Rachel Balkovec: la pimera mujer en dirigir equipo de béisbol profesional en EEUU quiere jugadores latinos

·8  min de lectura
Rachel Balkovec #22 de los Yankees de Nueva York en el Complejo de Desarrollo de Jugadores de los Yankees de Nueva York el 6 de marzo de 2020 en Tampa, Florida. (Foto: New York Yankees/Getty Images)
Rachel Balkovec #22 de los Yankees de Nueva York en el Complejo de Desarrollo de Jugadores de los Yankees de Nueva York el 6 de marzo de 2020 en Tampa, Florida. (Foto: New York Yankees/Getty Images)

En algún lugar de Tampa Bay, mientras conducía por la carretera que conecta a Tampa con Clearwater, Rachel Balkovec preguntó a los dos principales talentos de los Yankees que iban sentados en el asiento trasero si alguna vez habían visto un partido de sóftbol.

Antonio Gómez, de 20 años, un receptor de Venezuela, respondió que sí. Jasson Domínguez, de 19 años, uno de los talentos mejor calificados del béisbol, dijo que él también había visto un juego de sóftbol en su natal República Dominicana, pero eran hombres los que jugaban. Ninguno había visto a mujeres jugar sóftbol universitario.

Están a punto de ver cómo son las mujeres atletas”, dijo Balkovec, de 34 años.

A mediados de febrero, durante una cena con esos jugadores, mucho antes de que comenzara la temporada de ligas menores, Balkovec se dio cuenta de que ellos quizás no sabían mucho sobre la trayectoria que ella había tenido.

Sabían que ella era alguien excepcional, la primera mujer en fungir como gerente en el béisbol profesional afiliado, pero no sabían mucho sobre el sóftbol, el deporte que Balkovec jugaba en la universidad antes de emprender un camino tortuoso y difícil hasta el punto donde se encontraba actualmente. Entonces, Balkovec, gerente de los Tarpons de Tampa, un equipo de ligas menores y filial de Clase A baja de los Yankees de Nueva York, tuvo una idea: llevar a Domínguez y a Gómez a un torneo de sóftbol universitario de pretemporada que se estaba llevando a cabo cerca de las instalaciones donde los Yankees realizaban su entrenamiento de primavera.

La contratación de Balkovec ha sido un momento decisivo para el béisbol, un deporte dominado por hombres. Innumerables mujeres pueden verse reflejadas en los rechazos que ella recibió al presentarse a las entrevistas de trabajo, desde la creación de un currículum aún más completo como resultado (tiene una maestría en administración deportiva y cursó una segunda, en biomecánica), hasta el mísero salario y su largo camino para lograr dirigir un equipo de béisbol.

La gerente de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, la primera mujer gerente a tiempo completo en la historia del béisbol afiliado, observa durante un juego contra los Dunedin Blue Jays en el George M. Steinbrenner Field el 12 de abril de 2022 en Tampa, Florida. (Foto: Mike Ehrmann/Getty Images)
La gerente de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, la primera mujer gerente a tiempo completo en la historia del béisbol afiliado, observa durante un juego contra los Dunedin Blue Jays en el George M. Steinbrenner Field el 12 de abril de 2022 en Tampa, Florida. (Foto: Mike Ehrmann/Getty Images)

Balkovec ha roto techos de cristal durante sus 10 años de trayectoria en el béisbol profesional: es la primera mujer en ocupar un puesto de tiempo completo como coordinadora de fuerza y acondicionamiento de ligas menores (con los Cardenales de San Luis en 2014); es la primera mujer en servir como instructora de bateo de tiempo completo en un equipo de grandes ligas (con los Yankees en 2019); y ahora es la primera mujer en un puesto gerencial. A lo largo del camino, Balkovec ha abierto los ojos de la gente. Dedicar cuatro horas de un sábado por la noche a llevar a Domínguez y Gómez a juegos de sóftbol era el ejemplo más reciente.

“No tuve una deslumbrante carrera deportiva, pero fui una atleta de alto nivel”, dijo Balkovec, receptora de los equipos de sóftbol de la Universidad de Creighton y la Universidad de Nuevo México. “Y en la República Dominicana, por ejemplo, usualmente no se ve a las mujeres hacer este tipo de cosas. De hecho, casi nunca. Y es incomprensible para ellos, así que quiero demostrarles que es posible”.

Balkovec dijo esto mientras se dirigía a recoger a Domínguez y Gómez del hotel en el que se hospedaban durante el campamento de pretemporada de los Yankees. En el trayecto de 30 minutos hasta el lugar, ubicado en St. Pete/Clearwater Elite Invitational, ella habló con los jugadores sobre las complejidades del sóftbol, sus primeras incursiones en el béisbol profesional en 2012 (cuando tenía un trabajo, que comenzaba temprano en la mañana, como recepcionista para la compañía de equipos Marucci, y como pasante en el área de fuerza y acondicionamiento para los Cardenales, que realizaba al final de la mañana) y el motivo real de este paseo.

“Vine porque Rachel siempre tiene buenas ideas”, comentó Gómez en inglés, siguiendo una regla impuesta por Balkovec que fue diseñada para que los dos jugadores practiquen su segundo idioma. (Balkovec, nativa de Nebraska, respondía con frecuencia en español, un idioma que aprendió de jugadores latinoamericanos a lo largo de los años).

La mánager de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, conversa en el banquillo con los lanzadores Juan Carela, a la izquierda, y Yon Castro, mientras hace su debut como mánager de ligas menores de los Tarpons, una filial Single-A de los New York Yankees, antes de un partido de béisbol contra los Lakeland Flying Tigers, el viernes 8 de abril de 2022, en Lakeland, Florida. Balkovec es la primera mujer en dirigir un equipo de béisbol profesional. (Foto: AP/Phelan M. Ebenhack)
La mánager de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, conversa en el banquillo con los lanzadores Juan Carela, a la izquierda, y Yon Castro, mientras hace su debut como mánager de ligas menores de los Tarpons, una filial Single-A de los New York Yankees, antes de un partido de béisbol contra los Lakeland Flying Tigers, el viernes 8 de abril de 2022, en Lakeland, Florida. Balkovec es la primera mujer en dirigir un equipo de béisbol profesional. (Foto: AP/Phelan M. Ebenhack)

A lo largo de la velada, los jugadores aprendieron más sobre Balkovec, quien hizo su debut como entrenadora el 8 de abril, y sobre lo que ella representaba. Mientras viajaban en el carrito del torneo desde el estacionamiento hasta los estadios de sóftbol, Balkovec explicó por qué ahora se sentía más cómoda pasando el rato con sus jugadores fuera del campo.

Como una joven entrenadora de fuerza y acondicionamiento, reconoció que llevaba a los jugadores al supermercado para enseñarles cómo comer sano, pero que nunca los invitaba a cenar. Balkovec llamó a esos días “el Salvaje Oeste” porque apenas había otras mujeres en el béisbol. Relató que la gente temía que se desarrollaran relaciones románticas con los jugadores, y que nunca usaba una blusa corta o una camiseta sin mangas cerca de ellos.

“Ella considera el panorama completo, y en cualquier ámbito de la vida (si eres un entrenador, un gerente, mi jefe del trabajo), ante todo, si te gusta alguien y confías en él, estás dispuesto a hacer lo que te pida”, dijo la hermana de Balkovec, Stephanie, en una entrevista telefónica. “Durante mucho tiempo, en sus primeros días, solía gritarle porque ella no dejaba que vieran su humanidad”.

Pero Balkovec afirmó que, con el paso de los años, sus colegas y jugadores llegaron a conocerla mejor y la sociedad evolucionó (poco a poco, más mujeres comenzaron a trabajar en el béisbol). Ya no se preocupaba por cómo se percibían cosas como la ropa porque sus prioridades eran claras. Ella se ve a sí misma no solo como gerente sino como entrenadora de vida para sus jugadores, particularmente los latinoamericanos que enfrentan desafíos únicos. No solo habla con sus jugadores sobre cómo mejorar su bateo y sus cuerpos, sino que también es dura o compasiva según sea necesario, y les habla sobre temas como sus objetivos fuera del campo y cómo deben respetar a las mujeres.

Inmediatamente después de bajarse del carrito del torneo, un aficionado reconoció a Balkovec. Gómez y Domínguez se rieron entre ellos, pero quedaron impresionados.

Esto continuó por el resto de la noche. Mientras los tres visitaban los juegos simultáneos de Texas contra Universidad de California, Los Ángeles y Míchigan contra Luisiana, a Balkovec le pidieron, al menos seis veces más, un autógrafo o posar para fotos, incluso se lo pidió todo un equipo de sóftbol femenino juvenil que estaba en las inmediaciones. Lo mismo ocurrió en tres oportunidades con Gómez y Domínguez, un jugador bastante promocionado que firmó con los Yankees por 5 millones de dólares cuando tenía 16 años.

“¡Rachel es tan famosa!”, exclamó Gómez.

La mánager de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, a la derecha, firma autógrafos para los fanáticos después de obtener una victoria en su debut como mánager de ligas menores de los Tarpons, un afiliado Single-A de los New York Yankees, en un juego de béisbol contra los Lakeland Flying Tigers, el 8 de abril de 2022, en Lakeland, Forida. Balkovec es la primera mujer en dirigir un equipo de béisbol profesional. (Foto: AP/Phelan M. Ebenhack)
La mánager de los Tampa Tarpons, Rachel Balkovec, a la derecha, firma autógrafos para los fanáticos después de obtener una victoria en su debut como mánager de ligas menores de los Tarpons, un afiliado Single-A de los New York Yankees, en un juego de béisbol contra los Lakeland Flying Tigers, el 8 de abril de 2022, en Lakeland, Forida. Balkovec es la primera mujer en dirigir un equipo de béisbol profesional. (Foto: AP/Phelan M. Ebenhack)

Durante el viaje de regreso a Tampa, Balkovec pensó en algunas palabras de despedida para sus jugadores.

Primero, les mencionó a Domínguez y Gómez un hábito molesto que esperaba no ver durante la próxima temporada de los Tarpons: a los jugadores perdidos en sus teléfonos celulares en el área de la banca en lugar de interactuar entre sí.

Segundo, ella quería plantar una semilla. Parte de por qué aspiraba a convertirse en entrenadora general algún día, les dijo, era que quería revisar la fuente de talento de América Latina. Aunque los equipos de la Grandes Ligas tenían programas educativos, ella sentía que no se ponía suficiente énfasis en el desarrollo de los jugadores como seres humanos. Balkovec señaló cuán corrupto podía ser el sistema internacional de contratación de novatos. Ella pidió sus opiniones.

Balkovec luego les contó sobre su sueño de que ambos fueran a la universidad. Gómez lo llamó su Plan B.

“Si solo eres un buen jugador de béisbol y ganas mucho dinero, eso es todo”, dijo, y luego agregó: “Tienes que hacer más. Ir a la universidad. Ser diferente. Y diferente en este negocio equivale a poner valor a otras cosas más allá del dinero, mujeres, diversión, eso es tan común”.

La conversación continuó hasta que Balkovec entró en el estacionamiento de su hotel. Cuando se detuvo, Gómez y Domínguez se despidieron y agregaron algo que probablemente pocos gerentes de béisbol escucharán de sus jugadores.

Rachel, te quiero”, dijo Gómez. “Gracias”.

“Gracias”, agregó Domínguez. “Te quiero”.

VIDEO: Stats Performance de la Semana - Cristiano Ronaldo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.