Juventus debió conformarse con un empate ante Salernitana tras un polémico final

·2  min de lectura

En el Allianz Stadium y por la sexta jornada de la Serie A ,Juventus igualó 2-2 ante Salernitana tras un polémico final.

El conjunto local fue claramente superado en el primer tiempo, en el que mostró una imagen futbolística muy pobre. Pese a manejar el 62% de la posesión de la pelota, la Vecchia Signora careció de recursos para lastimar en el último tercio.

Además, en el otro costado la visita expuso sus limitaciones defensivas y las capitalizó para hacer la diferencia en el marcador. A los 18 minutos y tras un fallido intento de despeje de Juan Cuadrado, Pasquale Mazzocchi desniveló por izquierda y desde adentro del área sacó un centro que el inoxidable Antonio Candreva empujó por el segundo palo.

Para colmo, justo antes del descanso, Bremer desvió un remate con su brazo. La acción fue ignorada por Matteo Marcenaro, pero el VAR intervino y el árbitro sancionó la pena máxima al revisar la jugada en el monitor. Krzysztof Piatek cambió el penal por gol.

En el complemento, el Bianconero, con otra actitud, salió decidido a buscar la remontada y rápidamente achicó la brecha en el tanteador. A los 51', Filip Kostic levantó un centro desde la izquierda y Bremer se redimió al llegar a la carrera y descontar con un excelente golpe de cabeza.

De todos modos, pese al tanto tempranero, los dirigidos por Massimiliano Allegri no podían dar vuelta el resultado. Dominaron el juego, inclinaron la cancha a su favor y generaron chances de peligro -un tiro apenas desviado de Arkadiusz Milik fue una de las más claras-, pero no estaban finos en la última puntada.

Ya en tiempo de descuento, Tonny Vilhena bajó a Alex Sandro y Marcenaro marcó penal para la Juve. Luigi Sepe adivinó la intención de Leonardo Bonucci, pero el defensor tuvo revancha en el rebote y niveló las acciones. En medio de las protestas fueron expulsados Milik, Cuadrado, Allegri y Federico Fazio.

En el ataque siguiente, los de Allegri festejaron el 3-2 gracias a un cabezazo de Milik, pero el VAR intervino y, luego de la interpretación del árbitro, el gol fue anulado por un fuera de juego de Bonucci. El zaguero no tocó la pelota, pero Marcenaro entendió que con su movimiento influyó en la jugada.

De esta manera, considerando todas las competencias, la Juve apenas ganó uno de sus últimos seis partidos. En lo que respecta a la Serie A, se ubica en el séptimo puesto de la tabla con diez puntos, cuatro menos que los que suman los líderes (Napoli, Atalanta y Milan). Salernitana, por su parte, acumula siete unidades.

Foto: Daniele Badolato - Juventus FC/Juventus FC via Getty Images