León y Atlas: el acto ilegal de los dos finalistas de la Liga MX, aunque haya sido 'positivo'

·Periodista
·5  min de lectura
GUADALAJARA, MEXICO - APRIL 10: Hugo Nervo #02 of Atlas fights for the ball with Luis Montes #10 of Leon during the 14th round match between Atlas and Leon as part of the Torneo Guard1anes 2021 Liga MX at Jalisco Stadium on April 10, 2021 in Guadalajara, Mexico. (Photo by Refugio Ruiz/Getty Images)
Atlas y León, los finalistas de la Liga MX, tienen como equipos hermanos a Santos y Tuzos, respectivamente. / Foto: Getty Images
  • La FIFA prohibe la multipropiedad, pero es algo común en México

  • La multipropiedad no existe en ninguna de las cinco ligas más poderosas del futbol

  • Tampoco en las liga deportivas más fuertes del mundo como la NBA, MLB, NFL

  • Pero la multipropiedad de México es lo que ha salvado equipos de la inestabilidad financiera

Ahora que León y Atlas se enfrentarán en la Liga MX ha vuelto a encenderse una polémica: la multipropiedad en el futbol mexicano.

León pertenece al Grupo Pachuca y es club hermano de los Tuzos, mientras que el Atlas es parte de Grupo Orlegi, y es hermano de Santos. Ambos grupos son de los más poderosos del futbol mexicano y, casualmente, están enfrentados en sus intereses.

En la Liga MX, León-Pachuca y Atlas-Santos son los únicos clubes hermanos. Pero no los únicos en el futbol mexicano: Xolos, Pumas, Santos-Atlas, Chivas y Rayados, tienen un club hermano en la Liga Expansión.

Hace algunos años, América, Necaxa y San Luis fueron hermanos. Alguna vez Monarcas y Atlas también pertenecieron al mismo dueño.

Contrario a lo muchos aficionados dicen y critican, la multipropiedad en algunos puntos es positiva y necesaria en el futbol mexicano.

Aunque eso sí, ilegal y polémica.

Estabilidad

La Liga MX se ha caracterizado por la inestabilidad financiera. De repente un empresario con dinero se le ocurre ingresar al futbol, monta su equipo, logra el ascenso y después no tiene el dinero para mantenlo en la máxima categoría.

Por una razón. El futbol mexicano es caro, muy caro. Y cada día es más.

¿Cuántos equipos han desaparecido del futbol mexicano, que incluso jugaron en la máxima categoría? Si se contabilizan categorías inferiores, la lista podría ser de cientos. O si solo es la categoría del ascenso, hay decenas. En Liga MX, supera los 10 en el siglo.

Basta recordar a equipos como Monarcas Morelia, Lobos BUAP, Tiburones Rojos de Veracruz, Jaguares de Chiapas, Toros Neza, Estudiantes Tecos, Reboceros de La Piedad, San Luis FC, Indios de Ciudad Juárez, Irapuato o Colibríes. Todos ellos jugaron alguna vez en la Primera División -hoy Liga MX- y desaparecieron. Algunos tuvieron suerte y las franquicias revivieron en segundas o terceras versiones.

Fortaleza económica

La estabilidad solo es permitida por la fortaleza económica.

La mayoría de los equipos de la Liga MX tienen una empresa de respaldo que les permite existir.

Televisa es dueña del América, Cemex opera a los Tigres, la cementera Cruz Azul con La Máquina, Omnilife con Chivas, Grupo Femsa con Rayados, Grupo Caliente con Xolos y TV Azteca con Mazatlán FC.

Incluso, con una empresa de respaldo detrás, a veces no es suficiente. TV Azteca desapareció a Monarcas y se llevó al equipo a Sinaloa para crear Mazatlán FC, donde el gobierno estatal le dio en concesión un nuevo estadio.

Pero aunque es relativamente necesaria la multipropiedad, no todo es bonito.

Cada vez es más complicado para un equipo sin un club hermano o que no está respaldado por una gran empresa, destaque en el futbol mexicano.

Equipos como Gallos, Toluca, Puebla, Necaxa, Juárez e incluso San Luis, lo máximo que aspiran es a clasificar y dar la sorpresa en la liguilla. La brecha entre equipos ricos y pobres crece en el futbol mexicano.

En los últimos 10 años, el valor de las plantillas de la Liga MX ha crecido el 100%, según datos de Transfermarkt, más del doble que la inflación de México.

Y no es sencillo pagar nóminas más altas.

Atlético Madrid, con todo y su poderío económico en España, fue el último grupo en abandonar el futbol mexicano tras la crisis del covid-19 al vender al Atlético San Luis. Antes lo hizo Grupo Ángeles -dueña de hospitales, hoteles y medios de comunicación- que llegó al futbol mexicano con la compra de Gallos y el fichaje de Ronaldinho, decidió salirse en 2019.

Inclusive Grupo Carso, de Carlos Slim, quien es el empresario más rico de México y alguna vez del mundo, entró directamente al futbol tras comprar el 30% de Grupo Pachuca en 2012, pero decidió salirse cinco años después.

“La veo como circunstancia (la multipropiedad). El fútbol mexicano exige porque no hay suficientes inversionistas ni genera la transparencia y certidumbre para tener a muchos empresarios involucrados. Tenemos que competir para que haya más y mejores dueños", aseguró Alejandro Irarragorri, quien es dueño de Grupo Orlegi, propietario del Atlas y Santos, durante su ponencia en el Sport Summit 2020.

La FIFA lo prohibe

El artículo 20, inciso 2, de los Estatutos de la FIFA, prohibe la multipropiedad:

“En todo momento, la federación miembro deberá garantizar que ninguna persona física o jurídica (incluidas empresas matrices y filiales) controla de manera alguna (en particular, mediante la mayoría de accionistas, de derechos de voto, de asientos en la junta directiva o de cualquier otro tipo de dependencia o control económico) más de un club si esto atentara contra la integridad de partidos o competiciones”.

La multipropeidad no existe en ninguna de las cinco ligas más poderosas del futbol (Inglaterra, España, Italia, Francia y Alemania). Tampoco en las liga deportivas más fuertes del mundo como la NBA, MLB, NFL.

Cuando se creó la Liga MX en 2013, uno de los 10 objetivos que se plantearon fue la desaparición de la multipropiedad en 2018, pero no se cumplió, como muchas cosas en el futbol mexicano.

El titular de la Femexfut, Yon de Luisa, admitió que la FIFA les ha pedido resolver el tema de la multipropiedad: “Se tiene que terminar con la multipropiedad”, dijo a Marca Claro.

Pero eso solo queda en palabras. En la Liga MX no hay prisa por desaparecerla. El tema ni siquiera está en la agenda de los dueños de los clubes. Total, lleva décadas funcionando por lo que ya la ven como positiva y necesaria para evitar clubes que se crean un día y desaparecen al día siguiente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Conmovedor rescate de un perrito en un canal de aguas negras

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.