Un keniata ganó la 37a. Maratón de Buenos Aires, pero la nota la dio un argentino, con una historia muy particular

·5  min de lectura
José Félix Sánchez celebra tras cruzar la meta
José Félix Sánchez celebra tras cruzar la meta - Créditos: @Fabián Marelli

Un cielo nublado le ganaba a un sol tenue mientras 8.854 personas bloqueaban de ancho a ancho la avenida Figueroa Alcorta entre Monroe y Juramento. Detrás de una línea blanca, faltaban diez segundos y empezaban a corear una cuenta regresiva que finalizó puntual a las 7 de la mañana. Casi nueve mil corredores largaron rumbo al centro porteño a desafiar la distancia más épica y extensa del atletismo olímpico: 42.195 metros. Un puñado de atletas africanos (keniatas y etíopes) y algunos de los mejores representantes argentinos dibujaban la cabeza de esa serpiente humana que se extendía hasta donde daba la vista. La Maratón de Buenos Aires acaba de lanzarse para cumplir con su 37a. edición.

La doble vida del atleta Félix Sánchez: pintor de obra y corredor reconocido

El clima se presentaba propicio, unos 16 grados, un viento constante aunque no intenso y el sol que no lograba fatigar a los corredores, se fueron disputando el protagonismo argentino los grandes candidatos con “insolentes” desafiantes que buscaban ser la revelación de la carrera. Entre los hombres el gran candidato era Eulalio Muñoz, tercera mejor marca histórica argentina, olímpico en Tokio, único maratonista argentino en finalizar un mundial en la distancia. Por antecedentes, el concordiense Martín Méndez era el retador, subcampeón sudamericano este año en Asunción. Pero había alguien más que quería reescribir la historia.

Los atletas argentinos, con Félix Sánchez en el medio, y el orgullo de haber llegado a la meta
Los atletas argentinos, con Félix Sánchez en el medio, y el orgullo de haber llegado a la meta - Créditos: @Fabián Marelli

Félix Sánchez, pintor de oficio y atleta de alma, sin grandes títulos en los medios nacionales pero una de las figuras más queridas dentro del mundo del atletismo. En la teoría no era un candidato al podio, pero Félix es conocido por no respetar la teoría en las carreras, casi siempre sale a arriesgar todo. Y luego de entrenarse en la altura de Cachi, Salta, bajaba de los 2.300 sobre el nivel del mar para desafiar a la teoría, a los grandes candidatos y a la historia en la maratón de Buenos Aires.

Así fue que pasaron Muñoz, Méndez y Sánchez juntos por el kilómetro 21. La mitad más dura aún quedaba por delante y Muñoz empezaba a tirar todos sus pergaminos sobre el asfalto, el chico nacido hace 27 años en el pueblito de Gualjaina, en el interior de Chubut, rompió el pelotón y se fue en punta entre los locales. En segundo lugar quedaba Martín Méndez mientras que Félix Sánchez luchaba por mantenerse en el podio. Pero la maratón es una prueba larga y guarda muchas sorpresas en sus 42 kilómetros.

El keniata Victor Kipchirchir cruza la meta en primer lugar y se convierte en el ganador de la Maratón de Buenos Aires
El keniata Victor Kipchirchir cruza la meta en primer lugar y se convierte en el ganador de la Maratón de Buenos Aires - Créditos: @Fabián Marelli

Seguramente Félix alguna vez, en alguna noche muy loca lo soñó, lo que nunca nadie imaginó es que podía hacerse realidad. Muñoz se bajaba de la prueba a menos de 5 kilómetros, a Martín Méndez lo sobrepasaba el pintor de casas, el hombre que viajaba en el colectivo con las brochas, los rodillos de pintura y las zapatillas para poder entrenar. José Félix Sánchez dio la sorpresa más grande desde que Mariano Mastromarino les ganara, en el 2016, a todos los extranjeros en esta misma maratón. Ahora, el hombre el atleta que soñó más en grande que nadie, y lo cumplió con 2h16m52s, bajando en 9 minutos su anterior registro. Una locura.

Detrás llegaba Martín Méndez (2h17m19s) y completaba el podio Miguel Maza, el entrenado por Leo Malgor, con (2h17m32s). Los libros dirán que el ganador de la maratón de Buenos Aires fue el keniata Victor Kipchirchir al cortar la cinta de llegada con 2h07m05s (quinta mejor marca en la historia de esta carrera). También que fue escoltado por otros dos keniatas, Edwin Kiptoo (2h09m32s) y Víctor Kiplimo (2h11m43s). Pero la gran noticia, en hombres, la dieron los argentinos.

Kenia, también entre las mujeres

Entre las damas también se quemaron todos los pronósticos. En la previa las mejores argentinas eran la tandilense Luján Urrutia, maratonista panamericana en de Lima 2019, y la neuquina radicada en Parque Chacabuco, Karina Fuentealba, segunda en la Maratón de Buenos Aires 2021 y que venía de ganar la Maratón de La Pampa (una de las más emblemáticas del calendario nacional). Pero acá también habría atletas dispuestas a romper el guion de la historia.

Xoana Zurita, primera argentina en cruzar la meta
Xoana Zurita, primera argentina en cruzar la meta - Créditos: @Fabián Marelli

Hace cinco semanas, en la Media Maratón de Buenos Aires, una atleta prácticamente desconocida marcaba un tiempo impresionante: 1h12m41s. Ese registro la colocaba como la cuarta mejor argentina de todos los tiempos detrás del Big 3 (las tres atletas que están haciendo historia: Florencia Borelli, Daiana Ocampo y Marcela Gómez). Pero aún le faltaba un paso más. Y eso salió a buscar Xoana Ludmila Zurita.

Xoana tiene 35 años, vive en Buenos Aires, es psicóloga y ahora está preparando su doctorado. Después de destacarse en la media maratón comentó: “antes practicaba natación, pero desde hace tres años comencé a correr. No tengo ninguna preparación sistemática, tal vez ahora me anime a hacerlo, yo misma estoy sorprendida”. Ahora dio la sorpresa a todos el mundo del atletismo.

La psicóloga que salió de la pileta de natación se zambulló en lo más alto del podio argentino. En su debut en la distancia marcó 2h46m47s para romper los relojes, los pronósticos y la historia. El resto del podio tampoco cumplió ningún pronóstico. Luiza del Carmen Páez se subió al segundo escalón con 2h54m33s. Mientras que Marianela Balinotti (2h55m04s) cerró el trio argentino. Dos sorpresas más a un domingo impredecible.

El podio internacional de damas también fue de puro domino africano, aunque con una intrusa entre las keniatas. Rodah Tanui marcó 2h26m56s (segunda mejor marca del histórico de Buenos Aires), luego la etíope Kasu Lemeneh (2h28m00s) se infiltró entre las dos keniatas, con Sharon Cherop (2h28m56s) en tercera ubicación. Podrán decir que los africanos volvieron a dominar en Buenos Aires, pero en la historia argentina, se escribió una de las páginas más sorprendentes de su libro. Un pintor de casas y una psicóloga dieron una demostración más de que los sueños, hay que correrlos.