Kobe Bryant, el basquetbolista que no necesitó ser la sombra de Michael Jordan

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·Periodista
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Kobe Bryant y Michael Jordan han sido comparados por su hambre de triunfo y estilo de jugar. (Foto: VINCENT LAFORET/AFP via Getty Images)
Kobe Bryant y Michael Jordan han sido comparados por su hambre de triunfo y estilo de jugar. (Foto: VINCENT LAFORET/AFP via Getty Images)

Pese a que en un inicio no se perfilaba como la estrella a seguir en la NBA, Kobe Bryant supo construir una carrera digna solo de él. Fue tal su éxito que la gente lo llamó el “heredero de Michael Jordan” o en su defecto “la sombra de su majestad”, sin embargo, no necesitó de ello para brillar, supo escribir su propia historia.

No fue la primera elección del Draft de 1996, tampoco fue la segunda o tercera opción: fue hasta la selección 13 de la primera ronda cuando un equipo quiso tomar las habilidades del escolta nacido en Filadelfia. Los Charlotte Hornetts fueron quienes lo eligieron, pero no para usarlo, sino para hacer un intercambio con los Lakers; los angelinos cedieron al pívot Vlade Divac a cambio de Kobe.

Los primeros destellos de brillantez no tardaron en llegar, en 1997 ganó el concurso de clavadas y para 1998 ya lo habían seleccionado como miembro del All Star Game, con ello se convirtió en el jugador más joven en la historia en disputar este partido, lo hizo con 19 años y 161 días.

Fue en ese juego cuando la comparación nació. Black Mamba brillaba como novato, pero aún seguía en activo Michael Jordan, quien ostentaba el trono de “El Rey” de la NBA. El enfrentamiento fue directo y la similitud entre ambos fue inocultable.

Aunque la gente trató de generar una enemistad y rivalidad, el vínculo que ambas estrellas forjaron fue tan fraternal que cada uno se reconoció como un hermano. Jordan aseguró que Kobe era como un hermano pequeño al cual siempre quiso ayudar, mientras que Bryant vio en Michael el modelo a quién seguir y de quién aprender.

Kobe y Michael siempre dieron muestras de reconocimiento y respeto para el otro. (Foto: Alan Mothner  TLC/Reuters)
Kobe y Michael siempre dieron muestras de reconocimiento y respeto para el otro. (Foto: Alan Mothner TLC/Reuters)

No pretendía ser el siguiente Jordan, los deseos siempre se enfocaron en ser un gran basquetbolista desde lo que él podía ser. Claro, había que aprender cosas del mejor en la duela, y para eso el único adecuado era Su majestad.

“Kobe lo dejó todo en la cancha. Fue como mi hermano menor. Si esperan que hable de las comparaciones entre él y yo... Sólo quiero hablar de Kobe. Los pequeños hermanos siempre quieren meterse en tus cosas; en tus zapatos, tu closet. Kobe Bryant fue una inspiración sobre la forma de querer jugar el juego, quería ser el mejor basquetbolista que podía ser. Bueno, yo quiero ser el mejor hermano mayor que puedo ser”, dijo Jordan en el discurso después de la muerte de Bryant en 2020.

Bryant fue claro cuando dijo que no buscaba las comparaciones sobre quién era mejor, aseguró en el documental The Last Dance, que si se había convertido en un buen basquetbolista, en gran parte fue por las enseñanzas de Michael Jordan.

Las comparaciones siguen sin detenerse y determinar qué o quién fue mejor hasta innecesario resulta. Es más prudente reconocer a Black Mamba como alguien que supo triunfar sin la necesidad de ser la sombra de una de las mayores leyendas del baloncesto, porque en efecto, él también pudo convertirse en una. No reclamó un trono, hizo el suyo.

Su legado aún vive: en Lower Merion, la preparatoria que jugó, retiraron el número 33 en su honor; en los Lakers quitaron el dorsal 8 y 24 tras su retiro en 2016, con ello se convirtieron en primera franquicia que retira dos números por un jugador; junto a Glen Keane, dirigió un cortometraje llamado Dear Basketball, en el que se narra la despedida de Kobe de la duela,y este ganó el Óscar a mejor corto de animación en 2017.

Murió el 26 de enero de 2020 en California, Estados Unidos, tras un accidente en helicóptero en el que fallecieron también otras personas, entre ellas, su hija Gianna Maria.

Lo que lo hizo grande a Kobe

  • Entrenamiento de leyenda

Kobe Bryant se convirtió en uno de los deportistas más talentosos a nivel mundial, pero ese destino solo llegó gracias a su alto grado de compromiso y disciplina con el deporte que practicaba.

Aquella leyenda de Bryant tomando sesiones de entrenamiento extras la confirmó Dwyane Wade, quien compartió con él durante los Juegos Olímpicos de 2008.

“Habíamos ido a entrenar por la noche con el grupo de siempre. Éramos él, Carmelo Anthony, LeBron James y yo. Cuando terminamos de practicar, dijimos que nos veríamos en el desayuno. Era muy tarde, así que habremos dormido tres horas. Nos despertamos y, cuando llegamos, estaba Kobe en el comedor. Todavía vestía la ropa del día anterior y tenía hielo en sus rodillas. Le preguntamos y nos dijo que recién había terminado un entrenamiento y estaba por ir a completar otro", dijo Wade en entrevista con J. J. Redick.

El impacto deportivo y cultural que tuvo Kobe Bryant es algo que difícilmente volverá a repetirse. (Foto: Josh Lefkowitz/Getty Images)
El impacto deportivo y cultural que tuvo Kobe Bryant es algo que difícilmente volverá a repetirse. (Foto: Josh Lefkowitz/Getty Images)
  • Los números nunca mienten

Hay jugadores que por el simple hecho de no ganar un anillo de campeonato jamás logran consagrarse en la élite. Kobe por su parte sí lo hizo y no en una sino en 5 ocasiones.

En compañía de Saquille O’Neal y Phil Jackson, Black Mamba consiguió tres campeonatos consecutivos (2000-2002). Y aunque la relación no fue la mejor con Shaq, formó una de las duplas más temidas en la historia de la NBA. Más adelante, ya sin el pívot pudo ganar otros dos anillos en 2009 y 2010.

Además, en el plano internacional tampoco se quedó sin galardones. Fue miembro del equipo olímpico que ganó las medallas de oro en Beijing 2008 y Londres 2012.

Individualmente se puede presumir que fue nombrado 18 veces All Star, y que posee el segundo lugar como jugador con más puntos anotados en un partido (81), lo hizo contra los Toronto Raptors en 2006, y solo es superado por los 100 que hizo Wilt Chamberlain.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

“¡Arriba los corazones!”: Los emotivos momentos que nos dejó Fernando del Solar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.