Las Leonas: el secreto para mantenerse vigentes desde la explosión en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000

·5  min de lectura
El abrazo para Agustina Albertario, autora del segundo gol ante Alemania
El abrazo para Agustina Albertario, autora del segundo gol ante Alemania - Créditos: @Telam

Llevan 22 años de vigencia, exactamente desde el comienzo del siglo XXI, cuando sorprendieron al deporte argentino con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Aquella gesta de las recientemente bautizadas “Leonas” era toda una rareza, una selección de hockey sobre césped que, hasta en una de esas, podía generar cierta sospecha de que se trataba de una golondrina de verano, un equipo femenino de moda que se evaporaría en poco tiempo.

Sin embargo, nada de eso ocurrió: se consolidó con los años y se transformó en una selección legendaria, que creció casi a la par de la Generación Dorada del básquetbol. Además, tuvo un efecto colateral muy positivo: empoderó el rol de la mujer en el deporte -después del fabuloso aporte que hizo Gabriela Sabatini en forma individual en el tenis- y consiguió que el hockey se convirtiera en la disciplina N° 1 entre las chicas en nuestro país, desplazando al voleibol.

Hoy, en la furiosa actualidad, el equipo de Fernando Ferrara se encamina a disputar la final del Mundial de España y Países Bajos: desde las 16.30 (ESPN 3 y Star+), las Leonas se medirán ante las neerlandesas en busca del tricampeonato en Copas del Mundo, luego de los títulos en Perth 2002 y Rosario 2010. Es otra prueba fehaciente de que estas chicas están más vivas que nunca, y que supieron aprender y capitalizar la gloria y los errores de las generaciones que las antecedieron.

Pero antes de arribar a la definición con el gran cuco de las últimas dos décadas, las Leonas dieron el golpe en las semifinales ante Alemania, aunque tuvieron que sufrir: después del 2-2 en el tiempo regular, con los goles de Agustina Gorzelany y Agustina Albertario, se impusieron 4 a 2 en la definición por penales australianos. Arrancaron perdiendo por un desvío de Hanna Granitzki a los 40 segundos, lo dieron vuelta de córner corto y de jugada y, en el tercer cuarto, recibieron el tanto del empate alemán por intermedio de Charlotte Stapenhorst. Finalmente, llegaría el penal definitivo de Rocío Sánchez Moccia –que hubo que repetir– para desatar ese festejo con lágrimas de emoción, de cara a los familiares en las tribunas.

Varios puntos destacables de las chicas en el pasaje rumbo a la final, que se disputará en el Estadio Olímpico de Terrassa: se recuperaron del baldazo de agua fría inicial, tomaron la iniciativa siempre, terminaron acorralando a las germanas y se quitaron el estigma de los penales, que habían representado todo un problema durante el título de la Pro League. Si bien la Argentina se llevó ese certamen de manera invicta, perdió los puntos bonus en las tres definiciones a ocho segundos.

Un fuerte antecedente

Transcurrió casi un año de la final olímpica de Tokio 2020 entre la Argentina y Países Bajos, que quedó en poder de las neerlandesas por 3 a 1. Aquella medalla dorada para las europeas fue un resultado lógico; más allá del hambre de gloria y de la ambición deportiva de las chicas argentinas, el conjunto naranja partía claramente en el favorito y así lo había reconocido de antemano Carlos Retegui, que entonces era el conductor del plantel.

Ahora, las fuerzas entre uno y otro equipo parecen más equiparadas. Si bien hay once debutantes mundialistas, todas ellas acumularon en todo este lapso una buena experiencia internacional, que abarca todo: no solo una evolución en el juego, sino el temple para encarar desafíos al máximo nivel mundial, ante un marco de público importante. Es saber asimilar la presión, plantarse y lograr sobreponerse al adversario con personalidad.

Entonces, no solo hoy es el momento de las referentes de siempre, como Belén Succi, Rocío Sánchez Moccia, Agustina Albertario o María José Granatto. También llega el tiempo de Agustina Gorzelany, que busca alimentar su cuota goleadora en córners; Victoria Granatto,

Las Leonas van por su tercer título mundial tras los de 2002 y 2010
Las Leonas van por su tercer título mundial tras los de 2002 y 2010 - Créditos: @CAH

Delfina Thome y hasta Valentina Raposo, la salteña que ya había sorprendido con su aparición en Tokio 2020, a los 18 años. También es la gran oportunidad para Eugenia Trinchinetti, una volante que en silencio se transformó en una jugadora clave, y para Jimena Cedrés, que a sus 29 años está ante la chance de una consagración para toda la vida en su primer torneo grande.

Las favoritas siguen siendo las neerlandesas, máximas campeonas en citas mundiales (8), pero las organizadoras de medio Mundial deberán saber maniobrar ante un conjunto como el argentino, inteligente, voraz y deseoso de un desquite deportivo inmediato, después de haber quedado en el segundo escalón del podio.

“Ya me infarté, ya viví todo. La verdad es que estoy feliz, creo que ante Alemania demostramos que somos un gran equipo”, manifestó a ESPN Belén Succi, de 36 años, que justamente ante Países Bajos se despedirá del seleccionado, el adiós ideal. “En los momentos en que las cosas no salieron, empezando perdiendo a los 40 segundos de un partido, siempre volvimos a empezar. Nos pusimos 1 a 1, 2 a 1, nos metieron dos y nos tuvimos confianza en los penales, los veníamos trabajando y la verdad que se dio. Sí o sí, hay que ir por Holanda”, se juramentó. •

“Queda un pasito más”

Llegó lesionada al Mundial y ahora tiene su revancha. Victoria Sauze, que se perdió los primeros partidos por la fractura en el pulgar de su mano derecha, se mostró muy entusiasmada por la definición de hoy ante Países Bajos: “Queda un pasito más, el más importante de todos y es el que venimos a buscar. La sensación es de felicidad y mucha emoción. Lo fuimos a buscar en cada minuto”. La volante tucumana, incansable en sus batallas en el mediocampo, aprovechó para soltar una sutil crítica a las alemanas: “Nosotras no queríamos llegar a los penales, parecía que ellas sí, y bueno, los teníamos que ganar”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.