La Juve sintió la falta de peso en ataque y fue inofensiva ante Fiorentina

·2  min de lectura

Ante Fiorentina , este sábado, Juventus tuvo, probablemente, una de sus actuaciones más flojas de las últimas temporadas. De seguro, la peor de la 2022-23 y que, para que le dé cierto visto bueno, finalizó con un empate 1-1, en el Artemio Franchi.

Y si en un sector reflejó un bajo desempeño fue en la ofensiva. Los de Massimiliano Allegri casi que no le generaron peligro a la Viola, lo que, más allá de su actuación, también puede explicarse por la falta de jerarquía en el ataque.

Su referencia en el área, Dusan Vlahovic, estuvo en el banco de suplentes por una decisión de técnica, para preservarlo para el debut en la UEFA Champions League, que será este martes, ante Paris Saint-Germain. Ante su ex club, el serbio no sumó minutos.

Mientras que Ángel Di María, su rutilante incorporación en el mercado de pases, fue titular, pero su actividad fue efímera. El Fideo apenas disputó la primera parte, ya que, para el complemento, debió salir por problemas físicos.

Fue Arkadiusz Milik quien se colocó al hombro la responsabilidad de proveer el riesgo para la Vecchia Signora. Y su tarea fue cumplida con discreción debido a que se encargó de darle el tanto al equipo de Turín, en los primeros minutos, aunque no pudo hacer mucho más.

La mala performance del Bianconero, sobre todo, en la ofensiva, quedó expuesta a lo largo del encuentro y, en especial, en la segunda parte. Es que, a lo largo de esta etapa, no logró rematar ni una sola vez, lo que resulta la quinta ocasión que lo sucede, desde la campaña 2004-05. De estos registros, tres los firmó contra Fiorentina.

En el balance general del partido, la Juve sólo disparó en cuatro oportunidades, de las que apenas una fue al arco y que culminó en gol. De estos intentos, Filip Kostic brindó la mitad (2), y los restantes se los repartieron Manuel Locatelli y Milik.

Foto: Daniele Badolato - Juventus FC/Juventus FC via Getty Images