Leandro Bolmaro sigue creciendo en la NBA: tiempo récord en un partido, una volcada y una estadística positiva

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Minnesota Timberwolves
    Minnesota Timberwolves
    En vivoHoyMañanavs.--|
  • Leandro Bolmaro
    Leandro Bolmaro
    En vivoHoyMañanavs.--|
Una foto para un póster de un familiar: Leandro Bolmaro disputándole la pelota a un monstruo de la NBA, Kevin Durant; el cordobés jugó medio partido en la ajustada caída de Minnesota Timberwolves contra Brooklyn Nets en Nueva York.
ELSA

Empieza a asentarse Leandro Bolmaro en la mejor liga del mundo. No viene de ningún sótano del básquetbol, porque es subcampeón de Europa con la camiseta de Barcelona, pero a sus 21 promisorios años está haciendo sus primeras armas en la NBA. Y este viernes tuvo su primer cruce con dos superestrellas de este deporte, tal vez los más grandes rivales que ha tenido en su corta carrera: Kevin Durant y James Harden.

Su Minnesota Timberwolves se presentó en Nueva York y le hizo mucha fuerza a Brooklyn Nets, pero terminó perdiendo, apretadamente, por 110 a 105. El partido fue un subibaja: hubo 26 cambios de liderazgo en el tanteador. Ergo, no hubo minutos “basura”. Y Bolmaro jugó nada menos que 24m53s de los 48 minutos del partido, algo más de 50% del tiempo, un récord personal. Se dio algunos gustos el cordobés: hacer una volcada, clavar un par de buenas estadísticas y recibir una falta de La Barba Harden.

Aciertos de Bolmaro vs. Brooklyn

La planilla dice que el muchacho de Las Varillas anotó 4 puntos (1 de 3 en dobles y 2 de 2 en libres), hizo 2 asistencias (mucha generosidad estadística en ese rubro; no fueron verdaderos pases-gol), cometió 2 faltas y tomó 5 rebotes. En este último campo empató su récord, en 12 partidos que lleva protagonizados en la liga de Estados Unidos.

Sin ser grandes números personales, llaman la atención en otro apartado: mientras Bolmaro estuvo en la cancha, su equipo hizo una diferencia acumulada positiva de 19 tantos. Nadie más de Minnesota estuvo siquiera cerca de eso (+5 el mejor compañero en ese plano, Nathan Knight). Quiere decir que cuando el argentino tuvo acción sobre el parquet, más productivo fue Timberwolves.

Uno de los 5 rebotes de Bolmaro frente a Brooklyn, con los que empató su récord en ese campo estadístico.
ELSA


Uno de los 5 rebotes de Bolmaro frente a Brooklyn, con los que empató su récord en ese campo estadístico. (ELSA/)

¿De qué jugó Bolmaro? De base, pero flotando muchas veces cerca de la pintura –de allí sus cinco recobres–. Como dijo su único compañero estelar en la liga, Karl-Anthony Towns –ausente este viernes por no estar bien físicamente–: no es un fenómeno en algún aspecto en particular, pero puede hacer bien todo. Y entre esas funciones que puede cumplir eficazmente está la de armador. La que hace poco empezó a asignarle el cuerpo técnico de la franquicia de Minneapolis, a pesar de que lo integra Pablo Prigioni, tan cordobés y tan base en sus tiempos como Bolmaro.

“Es como si en Estados Unidos hubiesen descubierto el agua tibia”, metaforizó la situación Carlos Morales, el prestigioso entrenador y comentarista televisivo portorriqueño, en el ciclo Ritmo NBA, que se publica semanalmente en LA NACION. “El chico es base. Y es un buen base”, lo elogió el coach Morales, tras recordar que Bolmaro fue descendido al equipo de la G-League (liga de desarrollo) y luego promovido de regreso al de NBA.

La opinión del coach Morales sobre Bolmaro

Los 24 minutos en un partido cerrado frente a un adversario poderoso, Brooklyn, uno de los favoritos para conquistar el anillo, fueron todo un signo en la trayectoria del argentino en la liga; su mejor marca anterior era de 17. Ya parece haberle ganado el papel de segundo armador a Jordan McLaughlin, por detrás de D’Angelo Russell. Y esta vez hasta se animó en un momento a algo sorpresivo: tras recibir la infracción de Harden, recriminó a sus compañeros por no haberle dado opciones de pase mientras era marcado en la jugada. A los 21 años y en su presencia número 12 en la NBA. Personalidad fuerte tampoco le falta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.