Un jugador de fútbol revela su secreto en una carta anónima: “Se puede jugar al fútbol siendo bisexual, como yo”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La carta fue enviada a la Radio Murcia, de la cadena SER
Radio Murcia/Cadena SER

“Antes de nada, me gustaría mostrar mi máximo agradecimiento hacia Joshua Cavallo por compartir sus sentimientos con todos nosotros. Y ahora decir, como él, que sí, que se puede jugar al fútbol siendo gay, bisexual, como yo mismo me considero, o cualquier otra cosa”. Así comienza el texto. No se sabe quién es el autor, pero sí se conoce que fue escrito por un jugador de fútbol que actuó en el club español Real Murcia y que sigue activo.

Se trata de una carta anónima que fue enviada a Radio Murcia, de la cadena Ser. En ella, el deportista agradece a quienes fueron sus compañeros, quienes sabían y mantuvieron el secreto. En un pasaje, se lee que “lo más importante es más el mensaje en sí que el nombre que figure en la carta”.

Asimismo, pide que “esto pueda ayudar a que las cosas sean como deben ser, que cualquiera pueda ser como sea que quiera ser, sin temer a las consecuencias que pudiera tener amar distinto”.

Cavallo, a quien el remitente de este mensaje agradece, anunció públicamente su homosexualidad a fines de octubre. Su club, el Adelaide United, lo apoyó desde el primer instante, al igual que la Federación Australiana y estrellas de renombre como Zlatan Ibrahimovic. Cavallo reconoció que reconoció que hasta ese momento, “enmascaraba los sentimientos para encajar en el molde del futbolista profesional”.

“Deseo que, al mostrar mi identidad, pueda enseñar a otros miembros de la comunidad LGBTQ+ que son bienvenidos en la comunidad futbolística”, dijo el joven jugador del equipo australiano. Mucho más rápido de lo que probablemente imaginó, un hombre más tuvo el coraje de hacer lo mismo.

La carta completa

“Antes de nada, me gustaría mostrar mi máximo agradecimiento hacia Josh Cavallo por compartir sus sentimientos con todos nosotros. Y ahora decir, como él, que sí, que se puede jugar al fútbol siendo gay, bisexual, como yo mismo me considero, o cualquier otra cosa.

El debate conmigo mismo sobre si debería o no autodefinirme de cara, ya no a la gente que me quiere – paso a veces difícil, pero superado hace tiempo ya – sino hacia el resto del mundo siempre ha sido grande.

Y hoy tomo la decisión de seguir con el mensaje que lanzó hace unos días este jugador. Desde hace demasiado poco tiempo, tomé el camino de ser yo, ser yo con mi familia, ser yo con mis amigos, ser yo con mis compañeros del fútbol... En definitiva, ser yo con todo el mundo que me rodeaba, fuera más o menos cercano, sin tratar de ocultar nada de mí. Al menos por ahora, no quiero decir quién soy y poner una cara al movimiento, ya que, en mi caso, creo que lo importante es más el mensaje en sí que el nombre que figure en esta carta. Además, valoro mucho poder seguir siendo ese yo, con mi lado personal, separado de mi trabajo, y el cual tengo todo el derecho de proteger. Aún así, considero que es importante dar el paso de contar mi vida más personal, de que se vea que uno puede dedicarse a esto, más o menos profesionalmente, independientemente de quién y cómo se sea. Desde fuera, pudiera parecer que esto es un hecho, que no debería hacer falta ni decirlo. Pero desgraciadamente, aún no es del todo así.

Y es que yo hace más de tres años que pude empezar una vida con mi novio y, quizás de manera instintiva esta no pudo ser totalmente “normal” desde un principio, como cualquier pareja, que ni siquiera necesita plantearse este hecho. Nos costó, claro que sí, porque, por mi parte, es mucho tiempo escuchando comentarios, escuchando que es mejor llevar ciertos temas en la intimidad, comentarios de todo tipo sobre los que quizás sea mejor no volver... Y yo he tenido la suerte de tener a mi lado a una persona maravillosa que me ha acompañado en todo este proceso, que me ha entendido, aunque en muchos momentos sufriéramos, tanto juntos como por separado, por lo que yo trataba de hacer de cara a mis compañeros, por tratar de ocultarme de cara a “gente de fútbol”, para la que mi propio novio no podía pasar de ser más que un amigo.

Hace demasiado poco tiempo, insisto, que por nuestra parte acabamos con eso, pero que esto que contaba ocurriera es un hecho. Que esto nos doliera como pareja es un hecho. Que esto por separado, a cada uno de nosotros, nos doliera, es un hecho. Y a mí personalmente, que haya tenido que hacer todo lo posible por esconderme hasta que pude encontrar a “mi persona”, a la persona a la que quiero y que me ha acompañado en este camino, es totalmente, un hecho.

Como decía, el debate ha sido grande sobre si significarme en este sentido sería positivo, si las consecuencias positivas podrían superar a las negativas, por las que he temido y que siempre han llevado a ese debate interno hacia no dar este paso - y que quizás siga más igualado de lo que me gustaría. Hoy puedo decir que estos temores existen, pero que las principales razones de no dar mi nombre son las dos comentadas antes.

Ahora, ha surgido una situación que ha inclinado ligeramente la balanza hacia escribir este mensaje y compartir una parte importante de mi vida. Y es que si incluso yo, que tiempo después de dejar de ocultarme con respecto a nadie, he sentido una cierta liberación viendo la cantidad de compañeros que han apoyado que Joshua Cavallo mostrara sus sentimientos, he visto que esto realmente es importante. Y la balanza se ha inclinado porque creo que esto puede hacer que personas como yo que se han sentido ocultadas, que han escuchado comentarios y se han tenido que callar, que no han tenido claro, incluso, si podían decirle a esa persona que les enamoraba sus sentimientos, por “lo que pudiera pasar”, así como mil sentimientos más que estoy seguro que muchos hemos sentido, vean que no. Que esto no es así y que tienen a mucha gente a su lado, con la que, aunque no conozcan a priori, podrán contar, sin ninguna duda.

A todas estas personas, me gustaría decirles que tras ser yo, he sido y soy muy feliz. Ha sido difícil en ciertos momentos, pero, pese a puntuales hechos aislados, el apoyo de todo “el mundo del fútbol” que ha conocido este aspecto de mí ha sido la norma. Dar el paso de decírselo a un compañero, al principio, costaba, pero cada vez menos. Y la liberación tras hacerlo es grande.

Por todo esto, no puedo dejar de dar las gracias a los compañeros que, como no podría ser de otra forma, me han apoyado, de los cuales he sentido su cariño y su comprensión porque sabían que la situación no era muy normal pero que debía serlo.

Para terminar, espero que, como decía, esto pueda ayudar a que las cosas sean como deben ser, que cualquiera pueda ser como sea que quiera ser, sin temer a las consecuencias que pudiera tener amar distinto, sentir atracciones distintas o ser alguien que se sale de la norma, pero cuya forma de ser le hace sentir en paz consigo mismo.”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.