El día que Julio Grondona quiso cambiar a la Selección Mexicana a la Conmebol

·5  min de lectura
A inicios de los años 2000, la Federación Mexicana de Futbol y la Selección Mexicana estuvieron a punto de trasladarse a Conmebol (Foto de: Manuel Velasquez/Getty Images)
A inicios de los años 2000, la Federación Mexicana de Futbol y la Selección Mexicana estuvieron a punto de trasladarse a Conmebol (Foto de: Manuel Velasquez/Getty Images)

Siempre ha existido la incógnita de cómo le iría a la Selección Mexicana si pudiera jugar en la Conmebol. De este lado, los aficionados y especialistas colocan a México como que sería una de las mejores selecciones y sin duda podría clasificarse a los Mundiales en dichas eliminatorias. Los sudamericanos, con toda la soberbia que los caracteriza en el futbol, señalan que el Tri no podría ni sumar puntos. Pero Julio Humberto Grondona, el ex mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y un polémico visionario de los negocios del balompié, llegó a formular un plan a principios de siglo para que la federación azteca cambiara de aires para el sur del continente.

Alberto de la Torre, que fuera presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) del 2000 al 2006, fue uno de los protagonistas dentro de la idea orquestada por Grondona. Tiempo después, el propio de la Torre fue quien dio a conocer la información a través de una entrevista para ESPN. Misma que después fue confirmada por algunos de los directivos de la FMF y de la Concacaf.

La estrecha relación entre Joseph Blatter (izq.) y Julio Grondona (der.) pudo haber beneficiado para llevar a cabo el plan de Grondona  (Foto: NORBERTO DUARTE/AFP via Getty Images)
La estrecha relación entre Joseph Blatter (izq.) y Julio Grondona (der.) pudo haber beneficiado para llevar a cabo el plan de Grondona (Foto: NORBERTO DUARTE/AFP via Getty Images)

De acuerdo con el ex presidente del futbol azteca, Humberto Grondona, que ocupó la misma silla en la AFA durante 35 años, inició las pláticas con Nicolás Leoz, que en ese momento era el presidente de la Conmebol para que toda la FMF pasara a formar parte de los asociados de Sudamérica. La idea de Humbertito era que México llegara para quedarse y pudiera disputar las eliminatorias mundialistas, la Copa América y la Copa Libertadores. Para ello, el presidente de la AFA ya había conseguido, de manera unánime, los votos correspondientes de la Conmebol y estaba por conseguir el permiso de la FIFA. “Es un animador de nuestros torneos”, señalaba Julio debido a las grandes cantidades de derrama económica que les provocaban los enfrentamientos de sus equipos contra los de México.

La sorpresa que de la Torre comentó es que también querían al futbol de los Estados Unidos dentro del mismo paquete. Para ese lapso, la MLS comenzaba a dar sus verdaderos primeros pasos con fichajes de jugadores de gran cartel, aunque muy alejados a lo que es hoy en día. “Él (Grondona) sentía que era como agrandar su imperio. Sabían que afiliados a ellos presentaríamos clubes y selecciones muy competitivas, de alto rating entre patrocinadores y televisoras. Era un ganar-ganar para todos. Solo que algunos dueños de los equipos más fuertes del futbol mexicano, y casi todos, estaban de acuerdo”, señaló de la Torre.

 Alberto de la Torre entre Franz Beckenbauer (izq.) y Decio de María (der.)  (Foto de: SUSANA GONZALEZ/AFP via Getty Images)
Alberto de la Torre entre Franz Beckenbauer (izq.) y Decio de María (der.) (Foto de: SUSANA GONZALEZ/AFP via Getty Images)

“Los pocos que no estaban de acuerdo, era por su preocupación con la empresa que era dueña de esos clubes, una televisora. Sabían que esos derechos de transmisión serían muy complicados”. La visión no era muy alejada a lo que hoy en día vive el futbol nacional, pues desde hace algunos años, México ha vivido una guerra por los derechos de transmisión de los equipos. Cuestión que en la actualidad ha llevado a las propias televisoras a implementar servicios de streaming y cobrar más.

Grondona siempre fue distinguido por el amplio poder que no solo tenía en el futbol argentino y en la Conmebol, sino que también en la FIFA, que en aquél entonces su silla mayor estaba bajo el mando de Josep Blatter. Por ello mismo, el máximo organismo del balompié le había dado luz verde al directivo argentino.

Los equipos mexicanos protagonizaron varios partidos vibrantes en contra de equipos sudamericanos (Foto de: AW/ Reuters)
Los equipos mexicanos protagonizaron varios partidos vibrantes en contra de equipos sudamericanos (Foto de: AW/ Reuters)

Además de la oposición de los mandatarios del futbol azteca, la misma Concacaf se interpuso a la idea que comenzaba a esparcirse entre sus agremiados. Guillermo Cañedo White, directivo de gran envergadura y cercano a Grupo Televisa y presidente del América por aquellos años se interpuso firmemente a la posibilidad de cambiar de conferencia, pues su visión era poder fortalecer a la propia Concacaf. Alberto de la Torre también llegó a señalar que Jack Warner (presidente de la Concacaf) y Chuck Blazer (secretario general de la FIFA), ambos acusados de fraudes en la Concacaf, se pusieron a la defensiva para hacer hasta lo imposible para que sus dos peces gordos no se fueran con el enemigo sureño. Si México y Estados Unidos se anexaban a Sudamérica, la Conmebol iba a recibir dos pases más para los Mundiales y esos mismos se le iban a retirar a la confederación del norte.

Los dimes y diretes entre ambas confederaciones comenzaron a acrecentarse y mientras que todo comenzó a dar varios giros en las negociaciones, México terminó por retirarse de toda la idea que había sido cimentada por Grondona. Aunado a ello, la FIFA también recomendó a todas las partes que por la “unidad del futbol”, no se alterara el orden establecido. Pero todo salió peor entre Concacaf y Conmebol, pues comenzaron los vetos, las restricciones y las nulas invitaciones a todos los torneos oficiales en América del Sur.

Josep S. Blatter se caracterizó por las turbulentas negociaciones de turbias que la FIFA realizó bajo su administración (Foto de: Alexander Hassenstein - FIFA/FIFA via Getty Images)
Josep S. Blatter se caracterizó por las turbulentas negociaciones de turbias que la FIFA realizó bajo su administración (Foto de: Alexander Hassenstein - FIFA/FIFA via Getty Images)

Probablemente, en ese momento era el momento adecuado para tratar de dar un pase a la evolución del futbol nacional. Ahora es un panorama totalmente imposible, México, en todas sus competencias permanece cómodo, sin repercusiones y gracias a todo ello el balompié nacional sigue manteniendo su falsa idea de ser el "Gigante" de la zona, y su rivalidad directa se ha encaminado con la MLS, una liga que poco y nada se interesa por el juego, pero sí por el dinero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR I EN VIDEO: