De Ketelaere y Lukaku, el duelo de 'noventas' belgas en Milán

·3  min de lectura

Roma, 9 ago (EFE).- Con la mirada puesta ya en el estreno de la Serie A, tanto el Inter como el Milan parecen haber cerrado su mercado de incorporaciones con dos apuestas deportivas radicalmente diferentes, la de los belgas Romelu Lukaku y Charles De Ketelaere, respectivamente, que curiosamente lucirán el mismo dorsal, el 90.

'Nerazzurri' y 'rossoneri' protagonizaron un combate a todo o nada en las últimas jornadas de la campaña pasada para levantar un 'Scudetto', que finalemente cayó del lado del Milan en la última jornada, en el que se vio claramente que, aunque eran los equipos más fuertes y completos de Italia, necesitaban distintos perfiles para completar su plantilla de este año, sobre todo de cara a competiciones europeas.

Desde el final de temporada, ambos equipos se pusieron manos a la obra para conseguir fichar a sus dos objetivos claros. Giuseppe Marotta, director ejecutivo del Inter, y Simone Inzaghi, entrenador, tuvieron claro que el retorno de Romelu Lukaku a San Siro era algo más que una oportunidad de mercado.

El ariete fue muy criticado por los 'tifosi' interistas cuando, después de afirmar que seguiría en el club italiano, fichó por el Chelsea dejando en las arcas del equipo 113 millones de euros. Sin embargo, no cuajó en el esquema del técnico Thomas Tuchel en Londres y ya en diciembre expresó su deseo de volver a Italia.

Las negociaciones no se hicieron esperar y antes de que finalizara el mes de junio, Chelsea e Inter ya habían acordado la cesión del jugador por una temporada.

Si bien es cierto que el argentino Lautaro Martínez acabó la temporada como dueño y señor de la delantera, la marcha del croata Ivan Perisic, uno de los máximos goleadores del equipo, dejó coja la zona de ataque de un Inter que con la figura del internacional belga espera recuperar esa potencia, determinación y acierto que le ha faltado este año de cara a puerta.

El problema de sus vecinos milaneses era radicalmente diferente. Cuando el Milan tenía espacios era imparable. El carril izquierdo, con el francés Theo Hernández y el luso Rafael Leao, se convertía en una autopista y en una constante generación de ocasiones que acababan en las botas de un acertado Giroud o en la segunda línea de centrocampistas que acompañaban, como el ya jugador del Barcelona Frank Kessié.

Todo se complicaba cuando el rival tapaba con dos hombres a Leao, el activo más peligroso de los 'rossoneri'. El Milan era incapaz de deshacer el bloque bajo de sus rivales sin ayuda de centros laterales.

Paolo Maldini y Frederic Massara, artífices de este Milan desde la dirección deportiva, trabajaron en la incorporación de De Ketelaere para ese eliminar ese déficit. Las negociaciones se alargaron algo más de lo esperado, pero finalmente, el futbolista de 21 años dejó el Brujas para recalar en las filas de Stefano Pioli.

El internacional belga llega a Milán tras una temporada en la que ha rubricado catorce goles y siete asistencias, y en la que ya ha acumulado una experiencia de 16 partidos en Liga de Campeones. Y es que De Ketelaere puede aportar mucho más que pases desde la zona de enganche.

Su 1,92m de altura le hacen un mediapunta algo diferente que puede ocupar varias zonas del ataque. Además de tener un gran regate, visión de juego y desparpajo, posee un gran disparo lejano que puede desatascar los partidos cerrados.

El Inter consigue fuerza, determinación y gol con Lukaku; el Milan, calidad, enganche y futuro con De Ketelaere. Dos incorporaciones para dos necesidades completamente diferentes. El duelo en Milán estará este año protagonizado por dos belgas, por dos noventas.

Tomás Frutos

(c) Agencia EFE