Lewandowski lidera, Simeone resurge y Lopetegui se tambalea

Madrid, 1 oct (EFE).- A la espera del partido dominical del Real Madrid, enfrentado a Osasuna para comprobar si sigue o no al frente de la clasificación, el Barcelona de Robert Lewandowski aumentó la presión y tomó el primer puesto con una victoria apurada ante el Mallorca (0-1), mientras que el Atlético de Madrid y Diego Simeone resurgieron frente al Sevilla, al que doblegaron 0-2 de forma incontestable y agravaron la situación cada vez más comprometida de Julen Lopetegui.

Lanzados los hermanos Williams, Iñaki y Nico, y el Athletic, ganador el viernes por 4-0 contra el Almería, para firmar su mejor inicio de Liga en 66 años, desde la campaña 1956-57 cuando alcanzó la sexta jornada con las mismas victorias -cinco- y un empate más -dos- que ahora, la Liga de Campeones ya está como poco (dependiendo del resultado dominical del Betis contra el Celta) a diez puntos del Sevilla, despedido con una bronca unánime y ruidosa del público en el pitido final del encuentro. Son cinco puntos de 21. Y un futuro incierto.

"¿Una decisión drástica del club? No estoy pensando en nada de eso, sino en recuperar a los jugadores anímicamente, en ayudarles para equilibrar bien las cabezas y en preparar bien el partido que nos toca. No pienso en otra cosa", contestó Lopetegui cuando fue preguntado por una hipotética destitución en la rueda de prensa posterior al partido, que lo alejó a 14 puntos del liderato de la clasificación que ocupa el Barça, al menos hasta el domingo.

El conjunto azulgrana es el primero de la clasificación, un punto por encima del Real Madrid, que debe jugar este domingo ante Osasuna en el Santiago Bernabéu, por su victoria 0-1 en Mallorca, decidida por el imparable Robert Lewandowski, cuyo recorte y trallazo cruzado con la derecha no admitió ni una sola duda. Es un goleador formidable. Lo fue en el Bayern Múnich y lo es con el Barcelona. Ha marcado nueve goles en las últimas seis jornadas y ha participado en otros dos como asistente. Su equipo ha sumado 19 tantos en ese tramo.

Por el gol del atacante polaco, el Barcelona triunfó en Palma de Mallorca, en el regreso de Gerard Piqué, Jordi Alba y Ansu Fati a la titularidad y en la prolongación de la racha del equipo de Xavi Hernández como visitante. Nunca ha perdido lejos del Camp Nou en la Liga desde que asumió el cargo de técnico azulgrana. Desde su estreno con un 1-3 al Villarreal, el 27 de noviembre de 2021, hasta ahora. Son 18 desplazamientos ya, con 13 victorias, la última con suspense hasta el minuto 93, con la ofensiva final del conjunto balear.

LA REACCIÓN DEL ATLÉTICO, LA RECAÍDA DEL SEVILLA

Aún está lejos el Atlético, seis puntos por detrás del Barcelona. No desiste el conjunto rojiblanco, que se recompuso en Sevilla con una victoria irrebatible (0-2). Un partido consistente, resolutivo y firme del equipo de Diego Simeone, rearmado en su defensa con la recuperación de Stefan Savic y José María Giménez; imbatido en su portería cinco choques después y reencontrado con el gol de Marcos Llorente, que, tras 51 duelos seguidos sin marcar, abrió en el minuto 28 el marcador que cerró Álvaro Morata en el 57 contra las dudas, en el día que Koke Resurrección rebasó la historia del club rojiblanco.

Ya no hay nadie que haya jugado los mismos o más partidos que él en los 119 años de existencia de la entidad madrileña. Son 554 encuentros, uno más de los que disputó una de las leyendas más grandes de la historia del Atlético, Adelardo Rodríguez, a lo largo de 17 temporadas entre 1959 y 1976. Un récord inalcanzable salvo para el actual capitán. Antoine Griezmann volvió a la rutina de la media hora, dio el susto Nahuel Molina (finalmente sólo sufre un "calambre") y Joao Félix, su sustituto, apenas jugó los últimos 9 minutos.

La derrota puso en evidencia al Sevilla, del que no queda ni rastro de su fiabilidad de los últimos años. Casi nunca pareció capaz de debatir el triunfo del Atlético de Madrid, si acaso el rato que separó el inicio del segundo tiempo del 0-2 de Morata. Apenas diez minutos. Fue un bloque irreconocible, desfigurado, del que cualquier recuerdo de temporadas precedentes lo pone en mal lugar en la actualidad, con el riesgo que supone todo eso para la continuidad de Julen Lopetegui, un técnico hoy más que discutido.

La brecha con la Liga de Campeones -diez puntos-, a la espera del resultado dominical del Betis frente al Celta en Balaídos, visibiliza aún más la crisis que atraviesa el Sevilla, que sólo ha sido capaz de sumar cinco de los 21 puntos por los que ha competido. Un 23 por ciento.

EL VILLARREAL REINCIDE

El Villarreal también pierde fuerza. Su 0-0 contra el Cádiz acentúa las dudas del conjunto amarillo, que ha ganado nada más uno de sus últimos cuatro duelos en el campeonato y que encadena tres jornadas sin un triunfo mientras pierde posiciones en la tabla. Estrellado con el poste en un remate de Pedraza en el inicio del segundo tiempo y frustrado por Ledesma en el duelo individual ante Nicolas Jackson, después se asustó con un gol fallado por Lucas Pérez y fue salvado por Gero Rulli frente al 'Choco' Lozano.

La forma con la que el guardameta argentino contrapuso su rodilla izquierda frente al remate sostuvo el empate en el Nuevo Mirandilla, dentro de una tramo final trepidante que no cambió el 0-0 y que reafirmó la reacción del Cádiz. Ganador la anterior jornada por primera vez en este curso, cuando se impuso por 0-1 al Valladolid, enlazó su segundo encuentro sin derrota, aunque permanece en el penúltimo lugar de la clasificación, en la zona de descenso a la que cayó el Almería y en la que se mantiene el Elche.

SERGIO LEÓN Y MASIP REACTIVAN AL VALLADOLID

Por encima está el Valladolid, que se repuso a dos derrotas seguidas y salió del descenso en su visita al Coliseum Alfonso Pérez de Getafe (2-3), liderado por Sergio León -goleador dos veces y asistente otra- y Jordi Masip, que paró el penalti que lanzó Enes Unal en el minuto 70 con 2-3 en el marcador. En torno a ambos figuras, más Óscar Plano, que anotó el 2-3 de la victoria en el inicio de la segunda parte, construyó su victoria el conjunto de Pacheta.

Al descanso, el partido iba 2-2. Primero marcó el Valladolid, con un penalti transformado por Sergio León; después remontó el Getafe en un instante, con Damián Suárez como elemento clave, pasador en el 1-1 de Borja Mayoral y goleador en el 2-1; y contestó de nuevo el conjunto visitante con el 2-2 de Sergio León con la derecha. Los cuatro goles, concentrados en 19 minutos, del 18 al 37. En el 50, Óscar Plano desniveló el choque. El Getafe rompe una serie de dos victorias seguidas.

Iñaki Dufour

(c) Agencia EFE