Julio Lamas anunció su retiro como entrenador profesional de básquetbol: “Es hora de aprender cosas nuevas”, dijo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Julio Lamas
Julio Lamas

Julio Lamas anunció este sábado su retiro como entrenador profesional. Un director técnico muy respetado en todo el mundo, que hizo un trabajo destacado sobre todo en la selección argentina. Tras su paso por el equipo nacional de Japón en los últimos años, hizo pública su decisión y le agradeció a su “familia” por el apoyo de siempre y al fallecido León Najnudel, creador de la Liga Nacional de Básquetbol (LNB) y uno de los impulsores de su lanzamiento a la dirección técnica. ”Quiero anunciarles que he decidido retirarme y dejar de dirigir básquet profesionalmente. Atravieso este momento con mucha emoción y el deseo de agradecer”, expresó en Instagram.

”En primer lugar a tres personas: mi mamá, María Vicenta, que me dio todo y me cuidó; León Najnudel, quien me brindó conocimiento y oportunidades con total generosidad; Y Alejandra Rebora, mi compañera, la persona que me apoyó y ayudó siempre. Sin ellos no hubiera sido lo mismo”, continuó.

Lamas fue entrenador en Sport Cañadense, Olimpia de Venado Tuerto, Boca, San Lorenzo, Ben Hur, Libertad y Obras Basket en el país, Real Madrid, TAU Cerámica y Alicante en España. Además pasó dos veces por el seleccionado nacional entre 1997-1999 y 2011-2014 , siendo uno de los entrenadores importantes en la formación de la Generación Dorada. También conquistó cinco veces la Liga Nacional de Básquet, una con Boca, Ben Hur y Libertad y dos con San Lorenzo, el club de sus amores.

Fue el entrenador de la Argentina en los albores de la Generación Dorada, cuando empezaba a hornearse ese formidable equipo que sería subcampeón mundial en Indianápolis 2002 y campeón olímpico en Atenas 2004. Su logro máximo en términos de resultados en el cargo fue la medalla dorada en el torneo FIBA Américas Mar del Plata 2011, que funcionó como preolímpico y que resultó la segunda y última conquista del núcleo compuesto por Luis Scola, Emanuel Ginóbili, Andrés Nocioni, Fabricio Oberto y Carlos Delfino. Al año siguiente la selección, también preparada por Lamas, tuvo una buena actuación en los Juegos Olímpicos de Londres, en los que rescató un cuarto puesto, que a poco estuvo de ser medalla de bronce, en una definición muy cerrada, y controvertida, frente a Rusia.

”Luego, un especial agradecimiento a los clubes y a las federaciones nacionales que me eligieron y confiaron en mí. A sus directivos. A todos los compañeros que tuve en cada uno de los cuerpos técnicos que conformamos”, siguió.

”Y al final (pero no al último), a los jugadores, razón central por la que empecé a ser entrenador: para enseñarle a jugar a los pibes de mi club, el Deportivo San Andrés. Ahí fue cuando me enamoré del básquet, de enseñar y de ser parte de un equipo”, valoró Lamas.

El último trabajo de Lamas fue en la selección de Japón. En julio de 2019, en una charla con LA NACION, dejó en claro lo que era su profesionalismo a la hora de proyectar un trabajo: “Después de estudiar el básquetbol japonés decidí construir un traje a medida para la selección. No les pedimos que jueguen como la Argentina o como España, ni como ningún otro. Buscamos que tengan un estilo propio. Y aprovechamos todas las virtudes que tienen los jugadores locales, que son inteligentes, disciplinados, dedicados por el trabajo… Buscamos sostenerlo en el tiempo. Además, en el proyecto tratamos de hacer un upgrade en la talla de los jugadores y en todas las posiciones. Y en todas las selecciones de Japón. Después buscamos mejorar la condición atlética de los jugadores, con una mejora física y una alimentación más de alto rendimiento”.

Julio Lamas, el entrenador que se reinventó para tener éxito en Japón
Silvana Colombo


Julio Lamas: su último trabajo como entrenador fue en Japón (Silvana Colombo/)

Otro premio que ganó fue el de mejor entrenador de la LNB en las temporadas 1990-91, 1996-97, 2004-05, 2005-06, 2006-07, 2007-08 y 2010-11.”Me despido orgulloso del camino transitado, sabiendo que me dediqué apasionadamente y que di todo de mí en la búsqueda de la mejora constante. No me guardé nada. Es hora de aprender cosas nuevas y trabajar en el deporte desde otro rol”, finalizó su mensaje. En otras palabras, sintió que ya había transitado todo el camino desde el rol de entrenador de básquetbol.

En aquella nota de 2019 con Diego Morini para LA NACION, surgió el interrogante y una respuesta a modo de lo que podría llegar a suceder en el corto plazo:

–¿Tenés ganas de seguir afuera o querés pegar la vuelta?

–No lo pensé todavía, porque si alguien me decía hace un tiempo que iba a dirigir en Japón lo miraba medio raro… Pero ahora lo vivo con tanta intensidad y estoy tan contento de estar haciendo la experiencia en Japón, que no pienso en otra cosa. Además, en Japón los Juegos Olímpicos son omnipresentes. Entonces no pienso más allá de eso. Después veré cuál es el camino, si es alguna otra selección nacional, dirigir en el exterior un equipo de liga o volver a trabajar en la Argentina y contemplo con mucho interés dejar de dirigir para dedicarme a la gestión deportiva profesional. Es una tarea que me atrae.

Julio Lamas y Sergio Hernandez en la previa del amistoso que disputan Argentina y Japón
Cabb


Julio Lamas y Sergio Hernandez en la previa del amistoso que disputaron Argentina y Japón (Cabb/)

En 2018, en una entrevista que tuvo cara a cara con su colega Sergio Hernández para DeporTV, con quien tuvo la grandeza de compartir un cuerpo técnico siendo uno segundo del otro, ambos recordaron las enseñanzas de Najnudel, el padre de la Liga Nacional, con quien Lamas trabajó cuando tenía 22 años: “A los DT les diría: tenés que pegarte a un gran maestro, eso te levanta el techo y te apura la velocidad de mirar por los ojos de él durante algún tiempo”, aconsejó Lamas, mientras que Hernández aportó una anécdota increíble en tiempos en que las prácticas se cierran como si fueran secretos de estado. “En la década del 90, León te traía los videos, los VHS, de los últimos dos partidos de su equipo. Y vos le decías: «¿qué es esto, León?». «Para que veas como jugamos», te contestaba. Él te daba una herramienta para que intentaras ganarle. ¿Por qué? Así todos nos terminaríamos potenciando. Porque si podíamos ganarle, eso iba a obligar a ser mejor incluso a él”.

Lamas y Hernández se alternaron al frente del seleccionado entre 2005 y 2021, y siempre diseñaron equipos competitivos. Incluso dieron aquel ejemplo de convivencia no egoísta al no sólo sucederse mutuamente de modo armónico sino también al ser uno asistente del otro y luego a la inversa, reconociendo el papel y el mando del entrenador principal cuando les tocaba estar como ayudante. En aquella entrevista televisiva ambos coincidieron en que “la autoridad del DT está en el conocimiento” y Lamas agregó: “No lidero ahora igual que hace diez o 20 años. El conocimiento es clave. Trato de liderar desde la diversidad, algunos tocando acá, acá o acá (cabeza, corazón o bolsillo), los tenés que conocer y bueno, se entra por donde está el botón de cada uno”. Y en cuanto a los sistemas de juego, dice: “Los armo en función de las habilidades de los jugadores que tengo, en eso son clave los comportamientos en lo conceptual”.

Extracto de la entrevista entre Sergio Hernández y Julio Lamas

El nombre de Lamas sonó fuerte en los últimos días como parte del cuerpo técnico de fútbol de Abel Balbo. De hecho fue ofrecido en San Lorenzo de Almagro tras la salida de Pedro Troglio. Habrá que ver si este rumor toma fuerza o, como alguna vez dijo Lamas, él buscará un proyecto que lo entusiasme para dedicarse a la “gestión deportiva”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.