Leipzig, Rangers, West Ham y Eintracht apuntan a Sevilla

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 26 abr (EFE).- El Leipzig está a un tramo de alcanzar por primera vez una final continental por la que también pujan el Rangers escocés, el West Ham inglés y el Eintracht Fráncfort, igualmente alemán, que aspiran a rememorar éxitos pasados en el Viejo Continente.

Con la final en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla en el horizonte, está el Leipzig, un equipo en continuo crecimiento desde que se instaló en la Bundesliga hace seis temporadas, ha sido un habitual de la Liga de Campeones en los últimos años. De ahí procede el conjunto de Domenico Tedesco que está a tres partidos de alcanzar un trofeo europeo.

Junto con el Eintracht Fráncfort, que agrandó su perspectiva después de eliminar al gran favorito, el Barcelona, conforma la supervivencia alemana en el evento. Es el fútbol germano el más representado en la Liga Europa.

El Leipzig se enfrentará al Rangers en semifinales. Ha dejado en el camino el combinado de Tedesco a conjuntos tan potentes como la Real Sociedad en dieciseisavos y al Atalanta en cuartos. No jugó en octavos por la descalificación del Spartak Moscú.

Vuelve a jugar la ida el Leipzig en su campo, el Red Bull Arena para afrontar la segunda semifinal europea de su historia. La anterior fue en la Champions, hace dos temporadas, cuando superó al Tottenham en octavos y al Atlético Madrid en cuartos. El París Saint Germain le apartó de la final.

Lidera al equipo el francés Christopher Nkunku, clave en la eliminatoria de cuartos contra el Atalanta y una de las sensaciones del fútbol continental.

Perdió el sábado el Leipzig con el Union Berlín en su encuentro de la Bundesliga. Concentrado en Europa, el conjunto de Tedesco espera el jueves al Rangers que cuenta con la sensible baja del delantero colombiano Alfredo Morelos.

Es un semifinalista inesperado el cuadro escocés que entrena el neerlandés Giovanni Van Bronckhorst y que fue el verdugo del Borussia Dortmund que se mudó a la Liga Europa desde la Liga de Campeones y que partía como uno de los más claros aspirantes.

El vigente campeón de la Liga de Escocia que este curso puede volver a caer a manos del Celtic, actual líder, ya sabe lo que es disfrutar de los momentos relevantes de un gran torneo. Campeón de la extinta Recopa en 1972 y finalista en 1961 y 1967, ya estuvo a un paso de lograr el trofeo de la Liga Europa hace catorce años pero fue superado por el Zenit San Petersburgo en la final.

"Una vez que llegas a semifinales siempre aspiras a más pero el Rangers también tiene es objetivo. Es muy buen equipo como lo demostró cuando eliminó al Borussia Dortmund a doble partido. Cuando es capaz de superar a equipos de ese nivel ves el potencial que tiene el Rangers", apunta Domenico Tedesco.

Los otros dos pretendientes a la Liga Europa son el West Ham y el Eintracht Fráncfort.

El equipo londinense que entrena David Moyes ha sido uno de los más sólidos del torneo. Revelación de la Premier, instalado en la parte alta durante gran parte del curso, aspira a rememorar tiempos pasados y a brillar en Europa.

Tiene cerca su segundo título continental después de la Recopa que consiguió en 1965. Fue finalista de este evento ya desaparecido en 1976 y, en semifinales, eliminó, precisamente, al Eintracht. El Anderlecht apeó al cuadro inglés de otro éxito.

Los Hammers reciben el jueves al conjunto alemán. David Moyes traspasa la presión a su adversario, al que considera favorito. "No somos favoritos pero quiero que los jugadores piensen que lo son. Es una gran oportunidad para nosotros. También para el Eintracht. Ha pasado mucho tiempo para este club hasta llegar a una semifinal europea".

Las opciones del Eintracht Fráncfort emergieron con la inesperada clasificación después de eliminar al Barcelona, gran favorito del torneo. El cuadro del austríaco Oliver Glasner quiere contener la euforia en la recta final por un nuevo éxito europeo.

Es un histórico el Eintracht que ha decaído en la Bundesliga este curso. Está en el ecuador de la clasificación alemana el club de Fráncfort que el sábado pasado no pasó del empate en su campo contra el Hoffenheim. Se aferra a la Liga Europa el equipo germano para salvar una temporada gris.

"Ahora tenemos que mantener la cabeza fría", subraya el entrenador del Eintracht, finalista de la Copa de Europa en 1960 y que logró el trofeo de la Copa de la UEFA en 1980 y que no podrá contar, por sanción, con Evan N'dicka ni con Kristijan Jakic.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.