Juventus amplió su racha con un triunfo agónico ante Cremonese y no se baja de la pelea

MARCO BERTORELLO/AFP via Getty Images

Tanto lo buscó, que sobre el final tuvo su premio. Juventus consiguió un triunfo agónico para extender su racha y acumula siete victorias de manera consecutiva. Venció por 1-0 a Cremonese en el Giovanni Zini Stadium por la 16° fecha de la Serie A y no se baja de la pelea.

El equipo  de Massimiliano Allegri, con muy poco, fue mejor a su rival a lo largo de los 90 minutos y tuvo las situaciones, pese a haber ingresado poco dentro del área contraria, para llevarse la victoria. También lo pudo haber perdido, pero el palo lo salvó de la derrota.

El entrenador no pudo utilizar a sus mejores hombres desde el inicio y apeló a la rotación en la reanudación de la competencia. Los casos de Matías Soulé y Fabio Miretti fueron los claros ejemplos del recambio en el ataque, y desde sus pies llegaron las mejores posibilidades.

El argentino tuvo las dos primeras, en ambas con tiros desde afuera. Volcado a la derecha, se cerró y probó con un disparo de zurda que Marco Carnesecchi sacó al tiro de esquina, y luego, con otro intento, pero al ras del suelo, exigió al arquero para que rechazara en el palo derecho.

Justamente, Miretti contó con un gran remate a colocar desde afuera del área que salió apenas por encima del travesaño. Y ya en la segunda mitad, volvió a probar a Carnesecchi con un disparo desde afuera del área que el arquero despejó nuevamente al saque de esquina.

Desde allí, Frederico Gatti capturó el balón y disparó cruzado, pero se le fue junto al palo derecho. Minutos después, Filip Kostic lo tuvo con un tiro desde lejos que salió por arriba y el ingresado Federico Chiesa luego recuperó una pelota, pero su intento se fue apenas afuera.

Y en el momento menos esperado, el local respondió con la más clara del encuentro. Cyriel Dessers, después de que Emanuele Valeri le bajara el balón con la cabeza, remató de volea con su pie izquierdo y estrelló su disparo en el palo izquierdo del arco de Wojciech Szczesny.

Nuevamente, la Vecchia Signora recuperó el mando y lo tuvo por duplicado: primero con un intento de Adrien Rabiot que sacó Carnesecchi y luego con una mediavuelta a quemarropas de Moise Kean, que rechazó el arquero de gran manera. En la respuesta, casi marca Cremonese.

Emanuele Valeri, luego de una contra efectiva, disparó al ras del suelo y exigió a Szczesny que debió rechazar al tiro de esquina. Y poco después, Felix Afena-Gyan, casi sin ángulo sobre la línea de fondo, sacó un fuerte remate que dio en el palo izquierdo y le negó el festejo.

Sobre el final, y con los cambios hechos por Allegri, el conjunto de Turín lo fue a buscar y trató por todas las vías posibles de lograr su séptimo triunfo al hilo. Y con el tiempo cumplido, por medio de un tiro libre de Arkadiusz Milik lo consiguió con un fuerte tiro de zurda.

Leandro Paredes, casi con el tiempo cumplido, obligó al arquero a rechazar su tiro desde afuera. Juventus lo ganó para ampliar su gran momento en el reinicio del certamen y seguir de cerca a Napoli, el líder de la Serie A. El sábado recibirá a Udinese en el Allianz Stadium.

Foto: Daniele Badolato - Juventus FC/Juventus FC via Getty Images