El legado de Manu en San Antonio

·3  min de lectura

Manu Ginóbili ingresará el próximo sábado al Salón de la Fama del básquetbol tras una estupenda carrera como profesional. Ganador de todo en Europa y leyenda de su país por el oro en Atenas 2004, el argentino también dejó su huella en la liga más importante del mundo: la NBA.

Elegido con la 57a selección del Draft de 1999, el zurdo no dio el salto a la NBA hasta el 2002. Sin embargo, no tardó demasiado en tener éxito: fue elegido en el segundo mejor quinteto de rookies en su primera campaña y sumó minutos importantes en unos Playoffs que vieron consagrarse a San Antonio.

Para 2005, Ginóbili ya era más que un jugador de rol en el entramado de los Spurs, pese a venir mayormente desde la banca. Aquel año, fue elegido por primera vez para un Juego de Estrellas y, más adelante, tomó un rol protagónico en la postemporada, donde los texanos conseguirían su segundo anillo en tres campañas. Manu estuvo al borde de ganar el MVP de las Finales, pero la prensa especializada prefirió dárselo al siempre rendidor Tim Duncan.

Manu navegó los próximos años en los Estados Unidos como uno de los competidores más feroces de la liga, compartiendo todo su talento con los fanáticos y patentando uno de los movimientos más representativos de su arsenal ofensivo: su famoso "eurostep".

En 2007, Manu consiguió su tercer anillo con los Spurs tras barrer en las finales a los Cleveland Cavaliers de un, por ese entonces, joven LeBron James. Parecía que ese sería el último momento de gloria del zurdo en la NBA, pero hubo tiempo para una nueva alegría.

Luego de varias temporadas de frustraciones, con el recordado tiro de Ray Allen en las Finales de 2013 como momento más bajo de la carrera del argentino, los Spurs y Ginóbili resurgieron un año más tarde, tomándose revancha ante el Heat de las estrellas.

Manu logró sacarse la espina tras su mal rendimiento del año anterior, y consiguió su cuarto anillo, otra vez con un protagonismo estelar, siendo una de las banderas de un equipo que mostró un básquet de alto vuelo. El zurdo registró, además, la jugada más memorable de la serie decisiva cuando volcó la pelota en la cara de Chris Bosh en el quinto y definitivo partido.

Ginobili Parker Champions Spurs
Ginobili Parker Champions Spurs

Los últimos años de Ginóbili en la NBA lo tuvieron como el líder natural de los Spurs, consumado el retiro de Tim Duncan. El argentino nunca dejó de soñar en ganar el quinto anillo, y aunque no se le dio, se despidió de la franquicia texana como una leyenda.

Además de sus logros dentro de la cancha -conformó junto a Tony Parker y Tim Duncan el trío más ganador en la historia de la liga norteamericana-, Manu se convirtió en uno de los deportistas más queridos en la ciudad de San Antonio.

El 28 de marzo de 2019, los Spurs retiraron su camiseta número 20 como muestra de lo que significó para la franquicia. Ahora, es el turno del Salón de la Fama de honrarlo y sumarlo a su prestigioso club.

Foto: Getty Images