Leicester, con los argentinos Julián Montoya y Matías Moroni, le ganó a Saracens con un drop en el final y se consagró campeón de la Premiership de Inglaterra

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Freddie Burns tomó la pelota y no dudó: su drop en el final desató la locura en Leicester, que se quedó con el título
Freddie Burns tomó la pelota y no dudó: su drop en el final desató la locura en Leicester, que se quedó con el título - Créditos: @getty images

En un desenlace increíble, con un drop de Freddie Burns faltando 25 segundos y cuando el partido parecía encaminarse al suplementario, Leicester, con los argentinos Julián Montoya y Matías Moroni como titulares, se consagró campeón de la Premiership inglesa este sábado al imponerse por 15-12 a Saracens en la final de una de las ligas más fuertes del mundo.

Con el rugby europeo en su etapa de definiciones, todos los ojos estuvieron puestos en el inmenso Twickenham, que recibió a los dos mejores equipos de la temporada. Y el final estuvo acorde a lo que prometía, con la épica de un ganador que se había quedado con un jugador menos un minuto antes, cuando Saracens convirtió un penal y llegó al empate en 12, tras estar ganando por 3-0 y perdiendo por 12-6.

La patada que le dio el título a Leicester

Montoya y Moroni fueron reemplazados en el segundo tiempo. El primero de ellos, votado como el mejor jugador del equipo por sus compañeros y por los fanáticos, recibió un duro golpe en el primer tiempo, cuando Saracens vencía por 3-0, y eso le costó la tarjeta amarilla y los 10 minutos afuera de la cancha a Aled Davies.

El golpe que recibió Julián Montoya

El renacido Leicester Tigers es el más ganador de la competencia y jugó la definición después de nueve años, mientras que Saracens es otro que volvió a nacer luego de sufrir el descenso en 2020 por incumplir el tope salarial que impone la liga. Los más regulares durante las 26 fechas habían ganado de manera convincente las semifinales y entregaron un desenlace de alto voltaje.

Juan Pablo Socino, quien formó parte del ascenso de Saracens la temporada pasada, es paradójicamente el otro argentino que integra hoy el plantel de Leicester Tigers, aunque con menos rodaje que sus compatriotas y no estuvo convocado para esta final.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.