Juan Pedro López resiste en la montaña en la exhibición de Bouwman

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción deportes, 13 may (EFE).- La séptima etapa del Giro de Italia, entre Diamante y Potenza, la primera de montaña sobre un recorrido de 196 kilómetros, se la adjudicó el neerlandés Koen Bouwman (Jumbo), que encontró premio a su atrevimiento al comandar una larguísima fuga, mientras que el español Juan Pedro López (Trek-Segafredo) mantiene la maglia rosa.

La primera jornada de montaña a través de los Apeninos lucanos, atravesando las montañas de Calabria y Basilicata, puso a prueba al pelotón ciclista tras dos etapas sin mucha dificultad que se resolvieron con sendas llegadas al esprint.

A lo largo del recorrido los ciclistas tuvieron que hacer frente a las ascensiones al Passo Colla (2ª), Monte Sirino (1ª), que volvía al Giro tras 23 años, el Monte Scuro (2ª) y la Sellata (3ª).

Desde el principio comenzaron los movimientos por lograr hacer alguna fuga. El primero en intentarlo fue el neerlandés Mathieu Van der Poel (Alpecin Fenix), pero fue neutralizado, igual que le pasó después a Wout Poels (Bahrain Victorious), que llegó a estar en solitario diez kilómetros.

El ecuatoriano Richard Carapaz (INEOS) intentó agitar la carrera junto a otros ciclistas, pero sus intentos quedaron frustrados ante el empuje que demostró el equipo Jumbo, que colocó a dos corredores en la fuga que sí se consolidó y que formaron el italiano Davide Formolo y los neerlandeses Tom Dumoulin, Koen Bouwman y Bauke Mollema.

Los escapados llegaron a tener más de cinco minutos de ventaja sobre el pelotón, algo que favorecía a Bouwman en sus opciones de ser líder y que hizo espabilar al Trek-Segafredo, que se dio cuenta que la única manera de retener la maglia rosa de Juan Pedro López era acelerar la carrera, tratar de recortar distancias y su estrategia le salió bien con Mollema.

Los cuatro escapados supieron sufrir para llegar a Potenza. En los últimos 350 metros, con un repecho del 13% de pendiente, el que más confianza demostró fue Bouwman, que dejó atrás a sus rivales para entrar en la meta en solitario y encontrar premio a una fuga que comenzó a 122 km de la llegada. Bauke Mollema y David Formolo trataron de seguirle pero el que no pudo fue Dumoulin, que se quedó sin fuerzas ni capacidad de reacción.

Para Bouwman esta ha sido su primera victoria en el Giro de Italia. Su último triunfo se remontaba al relevo mixto de la contrarreloj del Campeonato del Mundo de 2019, mientras que su única victoria en línea fue en la tercera etapa del Criterium Dauphiné.

El pelotón llegó a meta a 2:59, siendo el primer español de la etapa Alejandro Valverde (Movistar), que concluyó noveno, un puesto por delante de Carapaz.

La clasificación general la sigue liderando Juan Pedro López, por delante del alemán Lennard Känma, a 38 segundos. Tercero es el estonio Rein Taaramäe (Intermarché) a 58, cuarto el británico Simon Yates a 1:42 y quinto el belga Mauri Vansevenant a 1:47. Pello Bilbao es octavo a 2:00.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.