nueva jornada de Champions League frente a Bayern Munich. Por eso, fue relegado ante Cádiz en el Nuevo Mirandilla hasta el segundo tiempo.

Con el gol de Frenkie de Jong que abrió el marcador, el entrenador lo mandó a la cancha y apenas un momento después fue suficiente para demostrar todo su potencial: aprovechó un balón suelto y empujó a la red tras haber ingresado al campo de juego ocho minutos antes.

Gracias a ello, alcanzó los seis festejos en cinco fechas, lo que le permite superar la marca de André Silva, que había marcado esa cantidad en seis partidos con Sevilla en 2018, y ubicarse como el futbolista que llegó más rápido a esa cifra en el campeonato en el Siglo XXI.

De hecho, no tuvo mucha participación en el encuentro, pero fue letal en la única que tuvo y no perdonó. Apenas tocó la pelota en 24 ocasiones, completó un total de 13 pases, 11 en campo rival, con una precisión del 76,9 por ciento y anotó un tanto en su único remate al arco.

Además, fue partícipe fundamental para el tercer gol del Barcelona: controló en mitad de cancha tras una gran asistencia de Ousmane Dembélé, encaró en velocidad hacia el área, aguantó con el cuerpo la marca y cedió a su izquierda para que Ansu Fati marque el suyo.

En la semana había marcado su primer hat-trick en la goleada a Viktoria Plzen por Champions League, pero su sed de gol no se conformó y fue por más en Cádiz. El único que no lo padeció desde su llegada al Barça fue Rayo Vallecano en su debut, el resto lo sufrieron todos.

Foto: Fran Santiago/Getty Images