Juegos Olímpicos de Tokio: el feliz 2021 que vive Italia tras "su peor año desde la II Guerra Mundial"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Roma
Roma

"Ganadores de Eurovisión después de 31 años. Campeones de Europa luego de 53 años. Medalla de oro olímpica en salto de altura tras 41 años. Primera medalla de oro olímpico en los 100 metros. Si atacamos ahora, es fácil que logremos recuperar Istria, Dalmacia, Córcega y la Gioconda".

Este mensaje lo compartían este lunes numerosos italianos en las redes sociales, eufóricos por el buen desempeño que tuvieron sus atletas el domingo en las olimpiadas de Tokyo 2020, cuando obtuvieron dos medallas de oro inesperadas.

"Este es el día más grande en la historia del deporte italiano", dijo el presidente del Comité Olímpico italiano, Giovanni Malagò, a propósito del triunfo obtenido en la final de salto alto por Gianmarco Tamberi y de la victoria en los 100 metros planos de Marcell Jacobs, quien se convirtió oficialmente en el corredor más rápido del mundo y, por tanto, en sucesor del legendario Usain Bolt.

Marcell Jabobs y Gianmarco Tamberi.
Jacobs y Tamberi celebrando el doble oro de Italia el domingo en atletismo.

"Logramos algo épico y extraordinario —igual que el éxito en el fútbol— y eso está uniendo al país", dijo Malagò. "Hemos tenido algunas victorias épicas, como ganar el Mundial de fútbol (en cuatro ocasiones), pero en términos (olímpicos), esto es algo sobre lo cual los nietos de nuestros nietos leerán algún día en los libros de historia".

La prensa italiana se sumó a la efervescencia. "El Olimpo de los dioses", tituló el diario La Estampa, mientras que el Corriere della Sera decía "Historia de nosotros".

En el diario Gazzette dello Sport, un columnista explicaba la magnitud de los triunfos: "Lograr el primer lugar en los 100 metros planos y en el salto alto significa ganarle a unos competidores fantásticos. Por eso es que Italia nunca había tenido un día como este en 125 años de participación en las Olimpiadas".

Pero la extraordinaria jornada del domingo también es, en parte, la más reciente de una serie de triunfos que ha ido sumando ese país a lo largo de 2021.

De Eurovisión a Tokio

La buena racha comenzó en mayo cuando la banda de rock alternativo italiana Maneskin ganó el concurso musical de Eurovision, algo que no sucedía desde hace más de tres décadas.

Maneskin
El triunfo de Maneskin en Eurovision marcó el inicio de los triunfos internacionales de Italia en 2021.

En julio, el equipo italiano de fútbol conquistó de nuevo la Eurocopa después de 53 años sin un título, al derrotar a Inglaterra en los penales; mientras que Matteo Berrettini se convertía en el torneo de Wimbledom en el primer italiano en llegar a una final de Grand Slam en 45 años.

"Ya habíamos tenido suficientes señales de que este era el año de Italia. Pero nunca pensamos que este país, uno de los más afectados por la pandemia, aturdido por el covid-19, se levantaría con tanto vigor para llevarnos a alcanzar el récord más importante de la historia del deporte: el primer día de agosto, Marcell Jacobs, nacido en Texas, pero muy italiano, ganó los 100 metros en los Juegos Olímpicos de Tokio, sucediendo a Usain Bolt como el hombre más rápido del mundo", escribió la periodista Veronica Cursi en el diario Il Messaggero en un artículo sobre "cuán orgullosos nos sentimos de ser italianos".

Selección italiana
Italia no ganaba la Eurocopa desde hace más de 50 años.

Y es que estas victorias han generado un sentimiento de renovación para un país que en 2020 fue uno de los más golpeados por la pandemia de covid-19.

"Definitivamente esto es muy importante para Italia, después de que el país pasara uno de sus momentos más duros desde la II Guerra Mundial. Tuvimos 128.000 muertes, confinamientos, etcétera", dijo el periodista italiano Davide Lerner en el programa de la BBC Outside Source.

Además, más allá de las medallas, la jornada olímpica del domingo tuvo un importante componente emocional no solamente por lo significativos que fueron los triunfos, sino además por la manera cómo se produjeron.

Tras romperse el talón de Aquiles en su última carrera antes de las Olimpiadas de Río 2016, en las que no pudo participar, la carrera deportiva de Gianmarco Tamberi estuvo fuertemente cuestionada, por lo que su victoria tenía una cierta carga reivindicativa.

Gianmarco Tamberi
Gianmarco Tamberi sufrió una lesión que le impidió participar en Río 2016 y él conservó la escayola, donde escribió "rumbo a Tokyo 2020".

Al mismo tiempo, dado que Tamberi y su principal rival Mutaz Essa Barshim, de Qatar, terminaron empatados luego de una agotadora competencia de dos horas y decidieron compartir la medalla de oro, los espectadores de todo el mundo quedaron conmovidos por su gesto de deportividad.

Por si fuera poco, Tamberi aún estaba en la pista celebrando su triunfo cuando apenas minutos más tarde, Jacobs cruzó la línea final y se hizo con el oro en los 100 metros planos.

Ambos atletas se abrazaron y los italianos de todo el mundo saborearon un momento único en su historia: que un campeón olímpico recibiera a otro en plena pista.

#BBCMundoenTokio
#BBCMundoenTokio

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.