Kevin Benavides: “Quiero ser el primer piloto en ganar el Dakar con dos marcas”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Kevin Benavídes
    Argentine rally raid biker
Kevin Benavides, durante el shakedown en Jeddah; el salteño intentará revalidar el N°1 con KTM
Twitter @kmbenavides

Entró en la historia del Rally Dakar en enero, cuando se convirtió en el primer motociclista latinoamericano en ganar la carrera más exigente del planeta. El podio en Jeddah, una imagen que quedó grabada: la emoción por el esfuerzo y haberse sobrepuesto a adversidades múltiples durante la aventura se tradujo en una trabajosa y brillante victoria. Kevin Benavides disfrutó de la conquista, pero prácticamente sin descansar comenzó a diseñar la defensa del N°1, una marca que llevan los elegidos. Otra vez Arabia Saudita será el escenario de la prueba que se hizo mítica en África, visitó Sudamérica durante una década y desde mañana tendrá su tercera experiencia en el territorio saudí. Un especial de 19 kilómetros y un enlace de 595 km, donde se combinará la tierra con alguna pequeña duna, la geografía que servirá para verificar el vehículo, pero también ordenará a los pilotos para la etapa del día siguiente: los mejores 15 elegirán en orden inverso a la clasificación su posición de salida. La emoción estará garantizada, porque las dificultades crecen cuando se trata de abrir pista.

De 32 años, el salteño, que se estrenó en el Dakar en 2016, con un cuarto puesto, encarará el viaje con el reto de un cambio de estructura: el campeón defensor es el nuevo rostro de KTM, la marca con más éxitos en la historia del Dakar. Fueron 18 triunfos en cadena, aunque Honda es la reina desde 2020, tras las victorias de Ricky Brabec y de Benavides. “Soy un piloto al que le gusta mucho los cambios, estar en movimiento, los desafíos constantes. Con Honda estuve muchos años, gané el Dakar y creo que les cumplí con el trabajo para el que me contrataron. KTM es la oportunidad de una nueva motivación, un equipo nuevo, gente nueva y lo que más me incentiva es volver a ganar con una marca diferente. Quiero ser el primer piloto en ganar el Dakar con dos fábricas diferentes. Sería escribir otro capítulo de una historia muy importante”, le comenta a LA NACION, a horas de la largada simbólica, ese instante en donde la adrenalina electriza el cuerpo.

-En 2020, la pandemia modificó el modo de la preparación. Ahora, una caída, la lesión y una cirugía. ¿Esta clase de dificultades se convierten en una motivación extra?

-La pandemia y las complicaciones para entrenarnos hizo que 2020 fuera un año complicado y este también tuvo sus matices. Arranqué muy bien, ganando el Dakar, y después en mayo tuve una caída, en la que me lesioné el hombro, y estuve cuatro meses prácticamente parado. Primero debí recuperarme de la cirugía y después reactivarme. Fueron meses complicados, pero me gusta salir siempre más fuerte de las adversidades. Los dos años fueron buenos, porque para el Dakar estoy llegando en muy buenas condiciones físicas y en sintonía con el equipo.

-¿Qué costo tiene ese parate en una preparación?

-Cuesta mucho estar parado, porque entreno dos o tres veces al día y se pierde mucha masa muscular y ritmo, pero cuando estas quieto nunca dejás de pensar en volver a subirte a la moto. Lo tomé como un descanso y a partir de agosto, que me volví a subir a la moto, hice alrededor de 4000 kilómetros. Primero fue la pretemporada con el equipo en los Estados Unidos, después la fecha del Mundial de Rally Cross de Marruecos y la preparación la terminamos en Dubai. Así recuperás la velocidad, la confianza y la fuerza del hombro, más allá del trabajo físico que se realiza en el gimnasio, con la bicicleta…

-¿De 1 a 10, cómo definirías que llegás?

-Si le tengo que poner un valor, creo que estoy en un 9. Estoy contento por cómo me pude recuperar, quizás me esté faltando un poquito de movilidad en el hombro, para llegar 10, pero no de fuerza. Para la moto no es un problema grave: llego en una condición similar a la del año anterior.

-¿Conforme con las experiencias en los Estados Unidos y en el Rally de Marruecos?

-Este año me embarqué en nuevos desafíos, porque después de ganar el Dakar con Honda firmé con KTM. Empecé a probar la moto vigente y luego KTM presentó el nuevo modelo, con el que vamos a competir y se probó muchísimo. Debí adaptarme a las dos motos y eso empujó a exigirme desde el inicio en los Estados Unidos. La carrera en Marruecos no llegué muy bien desde lo físico, porque al hombro le faltaba fortalecimiento. Me tomé con tranquilidad la carrera y la usé para conocer al equipo y la metodología de trabajo. Después fuimos a Dubai, donde hicimos varias modificaciones, que fueron resultado de la información que uno adquiere de las carreras.

-Honda ganó las dos últimas carreras y rompió la serie de 18 títulos de KTM. ¿Recuperar ese liderazgo de la marca es un desafío que te movilizó a cambiar?

-Tratar de recuperar el liderazgo para KTM es un reto, porque es un equipo muy fuerte de pilotos: conseguir la victoria sería un nuevo sueño. Estoy muy conforme con la tarea que venimos haciendo, más allá de que en Honda me trataron muy bien. Desde que llegué a KTM siempre estuve muy cómodo y los años de experiencia de la estructura invitan al piloto a captar esa experiencia y volcarla en la carrera.

-¿Haber corrido con Honda te da la ventaja de conocer el medio mecánico que cuenta el rival?

-Es relativo, aunque saber detalles del rival siempre es una ayuda. Honda sigue con la misma moto con la que competí, por lo que sé en parte en qué lugar estamos parados con la nueva moto de KTM. Eso nos sirve para entender cuál es nuestro punto de partida, pero el Dakar no es solamente la moto. Es todo: los 15 días de competencia y sus múltiples factores, donde la navegación es importantísima y ahí no se depende del rendimiento de la moto. Estamos hablando de dos de los mejores equipos a nivel mundial, los detalles después hacen la diferencia.

Kevin Benavides tendrá australiano Toby Price y al austríaco Matthias Walkner como nuevos compañeros en la estructura de KTM
Twitter @kmbenavides


Kevin Benavides tendrá australiano Toby Price y al austríaco Matthias Walkner como nuevos compañeros en la estructura de KTM (Twitter @kmbenavides/)

-Dos de los últimos cuatro ganadores del Dakar serán compañeros: Toby Price y Matthias Walkner. Además de la rivalidad externa vas a tener una competencia muy fuerte en la estructura.

-Me motiva, no tengo presión, porque me siento muy bien con mis compañeros. Son pilotos de muchísima experiencia y eso sirve para seguir creciendo. Nos llevamos muy bien fuera de la carrera, pero dentro de la carrera seremos competidores y nos vamos a querer ganar. Entre todos tenemos que empujar al máximo para que la victoria sea de la marca. En el Dakar se comparten las historias, los datos, pero todos los días estamos compitiendo con los rivales y con nuestros propios compañeros.

-¿Qué virtudes destacas de tus compañeros?

-Toby [Price] es australiano. Muy particular, tiene una habilidad natural impresionante. Es muy relajado, tranquilo, nunca se hace problemas por nada. Un extremo diferente al resto de los pilotos del Dakar. Es muy alto y eso le ayuda con la moto, con la tracción, con los movimientos. Matthias [Walkner] es austriaco y piloto de la fábrica. Muy dedicado, entrena mucho la parte física. Viene del motocross, tiene muy buena velocidad y sabe navegar muy bien. Hizo un muy buen trabajo en el Mundial de Rally, fue campeón, y llega en muy buenas condiciones. Son dos pilotos muy fuertes.

La pretemporada en los Estados Unidos, la fecha del Mundial de Rally-Cross en Marruecos y las pruebas en Dubai, la experiencia de Kevin Benavides con KTM
Twitter @kmbenavides


La pretemporada en los Estados Unidos, la fecha del Mundial de Rally-Cross en Marruecos y las pruebas en Dubai, la experiencia de Kevin Benavides con KTM (Twitter @kmbenavides/)

Nuevamente el apellido Benavides estará por duplicado en las planillas, porque Luciano competirá con Husqvarna. “Vamos a poder compartir el motor home, algo que no hicimos nunca. Compartir las estrategias, aunque estando en equipos diferentes hay que manejarse con profesionalismo. Siempre hablamos, conversamos, discutimos y planeamos muchas cosas juntos, tratamos de ayudarnos mutuamente y nos motivamos”, relata, acerca de la nueva experiencia con su hermano, de 26 años.

-¿Qué opinión tenés sobre el recorrido de 2022?

-Es difícil ver lo que es un Dakar en una presentación. El último fue de los más difíciles, porque era muy técnico, de mucha navegación. Y se espera que este sea igual, pero con más arena. Eso será interesante, el recorrido está muy bien preparado y vamos a tener un par de etapas en bucle, por lo que vamos a tener menos enlace, lo que para nosotros es muy bueno. De kilómetros especiales van a ser más o menos la misma cantidad. Creo que será entretenido.

-¿El Dakar se divide en una etapa de consistencia y una, después del día de descanso, que es la carrera por la victoria?

-La consistencia es importante durante toda la carrera, hay que tratar de mantener un nivel alto. En la primera semana seguramente vamos a tener muchas diferencias, dependerá si abrís pista o si largas desde atrás. Al principio está todo muy abierto, por eso hay que ser consistente y después del día de descanso analizar y entender si se necesita una estrategia más agresiva o si se puede mantener la línea de carrera que se trazó. En el Dakar es difícil estar siempre en la misma ubicación todos los días: si ganás una etapa al día siguiente abrís pista y vas a perder tiempo, pero al otro día salís desde atrás, empujas, y podés volver a ganar y es otra vez la misma situación. Es el juego que jugué el año pasado, cuando en las primeras etapas ganaba y perdía. Y eso a veces la gente no lo entiende: ¿cómo podés ganar y al día siguiente te hacen 20 minutos de diferencia? Pero no es que lo perdés, si no que cuando se abre pista es normal que suceda, en especial si la navegación es complicada y las etapas de arena son muy complejas.

-Cuando volviste con el trofeo dijiste que querías hacer historia, dejar la bandera argentina en lo más alto. Esa misión ya la cumpliste, ¿cuál sería el nuevo reto?

-Repetir el podio, pero con la diferencia de hacer historia al ganar con dos marcas diferentes. Eso no lo hizo nadie y me motiva. El objetivo siempre es el mismo: hacer historia. Inscribir mi nombre con KTM sería cumplir un nuevo sueño.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.