El “ladrón de ideas” con el que los All Blacks planean la reconstrucción para volver a soñar con un título mundial

·6  min de lectura
Nunca en su historia los All Blacks habían atravesado una crisis deportiva semejante
Nunca en su historia los All Blacks habían atravesado una crisis deportiva semejante - Créditos: @ap

Se venían mirando de reojo desde hace unos años. Uno, imaginando dirigir a ese equipo mítico y por momentos indestructible con el que sueñan todos los neozelandeses. Y del otro lado, darle alguna vez una oportunidad a ese cerebro mágico que en 2016, en Chicago, había quebrado 111 años de historia adversa para poner de rodillas a los All Blacks, desatando la euforia en toda Irlanda. Hablamos de Joe Schmidt.

Son tiempos complejos para el rugby de Nueva Zelanda, lo cual hace unas temporadas parecía una utopía. Derrota tras derrota, escepticismo en los aficionados, chicos adolescentes que empezaron a volcarse más al básquetbol, influenciados por la evolución de los “Tall Blacks”, que al deporte por excelencia de las islas. Y la cabeza del entrenador, Ian Foster, que pendulaba, confundida como el seleccionado nacional de rugby, luego de la primera caída en el Rugby Championship 2022 frente a Sudáfrica. Eran cinco derrotas en seis partidos. Casi que la revancha en el Ellis Park, de Johannesburgo, sonaba a canción de despedida. Pero no.

Joe Schmidt durante un entrenamiento de los All Blacks, cuando colaboró ante una emergencia por Covid
Joe Schmidt durante un entrenamiento de los All Blacks, cuando colaboró ante una emergencia por Covid - Créditos: @Brendan Moran

Los All Blacks asomaron la cabeza con mucho orgullo, con nacionalismo, con hidalguía. Alcanzando una victoria por 35-23 que les dio aire y en un partidazo. Y más aire le dio a Foster, el antipático de la historia. El coach al que este miércoles la New Zealand Rugby, por intermedio de su presidente, Stewart Mitchell, confirmó hasta el Mundial de Francia 2023. La decisión, luego de una reunión del cuerpo dirigencial de la entidad, aseguran que no se modificará cualquiera sea el resultado en el torneo en disputa. Que tendrá su tercera fecha dentro de 10 días, cuando los All Blacks se enfrenten en el primer partido con los Pumas.

Ahora bien, la confirmación vino con sorpresa incluida. Porque en la misma reunión fue confirmado Joe Schmidt como entrenador de ataque de los All Blacks. Vale recordar que luego de las caídas frente al propio Irlanda en la ventana internacional de julio (la primera vez que el conjunto de El Trébol se impuso como visitante), la New Zealand Rugby resolvió echar a los entrenadores de delanteros y de backs, John Plumtree y Brad Mooar, respectivamente. Fue recortar el poder en derredor de Foster. También, un mensaje concreto para el entrenador y los jugadores.

El clima no cambió en el arranque del Championship, con un nuevo traspié frente a los Springboks, pero sí en la revancha, el sábado pasado. La reacción del equipo, de los jugadores, fue tomada como un respaldo concreto al proyecto Foster, aunque el equipo esté lejos del ideal, globalmente hablando. Ahora se suma el hombre que los sorprendió aquella vez en Chicago, al frente de un equipo irlandés que les marcó 40 tantos, nada menos: fue 40-29.

Schmidt en una charla con el plantel de Irlanda en el Mundial 2015, previo al partido con los Puma
Schmidt en una charla con el plantel de Irlanda en el Mundial 2015, previo al partido con los Puma - Créditos: @Stu Forster

Schmidt no es precisamente un nombre común. Hablamos del ex entrenador de Clermont, de Francia, y del Leinster, de Irlanda. Pero también del hombre que condujo al seleccionado de Irlanda en dos Copa del Mundo: 2015 y 2019. Respetadísimo y reconocido por la precisión de los sistemas de juego que aplica y por la creatividad en ataque.

El desembarco de Schmidt, de 56 años, oriundo de Woodwille, en la isla Norte, no significa necesariamente que sea el hombre de recambio de emergencia para Foster si algo sale mal en el camino. Aunque es imposible soslayar un detalle. Cuando en la ventana de julio Foster y sus dos colaboradores inmediatos estuvieron afectados por Covid para el primer cruce en el Eden Park en Auckland, Schmidt fue invitado a guiar al equipo frente a los irlandeses. ¿Un anticipo de lo que vendría semanas después? Fue victoria del local por 42-19. Quedó como asesor externo.

Los sucesos más recientes desempolvaron una vieja idea de algunos dirigentes neozelandeses, según analizan los medios locales. Schmidt entra en escena en el corazón del rugby de los All Blacks en una función específica. Centro natural en sus tiempos de jugador, buscará aportar toda su experiencia y conocimientos en la materia.

Ian Foster fue confirmado hasta Francia 2023: el polémico coach abraza a Aaron Smith tras la victoria sobre los Springboks que alejó los fantasmas
Ian Foster fue confirmado hasta Francia 2023: el polémico coach abraza a Aaron Smith tras la victoria sobre los Springboks que alejó los fantasmas - Créditos: @afp

Y queda claro que no es un asistente cualquiera, sino uno con peso internacional. Hablamos de alguien ganador, campeón en el Top 14 en 2010 con Clermont como asistente de Vern Cotter. También se coronó dos veces en la Copa de Europa al frente del Leinster (entre 2010 y 2013), y en tres oportunidades en el Torneo de las Seis Naciones como conductor de Irlanda, una de ellas con Grand Slam incluido (2018). Bajo su mandato, Irlanda llegó al primer lugar en el ranking masculino de World Rugby por primera vez en septiembre de 2019. Y fue incorporado en World Rugby como Director de Alto Rendimiento.

En la dirigencia buscan también que Foster tenga un apellido de renombre como respaldo en su cuerpo técnico, alguien que pueda absorber las críticas junto con el coach principal. ¿Cómo lo tomó Foster? “Schmidt ha estado en mi radar durante varios años”, dijo el coach, dándole la bienvenida formal. Y sobre todo, que recupere la variedad del juego de ataque de los All Blacks. Schmidt suele decir, medio en broma, medio en serio, que “un buen entrenador de ataque es, ante todo, un excelente ladrón de ideas”.

Joe Schmidt, en sus tiempos al frente de Irlanda
Joe Schmidt, en sus tiempos al frente de Irlanda

Al respecto, Laurent Labit, responsable del ataque del seleccionado francés, le señaló en 2021 al diario L’Equipe, que “siempre ha seguido de cerca los partidos de Joe Schmidt, ya sea en Clermont o en Irlanda. En todas partes, siempre ha sido creativo en las primeras etapas del juego. Joe es un muy buen ladrón. Con Irlanda y el perfil de jugadores que tenía a mano, menos explosivos que los que encontrará en los All Blacks, fue capaz de crear un sistema de ataque ultraplanificado tan sencillo como rico”.

Asimismo, en medio de los desafíos grupales, para Schmidt se abre una perspectiva nueva en busca de un objetivo personal: poder superar la barrera de los cuartos de final en una Copa del Mundo. Con una selección diferente, claro: la de su propio país. Su debut inminente será frente a los Pumas, por la tercera fecha del Championship, ya que no hay tiempo que perder. Para que los tricampeones mundiales vuelvan a soñar con Francia 2023. ¿Un detalle más? Su último partido en un Mundial había sido en Tokio, en 2019, en la eliminación de Irlanda en el cotejo correspondiente a los cuartos de final. ¿El rival? Los All Blacks...