Karla Sofía Gascón, actriz y mujer trans: quiero normalizar esto, que no nos vean como bichos raros

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Foto cortesía Karla Sofía Gascón
Foto cortesía Karla Sofía Gascón

En 2016, Karla decidió iniciar el proceso de cambiar su cuerpo y su identidad masculina a femenina. A la fecha sigue formando una familia con su esposa (novia desde los 19) y su hija de 11 años.

Por Yolanda Salgado Oliva

Karla Sofía Gascón, nació en Madrid, España; con 50 años, su profesión principal es actriz. En su juventud fue electricista, ahora pinta, diseña joyas, y ha escrito dos libros.

¿Cómo defines tu identidad sexual?

“Lesbiana, lencha o como me quieran llamar ‘en el pueblo’ porque todavía no conozco varón. Hay gente que no le entra o le descuadra muchísimo y dice ‘¿para qué se ha hecho mujer si lo que le gustan son las mujeres?’

Pero una cosa es lo que tú eres y otra cosa es lo que te gusta. Y yo siempre he sentido más afinidad con las mujeres y siempre me han gustado mucho más, no le veo la gracia a los señores. Me gusta mucho la belleza femenina”.

Karla Sofìa afirma que desde los 4 años empezó a sentir que era diferente “pero no te queda de otra más que ir adaptándome porque a esa edad, no sabes bien qué es lo que pasa. Y menos en la época que me tocó a mí, los años 70, 80, 90”.

La niñez, adolescencia de Karla transcurrió como la de cualquier chico en los años previos al internet, jugando futbol, “pegando fotos en cuaderno de Rocky IV y de Pamela Anderson y no sabías muy bien qué te gustaba”.

“Hasta los 2000 hacer este cambio era prácticamente impensable, había muy pocas referencias, yo casi no tenía ninguna, a la mejor Bibi Andersen (actriz, cantante y modelo española que en 1991 completó su cambio de género) y seguro les pasaba parecido en México, en España teníamos una televisora y eso era todo”.

Afortunada con su cuerpo

Siempre me he observado a mí misma y con este muñeco (cuerpo) que me ha tocado, he hecho un poco lo que me da la gana. Ni me lo tomo en serio ahora ni me lo tomaba en serio antes. Yo nunca me sentí una desgraciada con lo que me había tocado, fui muy afortunada y tuve las posibilidades de hacer muchas cosas y divertirme de muchas maneras. El papel que me tocó vivir lo asumí muy bien, creo, jugaba futbol, iba al gimnasio, mi mujer fue mi primera novia”.

Estudié electricidad y electrónica, quizá si me hubiera quedado ahí tendría la mente más cerrada. El mundo de la actuación me abrió a muchas más cosas. Cuando llegué a México y estaba sola, en este mundillo que te vas a todos lados y todas están ‘más buenas que el pan’ pues era imposible que no tuviera un ’despiporre’ total y cuando haces todo eso que no habías hecho y no te llena, buscas otra vez una estabilidad que yo busqué con otra mujer en México y se rompió cuando le planteé que quería hacer mi transición de género. Al final, el apoyo viene de quien te ha amado siempre y no te ha fallado, mi esposa, aunque yo sí le he fallado".

Nunca le he mentido a las personas con las que me relaciono.

Karla Sofía Gascón en una alfombra roja en México en 2021. |  Foto:Carlos Tischler / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images
Karla Sofía Gascón en una alfombra roja en México en 2021. | Foto:Carlos Tischler / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images

¿Cómo fue llegar al acuerdo de regresar y que tú ya no serías la imagen masculina con la que se casó?

“Pues muy mal, me dijo: vienes de estar 4 años con otra y encima me dices que vas a hacer lo que a mí no me apetecía que hicieras nunca. Porque se lo había dicho desde el primer día que estuve con ella pero no es lo mismo que te lo digan y veas que no pasa nada, a que suceda”.

“Al final conseguimos reconstruir nuestra relación, nunca nos divorciamos, sí tuvimos los papeles firmados, pero nunca los presentamos en el juzgado. Poco a poco nos hemos ido entendiendo, adaptando y estamos casi mejor que antes, ahora es un rollo incluso más cercano en muchas cosas. Mi hija tiene dos mamás y somos una familia que se divierte mucho.

El inicio del proceso

Karla empezó a escuchar sobre la existencia de una Unidad de Identidad de Género en varias provincias de España y que facilitaba las cosas. "La primera vez que hablé de esto sí me eché a llorar y me pareció impactante atreverte a hacer este tipo de cosas. Ya que acudí fue una maravilla ver que había gente mayor y jovencitos recibiendo atención y asesoría.

En España todas las operaciones están cubiertas por la seguridad social, tardarás más o menos porque hay lista de espera. Pero en México cuestan un dineral y quienes quieren hacerlo se tienen que ir a Tailandia o a otro lugar".

Bullying a los 50

Te pueden hacer bullying con 14 como con 50 pero hay que ponerle un alto. Antes no se metían conmigo, el bullying lo empecé a sufrir cuando empecé con este proceso tanto en redes sociales como en otros lugares; en las entrevistas ves los comentarios debajo y son tremendos pero no me lo tomo personal porque además en este rollo de avatar de no revelar quién eres lo hace más fácil. A veces pienso que es gente que yo conozco, se crean cuentas falsas y me dicen cosas que de otro modo no se atreverían, es una loquera”.

Me he peleado con amigos que me siguen tratando en masculino y se justifican en que muchos años me acostumbraron a verme como hombre y yo les digo pues seguro no más que mi madre y mi padre que tienen 80 y ellos me tratan como Karla Sofia.

Karla Sofía Gascón y su hija Victoria | Foto cortesía de Karla Sofía Gascón
Karla Sofía Gascón y su hija Victoria | Foto cortesía de Karla Sofía Gascón

Mi contribución en este colectivo

Las minorías tienen que estar unidas para hacerse fuertes y por eso hay una fiesta del orgullo gay, aunque a mí personalmente no me gusta porque a veces me parece un desfile de disfraces porno, no le veo la gracia. Yo no me encuentro en mi lugar haciendo extravagancias pero cada quien con lo suyo.

Lo que yo quiero hacer es normalizar esto, que nadie nos vea como bichos raros. Que podamos trabajar en una tienda departamental o en una fábrica haciendo circuitos eléctricos o en lo que quieran, y que no se tengan que dedicar a la prostitución o ser vistos como lo peor de la sociedad porque a unos señores se les ocurrió que esto es muy malo.

Yo sé que hay muchas circunstancias diferentes y que a muchos no les ha quedado otra opción y han vivido cosas terribles, y que también han contribuido a que yo pueda estar hablando ahora contigo tranquilamente. Pero cuanto más lejos te vean los demás, más les va a parecer que es una cosa folclórica. Ahora toca normalizar esta situación.

Al hacer mi trabajo después de mi transición, en ninguno de los papeles que he interpretado se ha justificado que era trans o que haya cambiado. Estoy muy empeñada en eso, que no sea necesario justificarlo a menos que la historia lo requiera. Aunque la más ‘anormal’ soy yo para pedirles normalidad a los demás pero finalmente creo que hay que dejarse de historias y etiquetas y que todo se trate con respeto”.

Entre los trabajos recientes de Karla están la película 'Nosotros los nobles' y la nueva versión de
la serie 'Rebelde'. Actualmente está haciendo una película con el director francés Jacques Audiard. Los libros que ha escrito: “El fénix que llevas dentro” y “Karsia. Una historia extraordinaria”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Médico y drag queen, el "dragtor" que hace activismo LGBTI

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.