Juegos Paralímpicos Tokio 2020: David Brown, el Usain Bolt de los ciegos, no podrá correr junto a su guía de siempre

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
David Brown, con su guía, Jerome Avery, compite en los 100 metros masculinos T11 de los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016, en los que obtendría la medalla dorada.
Matthew Stockman

Muchas figuras destacadas tienen estos Juegos Paralímpicos Tokio 2020, y una de las más sobresalientes es David Brown. El estadounidense de 28 años es el atleta ciego más rápido de la historia y se prepara para romper sus récords mundiales de 100 y 200 metros, pero esta vez con el desafío de reemplazar a su guía, que no podrá estar a su lado por una lesión.

De chico, Brown vivía en Kansas, Missouri, y a los apenas 15 meses le diagnosticaron la enfermedad de Kawasaki. A raíz de esta afección, que le causó un glaucoma, a los 13 años perdió la vista por completo y tuvo que mudarse a St. Louis, a poco más de 400 kilómetros de su ciudad natal. Allí asistió a la Escuela de Ciegos de Missouri y descubrió su habilidad para correr. A partir de ese momento, nunca dejó de pensar en grande.

Brown tiene récords del mundo en 100 y 200 metros y medallas doradas mundiales y paralímpicas; a los 28 años, su expectativa para Tokio 2020 es superar sus propias plusmarcas.
S Bardens - British Athletics

Brown tiene récords del mundo en 100 y 200 metros y medallas doradas mundiales y paralímpicas; a los 28 años, su expectativa para Tokio 2020 es superar sus propias plusmarcas. (S Bardens - British Athletics/)

Antes de enfocarse en el atletismo, Brown practicó lucha libre y goalball, un deporte paralímpico diseñado para personas que padecen discapacidad visual, pero al participar en su primera carrera de 50 yardas (poco más de 45 metros) finalizó segundo y se dijo “soy bastante rápido”. El atletismo fue una terapia de superación personal en el momento en que su visión comenzó a perderse, y a la vez correr fue una excelente manera de mantenerse competitivo con sus amigos.

Los velocistas ciegos tienen la particularidad de correr junto a un guía en un carril doble y están atados al él mediante una correa. El acompañante dirige al atleta por la pista y le hace saber cuándo llegan a la meta. Brown ha sido asistido por Jerome Avery, que lo ayudó a ganar el oro paralímpico en Río de Janeiro 2016 con 10,99 segundos en los 100 metros, y ambos creen que pueden superar ese tiempo en Tokio. De hecho, Brown tiene el récord en esa distancia para atletas totalmente invidentes, desde que clavó 10,92 en abril de 2014 en California. Ese mismo día también rompió la plusmarca de 200 metros, con 22,41 segundos.

Brown, que tiene un lugar en el equipo paralímpico de Estados Unidos desde 2012, logró en 2015 las medallas doradas en los 100 metros en el Mundial de Doha y en los Juegos Parapanamericanos de Toronto, en los cuales también venció en los 200 metros. En 2017 repitió el oro en el Mundial de Londres.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La historia de este dúo comenzó en 2004. Brown y Avery se preparan en el Centro de Entrenamiento de Atletas de Elite de Chula Vista, cerca de San Diego, bajo la dirección del brasileño Joaquim Cruz, medallista dorado olímpico en 800 metros en Los Ángeles 1984 y plateado en Seúl 1988. Pero a fines de junio, en plena preparación para Tokio 2020, llegó una mala noticia. Una lesión de Avery obligó a Brown a tener un nuevo guía. Una tarea que no será fácil por el entendimiento y la sincronía que existe entre ambos.

Moray Steward será el reemplazante de Avery. Es estadounidense; compite en Mesa College, de San Diego; participará como guía paralímpico por primera vez, y junto a Brown competirá este jueves en la clasificación de los 100 metros de la clase T11, reservada a atletas cuya discapacidad permite una agudeza visual muy baja y/o ninguna percepción de la luz.

Brown, que en su tiempo libre toca la batería, el piano y el saxofón tenor y se ha desempeñado en una banda de jazz, competirá en la pista de Tokio sin ningún aficionado ni familiares en las tribunas, pero alentado a la distancia por Avery y por Rebekah Hill, con quien se comprometió a principios de este año.

VIDEO: Cuidado: Lo que jamás debes hacer al conducir en una curva

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.