Josep Pedrerol salta del barco de Luis Enrique en 'El Chiringuito' olvidando su palabra

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Josep Pedrerol se tira recién subido del barco de Luis Enrique. (Fuentes: Twitter/@elchiringuitotv y EFE)
Josep Pedrerol se tira recién subido del barco de Luis Enrique. (Fuentes: Twitter/@elchiringuitotv y EFE)

Josep Pedrerol se subió al barco de la Selección de Luis Enrique después de caer en los penaltis en semifinales de la Eurocopa, ante una Italia que se alzó campeona, y realizando un encuentro magnífico. Entonces, dejó un discurso de apoyo en el que hasta se disculpó con el equipo -y no era para menos- tras abanderar la oposición más hostil desde la fase de grupos en 'El Chiringuito de Jugones'. Ahora, demuestra que en todo este tiempo no se había quitado el bañador y ha abandonado el barco a la más mínima oportunidad.

La fuga tiene origen en una discusión entre Jorge D'Alessandro y Roberto Morales sobre la figura del técnico asturiano: aquel apoyándose en datos poco contrastados como "este equipo anónimo", "10 derrotas seguidas" y "los tres mejores jugadores del Valencia", como decadencia del conjunto, con "todos los respetos para el Valencia", eso sí, por delante. Y este, defendiendo "la identidad del juego de Luis Enrique", que "está clara", además del "lujo" de poder hacer hasta "dos preguntas" en rueda de prensa por medio, para los que dicen que se porta mal con la prensa.

Pues, entre medias de un debate tan profundo, Pedrerol ha aprovechado para ponerse el chaleco salvavidas y saltar: "Otro entrenador estaría siendo discutido en este momento. Sin duda".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Poco le ha durado la resistencia a bordo de la embarcación capitaneada por Luis Enrique, a la que se subió pidiendo disculpas por no haber creído en él tras ser eliminados por Italia en los penaltis: "Los que hemos sido críticos con algunas cosas, tenemos que decir felicidades y gracias. Gracias a un montón de chavales que se han dejado el alma. Gracias a Luis Enrique por apostar por esto".

Y hasta se permitió el lujo de tratar de dar una lección a los que, al contrario que él, apoyaron a la Roja y, tras no alcanzar la final de la Euro, se mostraron críticos con el equipo: "Para aquellos que hemos dudado en algún momento, os decimos que estamos orgullosos de vosotros. Algunos estaban en el barco diciendo: 'que buenos sois'. Ahora se bajaran del barco. Ahora más que nunca en el barco estamos todos".

Un tropiezo después, con las cosas complicadas pero aún en el aire para acceder por la vía rápida al Mundial, evitando la repesca, las lecciones y los perdones son arena entre las manos.

"Otro entrenador estaría siendo discutido en otro momento", eso ha dicho Pedrerol. ¿Acaso Luis Enrique ha dejado de estarlo alguna vez? Cada lista que ha dado, especialmente la de la Eurocopa, por no contar con ningún jugador del Real Madrid, ha tenido que achicar aguas para mantener el barco a flote. Desde que, por un motivo u otro -principalmente lesiones como las de Sergio Ramos y Dani Carvajal, fijos hasta entonces para el técnico- ningún jugador blanco se enfunda roja, incluso se especula con que cualquier debutante tiene un trasfondo oscuro detrás, desde el barcelonismo hasta estar representado por un amigo suyo. Si hasta Manolo Lama, el periodista más forofo de la Selección y que la pone por encima de cualquier escudo, ha publicado en sus redes que sus números no son buenos.

En cuanto a nombres nunca antes con ninguno seleccionador ha estado la opinión pública enteramente de acuerdo, ni cuando se ganaba todo. Éric García, Laporte, Nacho, Iago Aspas... Cada uno tiene un seleccionador dentro, pero solamente uno decide y se equivoca o no.

De ahí a sugerir que Luis Enrique no está siendo discutido, como si viviese un idilio entre algodones, desde el mismo lugar donde hasta le culpó de no dar órdenes a sus jugadores para que saludasen a la afición, que les esperaba fuera del hotel de concentración, los diez metros que separaban la puerta del mismo del autobús, a horas de un partido crucial, hay un gran trecho.

No es la primera vez que Pedrerol se lanza del barco del seleccionador, antes de liderar la campaña contra España en la fase de grupo de la Euro, había respaldado en el programa su convocatoria, en contra de una mayoría madridista.

Más vale prevenir y abandonar el barco, siempre hay tiempo para pedir perdón.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.